La pequeña Gran Bretaña se vuelve insignificante... | El Mundo | DW | 31.01.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

La pequeña Gran Bretaña se vuelve insignificante...

El Reino Unido puede quedarse con sus migajas de pastel y comérselas. El proceso de divorcio de la Unión Europea ha sido tortuoso, pero no es nada en comparación con lo que le espera, estima Robert Mudge.

Hace poco más de tres años y medio, en la mañana del 23 de junio de 2016, me obligué a renunciar a mi ritual diario de revisar las noticias y fui a trabajar sin saber lo que pasó. Había preparado dos artículos de opinión para el día. Uno para el muy improbable caso de que el Reino Unido votara por abandonar la Unión Europea (EU) y el otro para el caso de que, naturalmente, nos quedáramos en el bloque.

No soy muy amigo de usar estos términos tan a la ligera, pero realmente estaba en estado de shock cuando entré a la sala de redacción. Mis colegas alemanes me dijeron dicho que parecía haber visto un fantasma.

En los últimos años el "brexit" ha tomado cuerpo. Incluso entonces, ingenuamente, me aferré a la esperanza de que el país recuperara el sentido común y diera marcha atrás en su decisión. Mientras que amigos y colegas a mi alrededor solicitaban la ciudadanía alemana, yo quise posponerlo hasta casi el último momento.

El imperio contraataca

Aunque acepto plenamente el resultado de la votación democrática, sigo negándome a reconocer el proceso que nos ha llevado hasta este punto, con un complot basado en ideas falsas, mentiras y desinformación. Muchos de los que fueron engañados por los líderes solipsistas y egoístas, como el arquitecto del "brexit" David Cameron y actual primer ministro, Boris Johnson, son partidarios de un Reino Unido estancado en el pasado. La idea de que una nación que alguna vez se jactó de ser un imperio necesite liberarse de las cadenas de la Unión Europea es ridícula.

Esas reglas y regulaciones tan despreciadas por diferentes Gobiernos, tanto del pasado como del presente, fueron moldeadas de una u otra forma por el Reino Unido. Y si no le gustaban, se salía de ellas. Ningún otro estado miembro de la UE ha disfrutado de tantas exenciones y descuentos.

La UE no es perfecta y está lejos de eso. Pero pensar que el Reino Unido obtendrá un mejor trato con los Estados miembros de la UE y otros competidores líderes es una ilusión. Hasta ahora, el Reino Unido ha firmado los llamados acuerdos de continuidad con países como Lichtenstein, las Islas Feroe, Georgia y el Líbano, por nombrar sólo algunos.

G20 Gipfel in Hamburg | Robert Mudge, DW (DW/R. Mudge)

Rob Mudge es un periodista británico que vive en Alemania y que ha seguido de cerca el proceso del "brexit".

Sin ánimo de ofender, pero estos países no son precisamente grandes potencias económicas. Sin embargo, no hay necesidad de entrar en pánico todavía. El Secretario de Comercio Liam Fox, quien una vez dijo que "el acuerdo comercial con la UE debería ser uno de los más fáciles de la historia humana", aseguró tener otros 40 acuerdos listos  para ser firmados el "segundo" día después del "brexit" con... (un momento, estoy tratando de encontrar esa lista...)

¿Qué atractivo tiene para los inversionistas extranjeros un país que está perdiendo industrias y servicios clave a causa del "brexit"? No se necesita ser un científico para entender por qué los principales fabricantes de automóviles están cerrando sus plantas y trasladándose a Europa continental, o por qué los principales operadores financieros se están trasladando a París y Amsterdam. Sin mencionar la fuga de "cerebros" de ciudadanos de la UE que han estado trabajando en la ciencia y la educación, que hacen las maletas para irse.

¿In vino veritas?

Pero no hay que tener miedo, aún hay esperanza. Steve Barclay, uno de los "probrexit" del Gobierno, vive en un universo paralelo. El Secretario de Estado para la salida de la Unión Europea dijo recientemente que el 99% del vino consumido en el Reino Unido es importado. Sin embargo, una vez que el Reino Unido abandone la UE, este "sector vital" podrá prosperar. No estoy inventando esto. Dos cosas: ¿alguna vez se ha preguntado por qué todo ese vino es importado? ¿Y desde cuándo la industria vitivinícola del Reino Unido es un "sector vital"?

El "brexit" dejará un Gran Bretaña destrozada, un reino desunido. Y aunque geográficamente siempre ha estado alejado de la Europa continental, esa distancia se hará cada vez más palpable política, económica y socialmente.

Puede que yo no esté aquí para verlo (una bendición mixta, en cierto modo), pero predigo que dentro de los próximos 20 años, el Reino Unido volverá con la cola entre las piernas,  rogando reincorporarse a la UE. Sin embargo, los términos serán infinitamente peores que los que disfrutó durante tanto tiempo.

(ju/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Publicidad