La palma aceitera que hizo de la selva peruana un desierto (II) | Derechos Humanos | DW | 05.12.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Amazonía Uchunya

La palma aceitera que hizo de la selva peruana un desierto (II)

Los indígena uchunya llevan años enfrentándose a una empresa que ha deforestado la selva amazónica de la que vivían.

El indígena uchunya Huber Flores.

El indígena uchunya Huber Flores.

La comunidad de Santa Clara de Uchunya pide que se anulen esas 222 inscripciones iniciales de propiedad por parte de colonos, "para nosotros traficantes de tierras", en palabras de su abogado, durante la vista oral del caso. Y, por tanto, también su posterior compra por parte de Plantaciones de Pucallpa.

La empresa puso los terrenos como garantía de un fideicomiso a otra empresa que, a su vez, los puso en subasta pública. Por dos veces se declaró desierta, hasta que se hizo con ellos otra empresa del grupo Melka, aunque posteriormente se anunció la salida de su dirección de ese gigante estadounidense. Una maniobra legal, según un informe del portal de periodismo de investigación peruano Convoca, en colaboración con el Instituto de Estudios Forestales y Ambientales Kené, parece diseñada para diluir la responsabilidad de la actual compañía en los posibles delitos ambientales previos.

Lea aquí la primera parte de este reportaje de DW desde la Amazonía peruana.

La aspiración de Santa Clara de Uchunya es que la compañía reconozca el derecho sobre esas tierras de la comunidad indígena, una de las más pequeñas de la Amazonía con solo 118 hectáreas reconocidas de terreno. A título comparativo, las comunidades colindantes no bajan de las 20.000 hectáreas, y la de saweto, en la que fue asesinado el líder indígena Edwin Chota, dispone de 120.000.

Los comuneros uchunya cuentan que cuando les escrituraron las tierras, en la década de los 70, se les dijo, de palabra, que se les concedería el título de propiedad sobre 20.000 hectáreas, pero que en el documento que se presentó a firmar constaban únicamente esas 118. "Se aprovecharon de mi padre porque era analfabeto", explica el actual jefe de la comunidad, Efer Silvano, cuyo progenitor ocupaba en aquella época ese cargo. 

Ver el video 02:29

Deportes e integración social entre indígenas y mestizos

A día de hoy, el Gobierno regional de Ucayali ha ofrecido entregar a la comunidad 1.500 hectáreas.

El Ministerio de Agricultura peruano no respondió a las preguntas relativas a este caso planteadas por DW, que también intentó sin éxito contactar con los representantes de las empresas Ocho Sur P. y Plantaciones de Pucallpa, ya extinta.

"Ahí te meten bala”

Huber Flores es el único uchunya que se atreve a vivir en la misma orilla que la plantación, aunque a varios kilómetros, que lo protegen del peligro. Eso, mientras no se acerque demasiado. Le destrozaron una de sus cabañas y recibió amenazas directas, por las que tuvo que refugiarse temporalmente en Lima. Su mujer y su hijo todavía no han vuelto.

Amazonía Uchunya: un especial multimedia de DW

Perú: Santa Clara de Uchunya.

Como consecuencia de la irrupción de la palma aceitera en medio de la selva, los uchunya ya no pueden obtener alimentos de la naturaleza igual que antes.

Todos en la comunidad advierten aseguran que es peligroso acercarse a la plantación. "Ahí te meten bala”, nos repiten. A varios les han disparado. En septiembre de 2007 mataron, en el caserío colindante de Bajo Rayal, que tiene problemas similares con otra plantación también del grupo Melka, a seis agricultores.

"Sabemos que es una lucha grande la que enfrentamos y estamos dispuestos a seguir hasta el final, pase lo que pase”, dice Flores a DW. Pese a convivir con la sombra de la plantación en las inmediaciones de su hogar, no pierde el optimismo ni la esperanza: "Estamos yendo progresivamente por buen camino en nuestra lucha”.

Lea la tercera parte de este reportaje de DW desde la Amazonía peruana.

(cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda