La iniciativa “Balcanes Abiertos” podría agravar los problemas políticos en la región | Europa | DW | 18.08.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

La iniciativa “Balcanes Abiertos” podría agravar los problemas políticos en la región

El analista de los Balcanes Edward P. Joseph dijo a DW que la iniciativa “Balcanes Abiertos", respaldada por Albania, Serbia y Macedonia del Norte, podría tener peligrosas consecuencias para los países implicados.

Líderes de cinco países de los Balcanes Occidentales en la cumbre de los Balcanes Abiertos, en Ohrid, Macedonia del Norte, junio de 2022.

Líderes de cinco países de los Balcanes Occidentales en la cumbre de los "Balcanes Abiertos", en Ohrid, Macedonia del Norte, junio de 2022.

La iniciativa "Balcanes Abiertos” fue lanzada hace tres años por los mandatarios de Albania, Serbia y Macedonia del Norte para facilitar la libre circulación de personas, bienes y servicios en la región. Hasta ahora, Kosovo, Montenegro y Bosnia-Herzegovina se rehúsan a unirse, argumentando que la iniciativa es innecesaria, ya que la cooperación económica regional ya es parte de la agenda de integración de la Unión Europea, y de iniciativas como el "Proceso de Berlín”. Ese proceso fue establecido en 2014 como una plataforma de cooperación de alto nivel entre seis países de los Balcanes Occidentales, Estados miembros e instituciones de la Unión Europea, instituciones financieras internacionales, la sociedad civil y empresas de la región. DW habló con Edward P. Joseph, analista y conocedor de la región, sobre la iniciativa "Balcanes Abiertos".

DW: Profesor Joseph, usted pasó muchos años trabajando en los países de los Balcanes Occidentales. ¿Cuál es su opinión sobre la iniciativa "Balcanes Abiertos”?

Edward P. Joseph: No se ha entendido bien cuáles son los peligros de "Balcanes Abiertos”, aunque estos son claros para muchas personas en los mismos Balcanes. Durante más de una década -incluidos los años de la guerra- presté servicio en todos los países balcánicos afectados por ese conflicto. Como muchos en la región, veo la dinámica a través de ese prisma, particularmente la afirmación del nacionalismo de la Gran Serbia, que hoy está siendo promovida por el presidente Aleksandar Vucic y sus delegados bajo el lema "Mundo Serbio". La iniciativa no es solo una distracción de los verdaderos problemas en la región, que son de orden político, sino que, en realidad, encierra un riesgo de que esos problemas políticos empeoren. Se podrían resumir los problemas que provocaría "Balcanes Abiertos” de este modo: "teoría dudosa; constructo ingenuo; peligrosas implicancias”.

Comencemos con la teoría implícita que subyace a Open Balkan: "comercio es igual a confianza" (esta es mi descripción). Desafortunadamente, esta teoría choca frontalmente con la realidad. Basta con mirar la furiosa agresión rusa contra Ucrania. Hasta el 24 de febrero de 2022, Rusia y Ucrania comerciaban en grandes cantidades, cerca de 10.000 millones de dólares en valor combinado de exportaciones e importaciones. En este momento, China está realizando ejercicios militares agresivos contra Taiwán, un país que exporta bienes por valor de 273 mil millones de dólares a China, incluidos semiconductores críticos. China es el socio comercial número uno de Taiwán, responsable de un tercio de su comercio. Según la teoría de los "Balcanes Abiertos”, todos estos países deberían estar en paz. En cambio, están en guerra, o dan pasos hacia la guerra. Se debe pedir a los defensores de los "Balcanes abiertos” que expliquen esto.

En lugar de "comercio es igual a confianza", ofrezco una conclusión significativamente diferente, a saber, que el impacto del comercio depende del carácter del régimen, ya sea democrático o autocrático/autoritario. Si las democracias de orientación occidental comercian, entonces sí, hay beneficios políticos.

Pero si las autocracias, particularmente como Rusia, China y, sí, Serbia bajo Aleksandar Vucic, que tienen ambiciones territoriales y políticas y desestabilizan a sus vecinos, están liderando el comercio, entonces hay una creciente desconfianza, no confianza.

El profesor Edward P. Joseph, investigador y docente de la Escuela John Hopkins de Estudios Internacionales Avanzados.

El profesor Edward P. Joseph, investigador y docente de la Escuela John Hopkins de Estudios Internacionales Avanzados.

El presidente de Montenegro, Milo Djukanovic, dijo recientemente que la iniciativa terminaría si no participan Montenegro, Kosovo, Macedonia del Norte y Bosnia-Herzegovina. ¿Qué opina al respecto?

Me parece significativo por una razón principal: eso confirma la realidad que los proponentes de los "Balcanes Abiertos” ignoran: la gran oposición a esa iniciativa. No importa qué opinión se tenga de Djukanovic, o de Albin Kurti, o de líderes bosnios o croatas que expresan algo similar.

Lo único importante es que hay una fuerte oposición a un iniciativa que, según sus partidarios, "solo se trata de crear empleos y hacer crecer la economía”. Pero si hay tanta oposición, entonces la iniciativa no puede ser completamente benigna. Deberían escuchar las objeciones de los escépticos de la región, en lugar de empujarlos a aceptarla.

¿Qué países serían los más beneficiados, a nivel financiero y político?

Serbia siempre será la que más se beneficie. Ese es otro de los errores nucleares de los "Balcanes Abiertos”. No todas las economías de la región son del mismo tamaño ni de las mismas características. La economía de Serbia es 14 veces mayor que la de Montenegro, por ejemplo, y dos veces mayor que la de Albania y la de Macedonia del Norte combinadas. Serbia también se beneficiará siempre más de las barreras abiertas que sus vecinos, y podrá producir bienes de mayor valor para la exportación, volviéndose aún más dominante

Ese poder económico se traduce en poder político. Francia no estuvo de acuerdo con una especie de "Europa Abierta" con Alemania hasta que se aseguró a Francia que la relación comercial estaría bajo un paraguas global. Esa estructura se convirtió en la base de la Unión Europea que conocemos hoy.

Alemania consolidó su democracia, que hoy conocemos y respetamos. La guerra entre Francia y Alemania es ahora impensable.

Pero la violencia, incluso la guerra, no es impensable entre Serbia, o representantes respaldados por Serbia, u otros en los Balcanes. Dar aún más poder a un estado autocrático como Serbia bajo Vucic es irresponsable. Sería diferente si Serbia fuera una democracia comprometida, abrazando el orden occidental.

Lo que tiene sentido es seguir el modelo de cooperación económica bajo un paraguas más amplio, en este caso, un paraguas que insiste en el respeto mutuo, la inclusión, los valores de la UE, y tiene un estado supervisor general como Alemania.

¿Qué piensa del futuro de la iniciativa "Balcanes abiertos”?

Eso depende del buen juicio de los líderes de la región, de Estados Unidos y de la Unión Europea. Si comprenden que los desafíos de la región -incluso los problemas económicos- son de naturaleza política, no apoyarán a un régimen que agravaría la situación política.

Al analizar la situación económica de Bosnia, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) apunta a problemas políticos, el estancamiento creado por el Acuerdo de Dayton.

De hecho, Bosnia-Herzegovina ya goza de las "cuatro libertades" promovidas por "Balcanes Abiertos”. Durante más de dos décadas ha habido libertad de circulación de personas, bienes, servicios y capitales. Como señala el BERD, existe una grave obstrucción económica debido al intrincado Acuerdo de Dayton, que se basa en la división étnico-territorial del país y derechos políticos complejos. Eso requiere una estrategia política seria, no solo para Bosnia-Herzegovina, sino para la región.

¿Es la influencia de Rusia una amenaza el contexto de la invasión rusa a Ucrania?

La influencia de Rusia, China y Hungría son todas amenazas serias. Toda influencia de regímenes antidemocráticos es un factor negativo para los Balcanes. Lo importante es reconocer de dónde viene esa vulnerabilidad: solo un país en la región -Serbia- rechaza el orden occidental. Por eso el régimen liderado por Vucic se afilia a Hungría, China y Rusia.

Edward P. Joseph es profesor en la Escuela John Hopkins de Estudios Internacionales Avanzados (SAIS) en Washington. Ha trabajado en los Balcanes como profesional de campo especializado en gestión de conflictos y hasta 2012 fue jefe adjunto de la misión de la OSCE en Kosovo.

(cp/ers)