“La ecología no es un lujo” | Ecología | DW | 23.06.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ecología

“La ecología no es un lujo”

Si se incrementa la desigualdad y la injusticia social en el mundo, no habrá una solución para los problemas ecológicos, para la adaptación del ser humano al cambio climático, dice el sacerdote peruano Marco Arana.

Se dice que una inundación afecta más a los países pobres, pero nadie se pregunta por qué.

"Se dice que una inundación afecta más a los países pobres, pero nadie se pregunta por qué".

A Marco Arana lo entrevistamos hace un mes en DW-WORLD, luego de que el “Héroe Ambiental” de la revista Times en 2009 y próximo candidato a la presidencia del Perú por el movimiento Tierra y Libertad obtuviese el Premio de la Paz de la ciudad de Aquisgrán. Por estos días Arana nos visita nuevamente en el Global Media Forum de la Deutsche Welle.

DW-WORLD: Usted representa a América Latina, al Perú, en este Global Media Forum y ha sido invitado a discutir sobre adaptación al cambio climático y el enfrentamiento a la pobreza. ¿Qué distingue su visión de este problema, de otras presentadas aquí?

Marco Arana

Marco Arana: representación latinoamericana en el Global Media Forum.

Marco Arana: Hay un denominador común en este Global Media Forum que identifica a los pobres como los más afectados por el impacto del cambio climático, sin embargo todavía hay un largo camino para entender las causas de la pobreza y las relaciones entre los países pobres y los países ricos. Es estrecho pretender que la reducción del consumo a nivel global, o que un mayor flujo de inversiones y un mayor desarrollo de infraestructuras para el acceso al agua y el riego agrícola, por el ejemplo, resolverá parte de esos problemas, como se ha señalado en varios espacios de este foro.

Se necesita un análisis más profundo de esta racionalidad económica de crecimiento y acumulación de capital en un sector pequeño, con incremento de la brecha de desigualdad, que nos pone en un callejón sin salida. El problema de la mayor vulnerabilidad de los pobres tiene que ver con cómo ellos pueden acceder a condiciones de justicia social que permitan resolver sus problemas de educación, de salud, de nutrición.

En la lógica de incrementar la inversión en los países pobres, se está incrementando la inversión para producir biocombustibles, se vuelven a acaparar las tierras y las aguas porque tienen que hacerse proyectos hidráulicos para irrigar esas tierras. Además, al emplear las tierras para producir biocombustibles, se incrementa el costo de los alimentos. China e India han salido a comprar grandes cantidades de tierra. Y estas nuevas concentraciones de tierras van a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero por un lado, pero por otro van a generar grandes desigualdades al interior de estos países.

Estamos ante círculos viciosos: disminuimos la emisión de gases y aumentamos el número de hambrientos. Por eso creo que el problema no puede plantearse en términos de salidas científico-tecnológicas, tiene que plantearse también en términos de justicia social y ecológica. Y eso implica un nuevo tipo de relaciones comerciales, de relaciones Norte-Sur, y un cuestionamiento profundo a la comprensión del desarrollo como crecimiento económico indefinido, sin soluciones concretas para los problemas ecológicos.

Erdbeben in Peru

"Los desastres pueden ser naturales pero los niveles de vulnerabilidad frente a ellos son sociales, económicos y políticos".

O sea que, para hablar de un cambio de mentalidad, de una revolución ecológica que impulse un modelo de desarrollo sostenible, ¿hay que hablar también de revoluciones sociales, políticas?

Efectivamente, necesitamos una comprensión de la ecología como ecología política, comprender que hay profundas relaciones entre el modelo de desarrollo o de crecimiento económico y la necesidad de resolver los problemas de justicia social en el mundo. Por el momento, todavía corren por cuerdas separadas las preocupaciones y los análisis económicos y los sociales y políticos.

En este momento, por ejemplo, hay cambios democratizadores con los gobiernos de izquierda en América Latina, y puede cuestionarse qué tan profundos o amplios son, pero hay que preguntarse sobre todo si estos gobiernos de izquierda – que sí están preocupados por temas de redistribución social – están preocupados también por temas de ampliación de las libertades democráticas, si están preocupados por que la extracción de los recursos naturales no destruya los ecosistemas, o si estamos ante una nueva forma de relacionamiento agresivo con la naturaleza.

Klimawandel Folgen Überflutung Nachher Flash-Galerie

Los medios describen el impacto del cambio climático y transmiten la idea de que afecta a todos. Pero falta un enfoque analítico de las consecuencias de la acción humana.

Es lo que pasa con los modelos del socialismo del siglo XXI basados en el incremento de la minería, de los hidrocarburos, de la soya (como es el caso de Brasil), con la diferencia de que en regímenes dictatoriales conservadores se ha usado esto para favorecer a las corporaciones y a los pequeños grupos de poder y ahora se distribuye un poco más, pero quien sigue sufriendo es la tierra, la Amazonía. Eso nos dice que tiene que ser cuestionado no sólo el aspecto de tipo ideológico y político, sino la forma cómo nos relacionamos con la naturaleza y entre nosotros mismos, esos dos temas no pueden estar separados

Sobre el rol de los medios de comunicación, las organizaciones de la sociedad civil y las instituciones del Estado en la construcción de esta ecología política en América Latina, siga leyendo...

Páginas 1 | 2 | Artículo completo

DW recomienda