La argentina Lucrecia Martel encabeza el jurado del Festival de Cine de Venecia | Sociedad | DW | 29.08.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Sociedad

La argentina Lucrecia Martel encabeza el jurado del Festival de Cine de Venecia

Con solo cuatro largometrajes, la directora se ha establecido en la cima del cine mundial. Ahora decidirá quién se lleva el León de Oro del Festival de Venecia. Lucrecia Martel tiene un don para las atmósferas sensuales.

Lucrecia Martel sólo podrá ver dos películas dirigidas por mujeres. El resto son filmes hechos por hombres. Solo 2 de 21: una mala proporción. En la competición de la 76ª edición del Festival de Cine de Venecia (28.8.-7.9.) solo se incluyen las películas de la directora saudí Haifaa al-Mansour y de la australiana Shannon Murphy.

El director del Festival de Cine de Venecia, Alberto Barbera.

El director del Festival de Cine de Venecia, Alberto Barbera.

"Desgraciadamente, las directoras siguen siendo una minoría", dijo el director del festival, Alberto Barbera, en vísperas del mismo, "pero los retratos de mujeres presentados por los directores masculinos también revelan una nueva forma de sensibilidad en el universo femenino, lo que rara vez ocurría en el pasado”, añadió.

 

Lucrecia Martel es una verdadera profesional de los festivales

La designación de Lucrecia Martel como presidenta del jurado debería garantizar, al menos, un cierto equilibrio entre géneros. Martel  tiene mucha experiencia en el trabajo con jurados. En 2002 fue miembro del jurado de la Berlinale, y cuatro años más tarde, en Cannes, ayudó a decidir quién recibiría la Palma de Oro. También fue miembro del jurado en Venecia en 2008.

Sufriendo el calor y la desesperanza: los protagonistas de La Ciénaga.

Sufriendo el calor y la desesperanza: los protagonistas de "La Ciénaga".

Ahora, por primera vez, está a la cabeza de ese comité. Y como directora, al competir con sus propias películas, también conoce la escena de los festivales internacionales. Con sus "únicos" cuatro largometrajes, prácticamente siempre tuvo presencia en los tres festivales de cine más importantes del mundo, un resultado sorprendente.

Pero cualquiera que haya visto a Martel, por ejemplo, el año pasado en el festival de Múnich, donde se le dedicó una retrospectiva, puede entender por qué es invitada tan a menudo y con tanto gusto por parte de los organizadores del festival. La directora tiene algo que decir, habla con inteligencia sobre el cine, y sobre la relación entre arte y sociedad.

Los protagonistas de Martel vadean el barro profundo

Por cierto, eso ya se podía sentir en 2001, cuando presentó su primer largometraje, "La Ciénaga", en la competición del Festival de Cine de Berlín. En "La Ciénaga" cuenta la historia de una gran familia de la burguesía argentina que pasa sus vacaciones en Salta, capital de la provincia norteña del mismo nombre. Martel también nació en Salta, en 1966.

En planos largos, Martel se adentra en la psique de sus protagonistas, habla del aburrimiento y la decadencia, del deseo y del conflicto. En "La Ciénaga", Martel describe dos mundos: el de los niños, que sienten que hay otro mundo más allá de la despreocupación infantil, y el de los adultos, que no saben qué hacer con sus sentimientos y con el aburrimiento paralizante.

Lucrecia Martel, en el homenaje que le hizo el Festival de Cine de Múnich. (2018).

Lucrecia Martel, en el homenaje que le hizo el Festival de Cine de Múnich. (2018).

La humedad paraliza a los protagonistas de "La Ciénaga”.

"La Ciénaga" comparte ciertas características con "El discreto encanto de la burguesía"(1972) del director español-mexicano Luis Buñuel.  El "pantano" de Martel está dominado por un calor penetrante y una humedad que apremian a los protagonistas y los inmoviliza. Este film de Martel ganó el "Premio Alfred Bauer" al mejor debut en Berlín, en 2001.

En 2004, Lucrecia Martel presentó su segunda película, "La Niña Santa”, en la competición del Festival de Cannes. Es una película con pocos diálogos, que cuenta sobre la psiquis quebrada de los protagonistas, principalmente a través de fotos, planos y montajes. Relata la historia de una madre y su hija en un congreso médico, en el cual uno de sus participantes resulta ser un pedófilo.

Protagonistas sin cabeza: la visión de Martel de la sociedad

Cuatro años más tarde, Martel vuelve a Cannes, donde muestra su tercera película, "La mujer sin cabeza", el psicograma de una mujer que atropella a alguien y huye después del accidente. La última película de Martel hasta la fecha, "Zama", celebró su estreno mundial hace dos años en el lugar donde ahora tiene que decidir sobre las películas en competición de la Bienal: Venecia. En "Zama" la cineasta se centró por primera vez en un protagonista masculino.

"Zama": la historia del colonialismo desde un ángulo diferente

"Zama" es también el retrato de una persona en busca de sí misma, de una trama concluyente y que genere tensión, del mundo detrás de los acontecimientos superficiales. "El principio de desorientación" es uno de los sellos de Martel, señaló acertadamente un periódico alemán.

Imágenes de mundos mágicos en Zama.

Imágenes de mundos mágicos en "Zama".

La propia Martel ha dicho sobre su última película: "Quiero explorar el pasado con la misma falta de respeto con la que pensamos en el futuro.” Quiere intentar "no documentar los artefactos y hechos relevantes  - sin pretensión histórico-científica -, sino sumergirme en un mundo que aún hoy parece ingobernable, con animales, plantas, mujeres y hombres que hoy nos parecen incomprensibles. Un mundo que ya estaba sacudido antes de ser descubierto, y que, por lo tanto, permanece en el delirio."

Italien Filmfestspiele Venedig Goldene Löwen (picture-alliance/AP Photo)

Los Leones de Oro aguardan...

No aptas para adictos al entretenimiento

Hay que involucrarse en el mundo del cine sensual-atmosférico de Lucrecia Martel, tener paciencia para los planos largos, para los protagonistas que deambulan por el espacio y el tiempo. La directora exige mucho de los espectadores, que están acostumbrados a los cortes rápidos, a cascadas de diálogo enfurecidas y a mucha acción, en la era de los superhéroes y de Netflix.

Lucrecia Martel no tiene nada que ver con todo esto. Es una cineasta de autor que cuenta sus historias personales a su propio ritmo. Será interesante ver qué películas Martel, y sus seis colegas del jurado, premiarán con el León de Plata y el León de Oro cuando finalice el Festival de Cine de Venecia.

La 76ª edición del Festival de Cine de Venecia comenzó el 28 de agosto y terminará el 7 de septiembre de 2019 con la ceremonia de la entrega de premios.

(ee/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda