Líbano: Primeros resultados apuntan mayoría de Hizbolá y aliados | El Mundo | DW | 07.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Líbano: Primeros resultados apuntan mayoría de Hizbolá y aliados

El movimiento chiita libanés Hizbolá y sus aliados podrían hacerse con más de la mitad de los escaños del Parlamento, según los resultados preliminares no oficiales de las elecciones celebradas el domingo en Líbano.

Las elecciones parlamentarias son las primeras en el país en nueve años.

Los primeros datos de este lunes (7.05.2018) apuntan a que la relación de fuerzas entre los principales actores políticos seguirá invariable, a excepción de algunos rostros nuevos que consiguieron entrar en el Parlamento gracias a la nueva ley electoral.

La votación del domingo fue vista como un test de esa nueva legislación, que reduce distritos electorales e introduce representación proporcional con el objetivo de favorecer a partidos menores.

Hizbolá apunta como ganadora en la mayoría de distritos donde presentó candidatos, según sugieren expertos electorales y los resultados recogidos por el propio movimiento.

El Movimiento Futuro, del primer ministro, Saad Hariri, parece en cambio haber perdido algunos escaños, especialmente en la capital. Como líder suní en el Parlamento, Hariri podría aún emerger como el mejor candidato para encabezar el próximo Gobierno tras los comicios.

Las Fuerzas Libanesas cristianas, críticos de Hizbolá, podrían por su parte doblar su representación en el Parlamento, logrando unos 15 escaños.

Las primeras elecciones parlamentarias en Líbano en casi una década estuvieron marcadas por una baja participación que se cifró en el 49,2 por ciento. Los resultados oficiales se esperan conocer hoy. 

Unos 583 candidatos aspiraban a ocupar uno de los 128 escaños del Parlamento en liza. El sistema de reparto de poder que rige en el país torga la mitad de los escaños a musulmanes y la otra mitad a cristianos. 

Además, los principales cargos están también repartidos entre las principales confesiones: la presidencia está reservada a un cristiano, mientras la jefatura de Gobierno es para un sunita y la presidencia del Parlamento para un chiita.

Baja participación en parlamentarias

El Líbano celebró el domingo sus primeras elecciones parlamentarias en nueve años en una jornada que transcurrió con tranquilidad, aunque con denuncias de algunas irregularidades. La mirada en estos comicios parlamentarios libaneses del domingo (6.05.2018) estuvo puesta también en la participación, que ha sido inferior a lo esperado.

Cerca de 3,5 millones de libaneses fueron llamados a acudir a las urnas para elegir a 128 diputados -64 cristianos y 64 musulmanes- entre 77 listas cerradas en las quince circunscripciones en la que fue dividido el país mediterráneo.

Saad Hariri, primer ministro de El Líbano, vota en las parlamentarias del domingo (6.5.2018).

Saad Hariri, primer ministro de El Líbano, vota en las parlamentarias del domingo (6.5.2018).

Pese a la expectación causada por estas elecciones, la tasa de participación se situó finalmente en un 49,2 por ciento, casi cinco puntos menos respecto a la de las últimas elecciones, según reveló el ministro del Interior libanés, Nuhad Machnuk, en una rueda de prensa transmitida por la televisión. 

Machnuk reveló que hubo más de 7.300 quejas durante el proceso electoral, en el que no hubo "incidentes mayores", aunque sí informó de que un hombre fue herido grave en Akkar, en el norte del país, cuando hubo tiros al aire durante las celebraciones.

Tras el anuncio del ministro, se lanzaron fuegos artificiales en la capital libanesa y numerosos ciudadanos se reunieron en algunas plazas beirutíes para festejarlo.

Presidente Aoun instó a acudir a las urnas

Con las calles totalmente blindadas por las fuerzas de seguridad libanesas, el movimiento por la capital fue caótico, situación aprovechada por los partidos políticos para continuar su campaña, aunque estaba prohibido realizarla a menos de doscientos metros de los colegios electorales.

En un mensaje televisado, el presidente libanés, Michel Aoun, exhortó a los ciudadanos a que acudiesen a los colegios electorales, alarmado por la baja afluencia de electores en las primeras horas.

"Tras haber seguido el desarrollo del escrutinio desde esta mañana, me he quedado sorprendido por la poca participación. Reitero mi llamada: si deseáis el cambio y la instauración de una nueva manera de ejercer el poder, debéis ejercer vuestro derecho", advirtió el jefe de Estado.

Según la jefa de la misión de observación electoral de la Unión Europea (UE), la eurodiputada española Elena Valenciano, la jornada transcurrió tranquila, pese algunos incidentes "sin importancia", dijo a los periodistas en una rueda de prensa en el colegio público de Verdun, en Beirut.

Críticas sobre falta de silencio electoral

El presidente de la comisión electoral, el juez Nadim Abdelmalak, criticó la falta del silencio electoral por parte de numerosos candidatos, una acusación también formulada por la Asociación Libanesa por unas Elecciones Democráticas (LADE).

Esta ONG denunció en un comunicado "la escandalosa falta de respeto del silencio electoral" y, entre los que violaron esta norma, señaló al ministro de Interior, Nuhad Machnuk, y al propio presidente, Michel Aoun.

La LADE también denunció "las presiones directas" ejercidas por parte de los delegados de los partidos sobre los votantes.

Otra de las quejas que se escuchaban en las entradas de los centros era la inexistente accesibilidad para los ancianos o para las personas con problemas de movilidad, que estaban obligados a subir escaleras para depositar su papeleta.

En su comparecencia, el ministro de Interior pidió perdón por a falta de planificación y los problemas sufridos por los votantes con necesidades especiales.

Durante todo el domingo, los colores de los diferentes partidos políticos inundaron las callejuelas aledañas a los centros de votación, donde colocaban sedes temporales para asesorar a los todavía indecisos.

El amarillo del grupo chií libanés Hizbulá fue uno de los predominantes en Beirut, junto al azul de la Corriente del Futuro, del actual primer ministro, el suní Saad Hariri.

Afiches de Hariri y de Nasrallah en Líbano.

Afiches de Hariri y de Nasrallah en Líbano.

Sin grandes perspectivas de cambio

Los analistas no esperaban grandes cambios en la configuración del Parlamento, hoy controlado por Hizbolá, la Corriente del Futuro y la cristiana Corriente Patriótica Libre, del presidente Michel Aoun.

La influencia de Irán en la política libanesa, así como la de Arabia Saudí, previsiblemente seguirán jugando un papel importante sea cual sea el resultado, que empezará a anunciarse la madrugada de este lunes.

Por primera vez, estos comicios se celebran bajo el sistema proporcional y con voto preferencial y en los que 82.970 libaneses de la diáspora, también por primera vez en la historia, han podido votar entre los casi 600 candidatos, entre ellos, 84 mujeres, una cifra récord para el país de Oriente Medio.

Las elecciones llegan después de tres prolongaciones del mandato del Parlamento -en 2013, 2014 y 2017-, amparado por la inestabilidad política generada por la guerra en la vecina Siria.

CP (efe, dpa, rtr)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad