Kaiserslautern: hogar de Barbarroja y del 1. FCK | Ciudades y Rutas | DW | 15.04.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciudades y Rutas

Kaiserslautern: hogar de Barbarroja y del 1. FCK

El “Kaisers-Lautern” de hoy no tiene nada que ver ni con el rio Lauter ni con su emperador Barbarroja. El verdadero emblema de la ciudad es su equipo de fútbol.

La fuente Kaiserbrunnen en Kaiserslautern

La fuente Kaiserbrunnen en Kaiserslautern

Aunque con sus 100.000 habitantes es oficialmente una ciudad grande, la propia Kaiserslautern por su parte ha seguido siendo una ciudad pequeña, abarcable, familiar y un poco provinciana. Eso no quiere decir en manera alguna que la ciudad haya perdido el contacto con el mundo. Kaiserslautern es un respetado emplace tecnológico y además es el hogar del 1. FCK, el club de fútbol de Kaiserslautern.

Las huellas de Barbarroja

El perfil del casco antiguo de la ciudad lleva la impronta de la reconstrucción tras la guerra.

Y eso que Kaiserslautern posee una larga tradición. Alrededor de 1160 el emperador Federico I, alias Barbarroja, mandó edificar un castillo imponente. Una residencia sin par en todo el imperio, según crónicas medievales. De ésa y otras obras -como el palacio renacentista edificado en 1571- sólo quedan un par de piedras. La Guerra de los Treinta Años y los conflictos subsiguientes apenas arrasaron la ciudad.

No fue sino hasta la mitad del siglo 18 que Kaiserslautern empezó a recuperarse de las guerras. Cien años más tarde, y a través de los talleres de hilado y la fábrica de máquinas de coser Pfaff, Kaiserslautern se convertía en la principal ciudad industrial del Palatinado. Pero pocos edificios de aquella época sobrevivieron los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

High-tech en la provincia

Sobre todo por la Universidad con su orientación técnico-científica, Kaiserslautern es una dirección conocida en el mundo de la investigación en materia de la técnica. Su campus constituye un auténtico pueblo en las estribaciones de la ciudad. El prestigio de la Universidad y de la Escuela Superior, así como la presencia de varios afamados institutos de investigación han atraído a empresas procedentes de los ramos más diversos de la alta tecnología.

Turismo activo y relajado

Situado en el centro del macizo boscoso del Palatinado , Kaiserslautern es un paraíso para excursionistas, escaladores y los que manejan mountain bikes. Pueblos, castillos almenados, montes, bizarras formaciones rocosas y serpenteantes riachuelos de aguas transparentes. El parque natural, que está apenas a una hora del centro, es la más extensa zona boscosa de Alemania.


En Kaiserslautern reina un ambiente dinámico y simpático con varias tabernas y restaurantes - sobre todo en el casco viejo. Como el clima ayuda, los inviernos son cortos, la gente del lugar se dedica a su afición preferida: sentarse a conversar. Las terrazas ya se arman en primavera y no se desmontan hasta entrado el otoño.

El corazón de Kaiserslautern: su estadio

1998 Meisterfeier 1. FC Kaiserslautern - Fans feiern Ein Fan des 1.FC Kaiserslautern jubelt von einem Bakon aus Bundesligageschichte

Tiene mucho más, seguro. Pero su corazón es el fútbol

Aun cuando la oferta cultural de Kaisersalautern -teatro, ópera, ballet o musica- está a la altura de otras ciudades, Kaiserslautern es visitada principalmente por su club de fútbol. El club con sus 10.500 miembros participó 16 veces en la Copa de Europa, y atrae a más de 40.000 hinchas en cada partido. El campeón de Alemania por cuatro veces y campeón doble de la copa de la DFB (Federación de Fútbol de Alemania) ha conseguido dar a conocer el nombre de la ciudad en toda Europa. Y vale la pena asistir a uno de los partidos, tanto como sentir el ambiente en el estadio y en la ciudad antes, durante y después del partido. Con su Fritz Walter Stadion, nombrado por el famoso futbolista y capitán del FCK, Kaiserslautern será la ciudad más pequeña del Mundial en 2006. Sin embargo, seguro es, que siguiendo la tradición, el jaleo será grande.

Enlaces externos