Juicio del ″Dieselgate″ alemán: sin el exjefe de VW Martin Winterkorn | Economía | DW | 16.09.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Juicio del "Dieselgate" alemán: sin el exjefe de VW Martin Winterkorn

Una larga investigación y la pandemia han retrasado los procesos judiciales contra los presuntos responsables del escándalo de las emisiones de VW. Pero el exjefe de Volkswagen sigue esquivando a la justicia.

El ex jefe de VW es conocido por su afición a la tecnología y a menudo buscaba soluciones rápidas a problemas de gran envergadura.

El ex jefe de VW es conocido por su afición a la tecnología y a menudo buscaba soluciones rápidas a problemas de gran envergadura.

Hace casi exactamente seis años que el escándalo de las emisiones del fabricante de automóviles alemán Volkswagen (VW) fue destapado por la Junta de Recursos del Aire de California (CARB), el 18 de septiembre de 2015. Parte del Gobierno del estado de California, la "agencia del aire limpio", como también se le llama, escribió una carta a VW en Estados Unidos, en la que pedía al fabricante de automóviles alemán que explicara por qué sus coches diésel mostraban, en situaciones de prueba, unas emisiones de óxido de nitrógeno significativamente más bajas que en condiciones de conducción normales.

Pocos días después, VW se vio obligada a admitir que había instalado el llamado software de desactivación en millones de sus coches diésel, para manipular sus niveles de emisiones. El software es capaz de desconectar el sistema de control de emisiones de un coche mientras se conduce en condiciones reales y reactivarlo en entornos de prueba.

Winterkorn elude la justicia, por ahora

Las manipulaciones, que rápidamente se conocieron como el "Dieselgate" de VW, han afectado a más de 9 millones de coches de las marcas Volkswagen, Audi, Seat y Skoda, que se vendieron en la mayor parte del mundo entre 2006 y 2015. En ese tiempo, los ingenieros de VW incluso "mejoraron y perfeccionaron" el software, cargos que serán tratados por la demanda del tribunal del distrito alemán de Braunschweig.

Desde este 16 de septiembre de 2021, los jueces de la ciudad alemana escucharán las pruebas contra cuatro exempleados de VW. Se sospecha que los cuatro conocían el software tramposo o que incluso habían ayudado a desarrollarlo.

Debido a la enorme asistencia de público que se esperaba, los jueces del tribunal decidieron trasladar el juicio al ayuntamiento.

Debido a la enorme asistencia de público que se esperaba, los jueces del tribunal decidieron trasladar el juicio al ayuntamiento.

Sin embargo, sorprendentemente, el ex director ejecutivo del grupo VW, Martin Winterkorn, estará ausente del juicio. El ex CEO, de 74 años, debía comparecer ante el tribunal, pero una reciente operación le ha dejado "incapacitado para comparecer", según un dictamen médico al que hace referencia un comunicado del tribunal de Braunschweig. Aún no está claro cuándo se juzgará a Winterkorn.

Sin embargo, el experto alemán en automoción Ferdinand Dudenhöffer espera que el papel de Winterkorn esté "en el centro" del esclarecimiento del escándalo. Como director del centro de investigación automotriz CAR (o Center Automotive Research), en la ciudad alemana de Duisburg, espera que los fiscales tengan éxito en su intento de responsabilizar a Winterkorn de lo ocurrido, dijo a DW.

Penas de cárcel que se avecinan

Los cargos presentados contra los acusados incluyen fraude comercial organizado y evasión fiscal. El motivo: miles de antiguos clientes de VW pudieron reclamar deducciones fiscales en Alemania, por los supuestos bajos niveles de emisiones de los vehículos. En Alemania, el fraude organizado puede ser castigado con hasta 10 años de cárcel.

Según los documentos judiciales adelantados, todos los acusados declararán que habían transmitido su conocimiento de las manipulaciones a sus superiores y, por lo tanto, no se les puede responsabilizar, o que no sabían nada en absoluto de las prácticas ilícitas.

Winterkorn entraría en esta última categoría de acusados, según Dudenhöffer, algo que el experto en automóviles no acepta: "El comportamiento humano normal sugiere que es imposible que alguien al frente de una empresa de este tipo no sepa [lo que está pasando]", dice. Y añade que esto sería aún más improbable para un aficionado a la tecnología como Winterkorn, que "se interesaba por cada tornillo" de un coche.

Lo que empezó como un escándalo que afectaba exclusivamente a la alemana VW se ha convertido en un problema para la industria automovilística mundial.

Lo que empezó como un escándalo que afectaba exclusivamente a la alemana VW se ha convertido en un problema para la industria automovilística mundial.

Nada veo, nada oigo, nada sé

En el centro de la tormenta del "Dieselgate", el ex director ejecutivo Martin Winterkorn, mientras tanto, sigue adoptando la actitud de los "tres monos sabios" frente a la opinión pública alemana y a la Fiscalía. Tras dimitir de su cargo a los pocos días de estallar el escándalo, se apresuró a negar "cualquier irregularidad" en su trabajo como CEO del Grupo VW.

El abogado de Winterkorn, Felix Dörr, sigue insistiendo en que su cliente no tenía "conocimiento temprano de las manipulaciones en el software de gestión de motores", una afirmación que el ex jefe de VW repitió durante una audiencia de la comisión de investigación especial del Parlamento alemán que trató el escándalo.

Acuerdo controvertido

En junio de este año, Winterkorn también pudo llegar a un acuerdo de indemnización con VW luego de que un bufete de abogados especial determinara que había actuado con negligencia, pero no con premeditación, mientras estaba en el cargo.

El que fuera uno de los ejecutivos mejor pagados de Alemania, con un salario de 16 millones de euros en 2015 y ahora una pensión de VW de 1,3 millones de euros al año, logró una indemnización única de 11,2 millones de euros, que ahora tiene que pagar al fabricante de automóviles. En total, el Grupo VW reclama una indemnización de 280 millones de euros a los antiguos ejecutivos considerados responsables del escándalo de las emisiones.

Para Stefan Bratzel, director del Centro de Gestión del Automóvil de la ciudad alemana de Bergisch-Gladbach, el juicio del "Dieselgate" debe aclarar completamente las trampas de emisiones de VW y garantizar consecuencias legales para los responsables. El sistema judicial alemán, insiste, tiene el reto de demostrar que no sólo se castiga a los pequeños cargos. (gg/rml)

Ver el video 05:09

El auto eléctrico más deportivo de VW

DW recomienda