Johannes Moser, violonchelo a pie de calle | Música | DW | 22.02.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

Johannes Moser, violonchelo a pie de calle

Músico virtuoso, bien parecido y comprometido con el mundo. Es el perfil de la nueva estrella del violonchelo alemán, Johannes Moser, que acaba de sacar nuevo disco y prosigue con “Outreach”, su proyecto educativo.

Johannes Moser encarna como nadie las cualidades de los jóvenes intérpretes de música clásica en la actualidad. Además de compartir escenarios con los mejores directores y orquestas internacionales, está comprometido con el mundo que le rodea y, sobre todo, con transmitir a los demás la importancia de la música.

Su proyecto Outreach (Al alcance) es prueba de ello. ¿Es usted profesor de música y Moser va a tocar con la orquesta de su ciudad? No lo dude, póngase en contacto con él a través de su página web y el violonchelista germano acudirá en persona a su aula. De forma gratuita.  Incluso puede que sus alumnos consigan entradas para sus conciertos a precios rebajados. 

A pie de aula

En entrevista con Deutsche Welle, Moser explica: “Mi principal objetivo es introducir a los jóvenes en el apasionante universo de la música clásica, sea cual sea su nivel de formación.  Me encanta hablar para absolutos recién llegados, mostrarles cómo la música transmite emoción. Si estoy ante una clase con 30 chicos, espero que aproximadamente el 10 y el 20 por ciento se marche a casa con  una chispa dentro que los impulse a sumergirse un poco más en esta forma de arte, ya sea por medio de internet,  grabaciones, incluso visitando un concierto por primera vez. Si existe una base musical, trato de impulsarla hacia un nivel más avanzado: cómo dar color al sonido del instrumento, cómo abordar una nueva pieza musical, etc…”

Moser es consciente de que, al acudir a las aulas, no solo está dando a los demás, sino que también recibe mucho: “Los niños me enseñan humildad y siempre me dan respuestas sinceras: o les encanta o no les gusta nada.” El violonchelista recuerda un momento mágico con un pequeño que padecía síndrome de Down. “Me dijeron que había permanecido en silencio durante semanas, recuerda Moser. En cuanto comencé a tocar, el niño comenzó a balancear su cuerpo hacia delante y hacia detrás, gritando. Aquello me produjo una conmoción. Pero la persona que estaba a su cargo no cabía en sí de gozo: ¡había una reacción! La música llegó al niño donde las palabras no pudieron penetrar y me pareció un momento único”.

Nuevo disco

Der deutsche Cellist Johannes Moser

Moser fue galardonado en el prestigioso concurso Chaikovski de Moscú.

El estilo interpretativo de Moser es elegante y enérgico. El alemán comprende en profundidad las piezas que aborda y eso queda patente en las obras que integran su nuevo disco: el Concierto para violonchelo nº 1 de Shostakovich y el Concierto de Britten.

La música del compositor ruso, siempre sujeta a la polémica por haber sido compuesta durante el régimen soviético, es objeto de los comentarios de Moser: “Tengo la teoría de que Shostakovich trató de justificar que su estilo era  simple argumentando que era una imposición del sistema político. Quería asegurarse de que los libros de historia lo situaran en el lado de los “buenos”, los que estaban en contra del poder establecido”. 

Moser desconfía de quienes abusan de las palabras para justificar la música, tal y como hacía, según él, uno de los más grandes violonchelistas del siglo XX, Rostropovich: “No me parece bien cómo convertía la música en una cuestión política para hacerla más interesante. Estoy en contra de ello porque, más que dejar que la música expresara lo inefable, la  rebajaba a un nivel inferior, el de las palabras. Si la música no puede imponerse por sí misma y hay que introducir una historia para hacerla  más atractiva, sencillamente no me interesa.”

El intérprete del siglo XXI

Johannes Moser no solo tiene claras sus ideas respecto a la música y su contexto, sino también en lo concerniente a su papel como intérprete del siglo XXI. Además de su preciado instrumento, un valioso Guarneri de 1694, toca el violonchelo eléctrico. Aunque ese no es su principal objetivo, sabe que así puede captar nuevos públicos: “Con él tengo posibilidades que no existen con el violonchelo tradicional (y viceversa), así que los veo como instrumentos complementarios”

Consciente de que, actualmente, el solista de música clásica debe dar tanta importancia a su arte como al contacto con la gente, Moser no está dispuesto a correr ciertos riesgos: “La gente está hoy día más interesada que nunca por lo que ocurre entre bambalinas, por saber qué tipo de personalidad se esconde tras el artista. Sin embargo, me parece que es importante preservar una parte del misterio como músico. Si se muestra demasiado, se pierde parte de la magia. Sería como si un mago revelara sus trucos tras el espectáculo.” 

Autora: María Santacecilia
Editor: Enrique López

DW recomienda

Publicidad