Jair Bolsonaro: ¿Mesías o Mefistófeles? | América Latina | DW | 29.10.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Jair Bolsonaro: ¿Mesías o Mefistófeles?

¿"Misión de Dios" o pesadilla política? Después de la victoria electoral del ultraderechista Jair Messias Bolsonaro, el futuro de Brasil es incierto. Thomas Milz analiza los resultados desde Río de Janeiro.

Desde la victoria de Jair Bolsonaro a las 19:21 hora local del domingo (28.10.2021) ha comenzado una nueva era en Brasil. Normalmente, el ganador de las elecciones lo celebra con sus seguidores y envía un primer mensaje conciliador a la nación. Bolsonaro, en cambio, lo hizo en vivo a través de Facebook, donde primero citó la Biblia, luego juzgó duramente a la oposición de izquierda y finalmente él y sus seguidores rezaron frente a las cámaras de televisión. Bolsonaro agradeció a Dios y a sus médicos por la ayuda tras el ataque con cuchillo a principios del pasado septiembre. Ahora podrá continuar con su "misión de Dios". A través de sus grupos de WhatsApp se mostraron videos en los que se celebró la victoria del "Mesías".

Corren nuevos tiempos. Que ahora Bolsonaro, quien anteriormente solo había llamado la atención por insultar a minorías y colegas, sea de pronto elegido presidente del país, se debe principalmente al estado catastrófico en el que se haya Brasil, después de años de crisis económica, gigantescos escándalos de corrupción y violencia fuera de control.

Seguidores de Bolsonaro en Brasil.

Los seguidores de Bolsonaro imitan sus gestos.

Discurso belicista

"Creo que Bolsonaro ha logrado la victoria por la decepción que siente una gran parte de la población con la política", analiza el politólogo Marco Aurélio Nogueira. "En la campaña electoral, él siempre atacó a la clase política y se presentó ante los votantes como opción al margen de la estructura política", añade.

¿Y también al margen del Estado de derecho? En sus 30 años de carrera política, el exmilitar alabó las atrocidades de la dictadura. Se debería haber matado a más opositores y no solo haberlos torturado, es solo una de sus controvertidas declaraciones. En la noche electoral, prometió defender la libertad, la democracia y la Constitución, pero siguió manteniendo el tono belicista. "Ya no podíamos coquetear con el socialismo, el comunismo y el populismo, como tampoco con el extremismo de izquierda", dijo Bolsonaro.

La campaña electoral estuvo marcada por el uso masivo de las redes sociales y WhatsApp, desde donde se difundieron rumores, calumnias y noticias falsas. Según la Fundación Getúlio Vargas, el entorno de Bolsonaro difundió noticias falsas, por ejemplo, sobre urnas amañadas, que alcanzaron los 40 millones de clics en Youtube.

Después de todo, "la experiencia en Brasil puede servir de lección", cree el sociólogo Marco Aurelio Ruediger, director del Centro de Análisis de Big Data DAPP de la Fundación Getúlio Vargas. De cara a otras elecciones, recomienda seguir el rastro del dinero para localizar a los fabricantes de noticias falsas. "Además, se deben configurar redes en universidades e institutos de investigación que muestren a la gente, de manera transparente, lo que es verdad y lo que no", dice Ruediger.

Fernando Hadda, candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

Fernando Haddad, ¿demasiado dependiente de Lula?

Dependiendo de Lula

El politólogo Nogueira no cree que las noticias falsas fueran cruciales. "Más importante que los centros de distribución digital de rumores y noticias falsas fue la disposición de muchos votantes a difundirlos". Más bien, el Partido de los Trabajadores (PT) cometió graves errores estratégicos antes de la primera ronda. "Haddad dependía demasiado de Lula, por lo que no obtuvo el apoyo que de otra manera hubiera esperado", explica.

Haddad esperaba un amplio "frente democrático" contra Bolsonaro después de la primera ronda de las elecciones generales, pero no fue así debido a que mucha gente estaba en contra de Lula. El PT tendría que haber apostado desde el principio por Haddad, cree Nogueira. "En el tramo final de la campaña, Haddad estaba mucho más comprometido y seguro de sí mismo, y cuanto más se separaba de Lula, mejor se sentía en una campaña adaptada a su perfil", aclara el politólogo.

Brasil se encuentra ahora en una encrucijada. Bajo el PT, el país se había convertido en un pionero de los derechos de las minorías en el hemisferio sur. Bolsonaro está contra del aborto y de derechos especiales de las minorías, incluidas las cuotas universitarias para negros y pobres. Afirma que las escuelas y universidades deberían ser liberadas de "ideologías". Ya hubo un anticipo en los días previos a las elecciones cuando la policía intentó censurar conferencias y eventos en numerosas universidades. Sin embargo, el Tribunal Supremo reaccionó rápidamente y prohibió dichas acciones policiales.

¿Puede Bolsonaro actuar como mediador en un ambiente así? "Como persona, no está preparado para ello", dice Nogueira. "Pero uno puede esperar que su equipo lo controle y lo amolde un poco como hombre de Estado, porque si no funciona, el gobierno de Bolsonaro se verá amenazado con hundirse en la primera crisis en unos pocos meses", asegura el experto.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

(rmr/er)

DW recomienda