Izquierda alemana: momento de aprender de América Latina | Política | DW | 29.08.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Izquierda alemana: momento de aprender de América Latina

Con motivo del viaje a Cuba de Oskar Lafontaine, ex dirigente del SPD y ahora líder de La Izquierda, DW-WORLD conversó con el portavoz de dicho partido, Wolfgang Gehrcke, sobre sus lazos con América Latina.

Oskar Lafontaine, líder de La Izquierda alemana (Die Linke), pone la mirada en Latinoamérica.

Oskar Lafontaine, líder de La Izquierda alemana (Die Linke), pone la mirada en Latinoamérica.

DW: ¿Tiene la visita de Oskar Lafontaine a Cuba un objetivo político especial? ¿Fue a despedirse de Fidel Castro?

Wolfgang Gehrcke: Lafontaine quiere informarse en Cuba principalmente sobre la situación del país, los potenciales de desarrollo y el estado de las relaciones europeo-cubanas. Alemania tiene una posición clave en el marco de la Unión Europea. Pero la actitud alemana en cuanto a la normalización y el levantamiento de las restricciones no puede ser considerada particularmente constructiva. Desgraciadamente, Alemania no se ha sumado a la postura de los gobiernos de España e Italia, que abogan por acabar con la política de sanciones de la UE hacia Cuba. Oskar Lafontaine visitará numerosas organizaciones que brindan ayuda humanitaria concreta in situ. Por ejemplo, iniciativas que velan porque los niños cubanos reciban leche cada día. Cuba es la primera estación de las visitas que Lafontaine se propone hacer a los nuevos gobiernos de izquierda de América Latina. Según mis informaciones, el estado de salud de Fidel Castro es bueno, de manera que no hay motivo para despedirse de él.

Usted es el portavoz del partido La Izquierda. ¿Como evalúa la política exterior del gobierno alemán en lo tocante a Latinoamérica?

Wolfgang Gehrcke, Außenpolitischer Sprecher der Linken

Wolfgang Gehrcke, portavoz de política exterior de La Izquierda.

La política del gobierno alemán hacia América Latina está marcada en parte por la indiferencia, en parte por una actitud de rechazo hacia la nueva tendencia latinoamericana hacia la izquierda. El gobierno cree que Alemania no tiene especiales intereses en América Latina, aparte de en Sao Paulo, la metrópoli económica brasileña, y México. Se cede el continente a Estados Unidos. Con pocos matices diferenciadores, el gobierno alemán comparte los objetivos políticos de Estados Unidos, que sólo contemplan el neoliberalismo como opción de desarrollo económico para el continente latinoamericano. Sin embargo, el neoliberalismo ha fracasado en América Latina. Allí donde se ha aplicado, dejó una huella de destrucción en el articulado social. Bajo ese dogma, unos pocos se han vuelto más ricos y la masa de la población, incluidos amplios sectores de la clase media, se han vuelto más pobres. Nadie cree ya en Latinoamérica en el bienestar para todos que prometen el neoliberalismo y la globalización sin límites. Se ha votado en su contra y están a la defensiva. En numerosos países, la población ha votado en elecciones democráticas por alternativas de izquierda al neoliberalismo. Y eso también vale para el gobierno de Hugo Chávez en Venezuela.

Europa debería actuar por lograr un mundo mejor junto a Latinoamérica, en una forma muy solidaria de cooperación, que centre la acción política en los intereses de la gente de Europa y América Latina. Proponemos que Europa erija una especie de relación económica con América Latina basada en la cooperación y los deseos de los propios países. A ello corresponde la superación de la pobreza mediante el desarrollo de los mercados internos. Aparte del desendeudamiento, América Latina necesita transferencia tecnológica para fortalecer su rendimiento económico.

pase a la próxima página.

Páginas 1 | 2 | Artículo completo

DW recomienda