ISON: el cometa que hará un guiño al sol | Ciencia y Ecología | DW | 27.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

ISON: el cometa que hará un guiño al sol

El cuerpo celeste ISON pasará este jueves muy cerca del sol. Luego de esta aproximación quizá llegue a transformarse en un hermoso cometa de Navidad.

Los astrónomos esperan con gran entusiasmo el que para ellos será el suceso del año: el acercamiento del cometa ISON a “sólo” 1,2 millones de kilómetros del sol. Como referencia, la distancia de nuestro planeta al sol es 125 veces más grande. El cometa deberá soportar temperaturas de hasta 3.000 grados celsius al aproximarse al astro rey.

Por lo pronto, el ISON se traslada a una velocidad superior a un millón de kilómetros por hora, en medio del vacío que impera en el espacio.

En las horas anteriores y posteriores al acercamiento solar, el cometa brillará tanto, que quizá alcance a ser reconocible junto al sol en donde se presenten cielos despejados.

En cualquier caso, satélites dedicados a observar el entorno solar tendrán bajo la mira al cometa, cuyo nombre corresponde a las siglas de la institución que lo descubrió en septiembre de 2012: el International Scientific Optical Network.

El cometa ISON visto a través del telescopio Hubble.

El cometa ISON visto a través del telescopio Hubble.

Embajadores cósmicos

El ISON tiene un diámetro de cerca de cinco kilómetros. Como todos los cometas, está formado por hielo, gases congelados y polvo cósmico. Los científicos dan por hecho que durante el acercamiento al sol perderá mucho material, pero no se disolverá.

Hermann Böhnhardt, científico del Instituto Max-Planck de Investigación sobre el Sistema Solar, ubicado en Gotinga, descubrió dos estructuras en forma de alas en el entorno del cometa. “Tales estructuras se presentan normalmente cuando hay desprendimientos en el núcleo”, dice.

“Nuestros cálculos indican que sólo se desprendió una pequeña parte, o bien, un poco de material del cometa”, agrega. Esto disipa temores entre quienes esperan con ansia que el ISON se haga visible.

Pero hay que tener cuidado. Para poder ver el cometa a partir de este jueves deben tomarse precauciones.

De ninguna manera debe observarse el cometa con un binoculares o prismáticos: un solo vistazo podría causar ceguera total. Se puede tratar de observar el cometa a simple vista, tapando el sol con un pedazo de papel. El cometa solo será visible si el cielo está absolutamente claro.

Para ver cometas y eclipses es necesario protegerse la vista.

Para ver cometas y eclipses es necesario protegerse la vista.

¿Cometa de Navidad?

Si sobrevive al acercamiento del sol, el ISON podría reaparecer en el firmamento nocturno durante el mes de diciembre. Con algo de suerte, será el cometa más brillante apreciado desde el hemisferio norte de la Tierra después del Hale-Bopp, que fue visible en 1997. Si esto sucede, podría aparecer en el firmamento a lo largo de toda la noche.

“Quizá tengamos la fortuna de ver un hermoso cometa de larga estela, cuya imagen sea inolvidable para millones de personas”, dice Alan MacRoberto, experto en astronomía del magacín científico Sky and telescope.

Como sea, el ISON se ubicará el 27 de diciembre a 64 millones de kilómetros de nuestro planeta. Pero aún cuando fuese visible durante la temporada de Navidad, no será una réplica de la estrella de Belén tal y como la describen los cánticos navideños.

Desde hace mucho se sabe que la supuesta aparición de la estrella –o del cometa- no tiene fundamento astronómico real. La estrella es representada en muchas imágenes como cometa debido ante todo al florentino Giotto di Bondone, que en 1304 pintó un fresco con la escena navideña en la Capilla de los Scrovegni, en Padua.

Probablemente sumido aún en la fascinación por el cometa Halley, que había sido visto tres años antes, el artista italiano adornó la pintura con la imagen de un cometa. El Halley, por cierto, será visible de nuevo en 2061.

DW recomienda

Publicidad