¿Hay una fuga radioactiva en Corea del Norte? | El Mundo | DW | 21.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

¿Hay una fuga radioactiva en Corea del Norte?

El gobierno de Pyongyang ha realizado ya seis ensayos nucleares, y crece la preocupación por la contaminación que ello genera. Los reportes al respecto no han podido ser verificados.

Recién en su hogar adoptivo en Seúl los recuerdos de Lee Jeong-hwa han ido tomando forma, como las piezas sueltas de un rompecabezas. Esta mujer tiene poco más de 40 años y nació en Kilju, una localidad ubicada en el montañoso noreste de Corea del Norte. El lugar donde se realizan los ensayos nucleares está a pocos kilómetros de distancia de allí, aunque para ella era una base militar común y corriente. Y los temblores que sacudieron la tierra después del segundo ensayo eran, desde su visión de las cosas, simples movimientos sísmicos de origen natural. "Y entonces empezaron a aparecer esas enfermedades que ningún médico podía diagnosticar bien", recuerda. A siete años de su huida de Corea del Norte, Lee Jeong-hwa teme que su ciudad de origen esté contaminada por culpa de los ensayos nucleares.

 

Más información:

-Seúl: “Ensayo nuclear norcoreano quintuplicó su potencia”

-10 preguntas sobre Corea del Norte

 

Desde 2006, la dinastía Kim ha realizado un total de seis ensayos nucleares, todos ellos en el mismo recinto de Pungye-ri, cuyos túneles se meten hasta 2 kilómetros bajo la superficie de la tierra. La detonación de una (supuestamente "falsa") bomba de hidrógeno en septiembre de 2017 es, hasta ahora, el punto más alto del programa nuclear norcoreano. Con una fuerza explosiva de hasta 200 kilotones, fue el más poderoso de los test realizados hasta ahora, incluso más poderoso que los cinco anteriores en conjunto. No solo generó enormes deslizamientos de tierra en el lugar, sino que también un terremoto de magnitud 6,1, que incluso fue registrado 11 minutos más tarde en una estación de medición ubicada en Baviera.

Personas celebrando en Corea del Norte.

Oficialmente, la gente salió a las calles a celebrar el éxito de los ensayos nucleares.

¿Esconde Corea del Norte un problema?

Desde entonces, se han incrementado las preocupaciones por una posible contaminación nuclear. Suh Kyun-ryul, profesor de ingeniería nuclear de la Universidad de Seúl, cree que la estructura montañosa en Pungye-ri se ha visto muy afectada. "Si los norcoreanos siguen adelante con las pruebas de estas poderosas bombas en el mismo lugar, ésta podría tarde o temprano colapsar, y el material radiactivo terminaría tanto en las aguas subterráneas como en la superficie de la tierra", sostiene.

Según la ONG surcoreana "Visión de Corea del Norte", esta contaminación masiva ya podría estar ocurriendo. En un estudio de varios años, se han recogido los testimonios de 21 norcoreanos que huyeron de ese país. Sus declaraciones son alarmantes: muchas plantas han muerto, las fuentes de agua subterránea se han secado, muchas truchas aparecen muertas en los ríos... Y, con mucho, lo más grave: cada vez más bebés llegan al mundo con defectos de nacimiento y deformaciones. El grupo cree que todo esto es consecuencia de la radiación.

Una de las entrevistadas es Rhee Yeong-sil, de 60 años, quien hasta su escape en 2013 vivía a pocos kilómetros de la zona de los ensayos nucleares. "Teníamos más enfermedades que en otras regiones. Toda mi familia padecía de dolores de cabeza y náuseas, contra las que no había remedio que sirviera", relata. "Además muchos murieron de leucemia, incluso gente joven", agrega. Ella sabe de al menos dos conocidas que tuvieron hijos con deformaciones.

Dos personas apuntan sobre un mapa de Corea del Norte.

Estas dos personas que huyeron de Corea del Norte marcan el lugar donde se producen los ensayos nucleares.

"Hay que tomar en serio los reportes"

Tales afirmaciones no pueden comprobarse, y mucho menos establecer una causa efectiva entre las denuncias y la radiación. De hecho, la mayoría de las denuncias podría explicarse por la mala alimentación, así como por la catastrófica situación del sistema de salud. Expertos como Suh Kyun-ryul, de la Universidad Nacional de Seúl, sin embargo, piensan que las denuncias de los norcoreanos son plausibles. "No creo que mientan, pero solo podemos fiarnos de lo que dicen, porque no tenemos datos verificables a nuestra disposición".

Sin embargo, los temores de los norcoreanos podrían considerarse como una advertencia a la comunidad internacional, para que se exijan investigaciones independientes de estas denuncias. En Corea del Sur el Ministerio para la Reunificación ya comenzó a inspeccionar a 30 refugiados que provienen de la región donde presuntamente hay más radiación. De acuerdo con un portavoz de dicho ministerio, los resultados de esta investigación estarán disponibles poco antes de fin de año. Hasta entonces, las autoridades prefieren no referirse públicamente al asunto.

Fabian Kretschmer (DZC/VT)

DW recomienda

Publicidad