10 preguntas sobre Corea del Norte | El Mundo | DW | 01.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

10 preguntas sobre Corea del Norte

Las provocaciones no cesan. El número de pruebas de misiles aumenta. Se considera posible un ensayo nuclear. La preocupación por un conflicto con Corea de Norte crece, en medio de una situación a veces confusa.

La última dictadura comunista hereditaria del mundo ocupa intensamente a la esfera política internacional. Una panorámica de la tensa situación y sus orígenes.

¿Qué tiene que ver la Guerra de Corea con el conflicto actual?

La Guerra de Corea, de 1950 a 1953, sigue omnipresente en la conciencia de los norcoreanos, también debido a que el recuerdo se mantiene vivo con ahínco. La propaganda de Corea del Norte contra Estados Unidos es tan eficaz, porque la Guerra de Corea fue librada por los aliados sin contemplaciones con los civiles. Durante tres años hubo bombardeos estadounidenses continuos; una quinta parte de la población murió.

El comandante supremo de las fuerzas aliadas de entonces, el general estadounidense Douglas MacArthur, llegó a proponer el lanzamiento de entre "30 y 50 bombas atómicas”, algo que le pareció demasiado drástico al presidente Dwight D. Eisenhower.

Esa guerra marca a la gente hasta el día de hoy también porque nunca terminó realmente. El armisticio de hace 64 años solo congeló el conflicto. Los 30 mil soldados estadounidenses estacionados en Corea del Sur y sus maniobras regulares con tropas sudcoreanas provocan en Corea del Norte la sensación de amenaza permanente.

¿Cómo vive la gente en Corea del Norte?

Los años de aislamiento han perjudicado considerablemente la economía de Corea del Norte. La población padece los resultados hasta hoy. Se estima que a mediados de los años 90 murieron 300.000 personas en la peor ola de hambruna en el país. De acuerdo con informes de la ONU, un tercio de la población está crónicamente subalimentada. La situación sanitaria es deficiente. Además, fenómenos climáticos dificultan el autoabastecimiento con productos agropecuarios. El país depende de las importaciones, pero, debido a la situación política y las sanciones internacionales, solo comercia con pocos Estados, como China e Irán. Corea del Norte recibe, eso sí, ayuda humanitaria.

Symbolbild Nordkorea Sklavenarbeit (picture alliance/Yonhap)

Trabajadores en el campo norcoreano.

¿Actúa Kim Jong-un en forma irracional?

Kim Jong-un, de 33 años de edad, actúa sin escrúpulos para mantener el poder.  Pero no es "el loco de Pyongyang”. Dentro de su sistema actúa en forma estratégica.  Kim fortaleció su poder en el Estado, el partido y el ejército. Potenciales rivales han sido neutralizados. Su política atómica y sus pruebas de misiles son racionales y consecuentes, si el objetivo es mantener el sistema. Kim no las utiliza como armas de agresión, sino de disuasión, porque quiere hablar con Estados Unidos de igual a igual, de potencia atómica a potencia atómica.

¿Cómo evalúa la situación Corea del Sur?

La Constitución Sudcoreana de 1987 establece la reunificación pacífica, sobre la base de la libertad y la democracia. Pero ni la política de distensión de comienzos del mileno, ni procederes más duros, han conseguido avances dignos de mención. El nuevo presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, elegido en mayo de 2017, aboga por un entendimiento con Pyongyang y ha anunciado que mantendrá una mayor distancia de Estados Unidos. Pero Corea del Norte no ha reaccionado a ofertas de diálogo de Seúl.

¿Cómo discurriría un conflicto militar?

Tras Corea del Norte se encuentra China y, tras Corea del Sur, Estados Unidos. En caso de conflicto, probablemente se verían involucrados también Japón, Rusia y los países de la OTAN. Si se produjera una guerra, habría que contar con millones de muertos en corto tiempo, sin la utilización de armas atómicas. Seúl, de 10 millones de habitantes,  se halla a solo 60 kilómetros de la frontera con Corea del Norte y está por lo tanto al alcance de su artillería. Por otra parte, Corea del Norte ha tenido décadas para enterrar y proteger sus arsenales. Ni siquiera Estados Unidos estaría en condiciones de eliminar sus armas a tiempo. A largo plazo, Pyongyang no podría ganar una guerra, pero si esta estallara, toda la península coreana quedaría literalmente reducida a escombros.

Südkorea: Grenze zu Nordkorea (DMZ) bei Paju (picture-alliance/D. Kalker)

La zona desmilitarizada entre Corea del Norte y del Sur.

¿Cómo ha influido la llegada de Trump al poder en Washington?

Con Donald Trump, la política estadounidense hacia Corea del Norte ha experimentado un  claro giro. El presidente estadounidense ha reaccionado airadamente a las últimas provocaciones. Amenazó con responder con "fuego e ira”, si continuaban los ensayos de misiles norcoreanos, utilizando una retórica similar a la de Kim Jong-un.

¿Por qué vacila China en presionar a Corea del Norte?

Occidente espera que China incremente sus sanciones, pero Pequín lo rechaza y sigue enviando petróleo y alimentos a Corea del Norte, declarados como ayuda humanitaria.  No obstante, se atiene a las sanciones resueltas por la ONU, que prohíben entre otras cosas el suministro de carbón.

En términos generales, no está claro cuánta influencia tiene Pekín en Pyongyang. Reiteradamente Corea del Norte ha realizado pruebas atómicas pese a las advertencias chinas. Pero China teme un cambio de régimen en Corea del Norte, sobre todo si estuviera ligado a una reunificación con el sur. En tal caso, toda la península quedaría bajo la influencia de Estados Unidos.

¿Es Rusia solo un observador?

En Moscú se reconoce que el lanzamiento de misiles balísticos constituye una "seria amenaza para la navegación marítima y aérea en la región”, y pone en peligro a civiles. A fin de cuentas, también Rusia tiene una frontera de 17 kilómetros con Corea del Norte.

Por otra parte, Moscú previene también a Washington de operaciones militares y no quiere soluciones armadas a los problemas de la península coreana. Rusia se muestra reacia a las sanciones, pero, en consonancia con las resoluciones de la ONU, ha suspendido todos los proyectos económicos importantes con Pyongyang.

¿Qué hace la ONU?

En 2016, la ONU presentó una amplia estrategia de cooperación para los próximos cinco años, que apunta a acercar a Corea del Norte a los objetivos de desarrollo de la organización mundial.

Pero la relación de la ONU con el régimen de Pyongyang es muy tensa desde las últimas provocaciones. En agosto, el Consejo de Seguridad acordó una resolución que contempla las sanciones más severas adoptadas hasta entonces contra Corea del Norte.

¿Hay propuestas para una salida diplomática?

Expertos discuten sobre un doble congelamiento. La idea es que Corea del Norte congele su programa atómico y de misiles en su estado actual, a cambio de lo cual Estaos Unidos y Corea del Sur renunciarían a sus maniobras. Washington y Seúl lo han rechazado hasta ahora. Pyongyang, por su parte, cobraría caro por congelar su programa nuclear. Probablemente demandaría conversaciones bilaterales con Estados Unidos sobre un tratado de paz, que reemplazaría al armisticio de 1953. El problema: Corea de Sur tendría que reconocer entonces en su Constitución la existencia de un segundo Estado coreano.

DW recomienda

Publicidad