G8: resultados mixtos | El Mundo | DW | 08.07.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

G8: resultados mixtos

Los líderes del G8 quieren eliminar los subsidios a las exportaciones agrícolas y aumentar la ayuda para combatir la pobreza. Pero los críticos recomiendan leer la "letra chica" de las declaraciones finales.

default

Demostrando unidad: aplausos al final de la cumbre.

La cumbre de los dirigentes de las siete naciones más ricas del mundo (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá) y Rusia, cumplió los puntos básicos de su agenda a pesar de los atentados de Londres.

G8 Gipfel in Gleneagels Konferenzraum Teilnehmer

Negociando en Escocia a la sombra de los atentados de Londres.

Estaba previsto que discutieran principalmente sobre la pobreza en África y el cambio climático. Sin embargo, pocas han sido las conclusiones alcanzadas en torno al Protocolo de Kyoto y el compromiso de reducir las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero.

Comercio menos injusto

El compromiso sobre los subsidios a las exportaciones agrícolas, exigido por la mayoría de los países en desarrollo, se incluyó en uno de los comunicados finales, aunque sin fijar un plazo determinado para hacerlo. No obstante, el anfitrión, el primer ministro británico, Tony Blair, confía en que se eliminen los subsidios a las exportaciones agrícolas para el año 2010.

"Estamos comprometidos a reducir sustancialmente el apoyo que distorsiona el comercio y mejorar sustancialmente el acceso a los mercados", dijo el comunicado. "También estamos comprometidos a eliminar todas las formas de subsidio a las exportaciones en una fecha final creíble", agregó.

Entre pobreza y medio ambiente

Por otra parte, se prometió aumentar en US$ 50.000 millones la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) para África y destinar US$ 3.000 millones a Palestina en los próximos años. Asimismo se acordó la cancelación de la deuda de las 18 naciones más pobres (14 de África y 4 de Latinoamérica: Bolivia, Guayana, Honduras y Nicaragua), el acceso universal a los tratamientos contra el SIDA y el compromiso de ayudar a mantener la paz en África a cambio de que ésta muestre un “compromiso con la democracia”.

En cuanto a la adhesión al Protocolo de Kyoto que contempla una reducción de los gases que provocan el efecto invernadero, el hasta ahora más que reticente George W. Bush se mostró más flexible. El presidente estadounidense admitió que el calentamiento global de la tierra sí puede tener un origen humano. Al menos se aceptó la mención a Kyoto en el acuerdo, hasta ahora negado en anteriores cumbres. No obstante no se pudo establecer ningún objetivo concreto para paliar el “efecto invernadero”. Estados Unidos es el único país del G-8 que no ha suscrito el Protocolo, en vigor desde este año y hasta 2012.

Schröder alaba, Oxfam critica

Pese a la tragedia de los atentados de Londres, el canciller alemán, Gerhard Schröder, se mostró satisfecho con los resultados del encuentro que marcan el "buen camino" para la ayuda al desarrollo de los países más pobres, y especialmente para África. "Estamos sólo al principio de un largo, muy largo camino. Pero al menos es el camino correcto", dijo el mandatario respecto a los acuerdos adoptados para favorecer el desarrollo africano.

El canciller hizo hincapié en la necesidad de esa apertura de los mercados -"y no sólo a los productos agrícolas", dijo- en beneficio "también de nuestro continente".

La organización no gubernamental Oxfam saluda que de ahora en adelante se no se impedirá que los países pobres definan sus propias políticas de comercio, aunque criticó que no se haya acordado una fecha para poner fin a los "dañinos" subsidios a las exportaciones agrícolas.

Protest in Edinburgh

La lucha contra la pobreza fue el tema central de la cumbre.

Aunque esta ONG considera que la cumbre acabó con resultados que son "bienvenidos", lamenta que "se quedan cortos frente a las esperanzas de millones de personas que hacían campaña" para lograr un verdadero cambio.

El incremento en US$ 50.000 millones de dólares de la ayuda al desarrollo para el año 2010 "podría salvar las vidas de cinco millones de niños" para esa fecha, señala Oxfam. Pero al mismo tiempo advierte que 50 millones de niños están en peligro porque "no han ido tan lejos como deberían". Acerca del acuerdo para cancelar la deuda a países desfavorecidos, la ONG lamenta que no se haya incluido entre esas naciones "más pobres" a países como Sri Lanka, Kenia y Vietnam.

Los resultados de la cumbre pueden verse como una declaración de buenas intenciones. No obstante, la falta de una fecha concreta para eliminar el proteccionismo de los países ricos o bien la ausencia de un compromiso en materia medioambiental restan fuerza a las conclusiones. Asimismo, y por imponentes que sean la cifras manejadas, la condonación de la deuda y el aumento de la ayuda al desarrollo ya habían sido decididas anteriormente.

DW recomienda

Publicidad