G20: la primera cumbre de Bolsonaro, con una América Latina debilitada | El Mundo | DW | 28.06.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

G20: la primera cumbre de Bolsonaro, con una América Latina debilitada

Esta es la primera vez que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, asiste a una cumbre del G20. América Latina llega debilitada al encuentro de Osaka, aunque tal vez podría haber una sorpresa.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llegando a Osaka, Japón.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llegando a Osaka, Japón.

No es un viaje fácil para el presidente de Brasil: esta es la primera cumbre de los gobernantes de las 20 principales potencias económicas del mundo en la que toma parte el populista conservador que lleva el timón de su país desde hace seis meses.

Ya en los preámbulos salieron mal algunas cosas; un militar brasileño de la comitiva gubernamental de avanzada fue sorprendido en Sevilla con una maleta con 39 kilos de cocaína.  El avión presidencial, en el que viajó poco después Bolsonaro, tuvo que desviarse a último momento a Lisboa para hacer escala en su vuelo a Osaka.

Luego, algunos ministros importantes dejaron en la esto cada al presidente. El jefe de la cartera de Relaciones Exteriores, Ernesto Araujo, negociaba con sus homólogos del Mercosur y la Unión un acuerdo comercial entre ambos bloques en Bruselas, para regresar desde allí a Brasilia. Por su parte, el ministro de Economía, Paulo Guedes, permanece en Brasil para seguir de cerca en el Congreso el avance de la reforma del sistema de jubilaciones, considerada una pieza medular de las reformas económicas de Bolsonaro, que se han hecho esperar.

Además, los últimos pronósticos económicos latinoamericanos son sorprendentemente negativos: las siete mayores economías de la región han perdido impulso. Se prevé que el PIB del continente crezca apenas un 1 por ciento este año. Sobre todo las turbulencias de la guerra comercial entre Estados Unidos y Japón están teniendo un impacto negativo en América Latina.

Continente debilitado

Esta situación debilita en Osaka a los latinoamericanos, que normalmente poseen un gran peso en el G20. Con Argentina, Brasil y México, la región está sobredimensionada en este grupo, en proporción a su rendimiento económico en términos globales. Adicionalmente, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, canceló su participación en el encuentro. Solo el presidente Argentino, Mauricio Macri, y el brasileño, representan en la cumbre a este continente sacudido por varias crisis.

Donald Trump y Jair Bolsonaro (picture-alliance/AP Photo/S. Walsh)

Bolsonaro con Trump, en uno de sus múltiples encuentros bilaterales en Osaka.

Los encuentros contemplados en la agenda de Bolsonaro distan de ser miel sobre hojuelas. Por ejemplo, la reunión con el gobernante chino, Xi Jinping. Durante su campaña electoral, Bolsonaro criticó permanentemente la gran influencia de China en Brasil. Su ministro de Relaciones Exteriores ve a "la China maoísta” como el gran enemigo del Occidente cristiano-conservador. Pero ahora Bolsonaro quiere que China importe de Brasil más productos con valor agregado, y no solo soya y hierro. Xi Jinping, por su parte, quiere saber si Brasil dará cabida al gigante de las telecomunicaciones Huawei en el desarrollo de la red de telefonía móvil 5G.

¿Acuerdo a la vista?

Los demás encuentros bilaterales de Bolsonaro tampoco parecen fáciles. A la canciller alemana, Angela Merkel, le interesaba hablar sobre la creciente tala de bosques tropicales. Pero ya antes de reunirse con ella, el presidente brasileño demostró que no estaba abierto a prestarle oídos. "Alemania puede aprender de nosotros”, dijo en Osaka.

Macri y Bolsonaro, junto con  los representantes de la Unión Europea, podrían, sin embargo, deparar una sorpresa positiva en Osaka: en los últimos días ha habido avances en las negociaciones entre el Mercosur y la UE. Incluso se especulaba con que, tras negociar por más de 20 años, pudiera lograrse un acuerdo a tiempo para la cumbre de Osaka. Ese sería un enorme éxito. Para los europeos, un tratado con el Mercosur no solo sería el más significativo en el plano económico, en vista de los 260 millones de consumidores del área. También sería, según la comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmström, "una señal muy potente para el mundo”.

(er/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

 

DW recomienda