Feria de La Habana: Cuba vuelve a mirar hacia el Este | Economía | DW | 26.10.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Feria de La Habana: Cuba vuelve a mirar hacia el Este

La Feria de la La Habana busca atraer inversionistas. Mientras Alemania abre una oficina para asuntos económicos, Rusia fortalece su presencia en Cuba y ve la feria como un trampolín para la inversión en la región.

El turismo, uno de las más fuertes ramos de la economía cubana.

El turismo, uno de las más fuertes ramos de la economía cubana.

La noticia sorprende: Cuba y Estados Unidos formarán una empresa conjunta de biotecnología: Innovative Inmmunotherapy Aliance S.A. La empresa mixta desarrollará medicamentos y terapias contra el cáncer. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien fue promotor del acuerdo, calificó la alianza como un "paso histórico".

Una luz en momentos en que las relaciones entre los dos países se han enfriado. Una tendencia palpable en la antesala de la apertura de la feria comercial anual FIHAV en La Habana este lunes 29 de octubre.

La euforia de hace tres años, cuando la feria comercial todavía estaba bajo el signo del acercamiento entre EE.UU. y Cuba, con una participación récord de empresas estadounidenses, ha desaparecido. Ahora, solo un pequeño número de expositores estadounidenses participarán en la edición 2018, reveló el ministro de Comercio Exterior de Cuba, Rodrigo Malmierca. En 2017, 16 empresas estadounidenses ocuparon alrededor de 250 metros cuadrados de espacio de exposición.

Casi cuatro años después del cambio de Barack Obama en la política de Cuba en los Estados Unidos, reina la desilusión. Con Trump, Estados Unidos ha regresado a la retórica de la Guerra Fría. La facilitación del comercio entre Estados Unidos y Cuba promovida por Obama ha sido echada atrás parcialmente. El bloqueo aún existente contra Cuba debe ser implementado en algunas áreas más estrictamente. Los negocios con empresas controladas por el Ejército cubano están prohibidos.

Esta feria es la vitrina de Cuba para potenciales inversionistas en la isla, y al mismo tiempo un reflejo del desarrollo económico. Un desarrollo que se estanca. Hace solo unos días, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) redujo su pronóstico de crecimiento para la economía de Cuba en 2018 a 1.1%. El aliado más cercano de Cuba, Venezuela, suministra menos petróleo, el turismo está disminuyendo, los huracanes y las inundaciones han causado graves daños: el país necesita urgentemente inversión extranjera. Esto lo repite cada que puede el presidente Miguel Díaz-Canel, en el cargo desde abril.

Menos petróleo de Venezuela, más negocios con Rusia

Durante la FIHAV, Cuba presentará un nuevo catálogo de inversiones. El del año pasado contemploó 456 proyectos, con una inversión total de 10.700 millones de dólares estadounidenses. Sin embargo, el país aún está lejos de lograr su objetivo de atraer 2.500 millones en capital extranjero cada año.

Más de 60 países han confirmado su participación en la FIHAV. Esto muestra, según Malmierca, "que el mundo respalda a Cuba, a pesar de la restricción del bloqueo económico, comercial y financiero por parte de Estados Unidos". Tradicionalmente España, Venezuela, China y Rusia se encuentran entre los expositores más importantes. Las empresas alemanas también estarán representadas con su propio pabellón. Además, la "Oficina alemana para la Promoción del Comercio y la Inversión en Cuba” será inaugurada la próxima semana en presencia de Achim Derck, Director General Adjunto del DIHK, así como de varios Secretarios de Estado de varios ministerios federales.

Pero es con Rusia que Cuba intensifica más sus relaciones, que cada vez vuelven a ser más cercanas. En el marco de la feria habrá un foro empresarial "Rusia - América Latina y el Caribe", en el que se pretende explorar las perspectivas de cooperación en materia de comercio, economía e inversión entre Rusia y los países de la región. Rusia, como Estado sucesor de la Unión Soviética, renunció en 2014 a cerca del 90 por ciento de la suma adeudada por Cuba a Moscú. Los 3.500 millones de dólares estadounidenses restantes se compensarán con condiciones preferenciales para las inversiones rusas en la isla.

En esos términos, se espera que la petrolera rusa Rosneft modernice la refinería más grande de Cuba en Cienfuegos, que solo opera a la mitad de su capacidad, debido a la reducción de los suministros de petróleo de Venezuela. En septiembre de 2017, ambos países también firmaron un paquete de acuerdos que abarcan, entre otros, el sector energético, el transporte ferroviario y la entrega de ascensores.

Otros acuerdos incluyen la producción de alimentos y la industria textil. Además, Rusia suministra camiones, autobuses y locomotoras. En ese contexto, el presidente de Cuba, Díaz-Canel, irá a Rusia en su primera visita de Estado la próxima semana. Cuba se está orientando de nuevo hacia el Este.

(jov/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda