Felix Sturm, un boxeador con gran corazón | Deportes | DW | 07.12.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Felix Sturm, un boxeador con gran corazón

El boxeador de origen bosnio Felix Sturm se convirtió en el primer alemán que gana por cuarta vez el campeonato mundial de su categoría. Tras su dura apariencia, esconde un gran corazón.

Quien quiera saber quién es realmente Felix Sturm tiene que conocer a Adnan Ćatić. "Nací como Adnan Ćatić y como Adnan Ćatić moriré", repite Sturm una y otra vez. "Escogí mi nombre artístico por razones mercadotécnicas", dice. Era una forma de que su nombre se recordara mejor. Ćatić se convirtió en profesional en octubre del año 2000. De pronto, tuvo que vérselas con dinero, representantes y programas de televisión. Mejor tener un nombre que sonara bien en el mundo del showbusiness: Felix, el afortunado que barre a sus contrincantes como una tormenta. "El cambio de nombre me ha ayudado mucho. En ese sentido, fui un poco pionero. Hoy día es habitual que los boxeadores tengan nombres artísticos".

Adnan Ćatić nació en 1979 en Leverkusen. Sus padres acababan de llegar como inmigrantes a Alemania. El padre era obrero de la construcción y la madre ama de casa. Ćatić no quería trabajar en la obra, prefería convertirse en deportista. Probó varios deportes: fútbol, balonmano, baloncesto... Pero, desde el primer momento, el boxeo se convirtió en su gran pasión. A principios de los años 90, cuando la Guerra de los Balcanes estaba en su apogeo, las autoridades deportivas alemanas descubrieron su talento. En 1997, compitió para el equipo nacional alemán. Supo aprovechar la oportunidad y se convirtió en Campeón de Europa Junior. "Alemania me lo ha dado todo", dice Ćatić. "Un futuro y la posibilidad de ganar dinero. En aquel momento, dos años después de la guerra, Bosnia Herzegovina no tenía dinero para invertir en mí".

Un boxeador con un gran corazón

A Ćatić le gusta ayudar a quienes no han tenido tanta suerte como él. Por ejemplo, a Danny Omerovic, un adolescente de 14 años que sufre una rara forma de cáncer en el tracto gastrointestinal. "Una profesora mía le contó mi caso", explica Danny, gran admirador de Sturm. "Así nos conocimos". La profesora pidió al boxeador un autógrafo para Danny, pero el joven enfermo recibió mucho más: una invitación para una vuelta de honor sobre el ring. Y una generosa donación de más de 50.000 euros para la operación urgente a la que Danny, también bosnio, debía ser sometido.

Danny no ha sido el único al que Ćatić ha ayudado. El boxeador también está implicado en el proyecto "Kids for Future", en la ciudad de Colonia, que da la oportunidad de boxear y ganar confianza en sí mismos por medio del deporte a los niños de barrios desfavorecidos. Con este proyecto, Ćatić muestra a los chicos que hay otras posibilidades para emplear el tiempo libre aparte de las pandillas juveniles y que pueden hacer algo con su vida. "Aunque en ocasiones no sea suficiente para hacer carrera profesional, ayudamos a los jóvenes, junto a los trabajadores sociales y muchos voluntarios, para que encuentren un curso de formación o de apoyo en la escuela", explica Ćatić.

"Intento llevar por el camino correcto a jóvenes problemáticos. Algunos serán incluso mejores boxeadores que yo. Es muy importante que los extranjeros se integren en Alemania. El idioma y las malas experiencias en la escuela son motivo para ralentizar su integración. Y suele ser también el motivo de que traten de ganar dinero de otra manera, delinquiendo", opina Ćatić.

Boxear con la ayuda de Alá

Adnan Ćatić saca fuerzas para la vida no solo de los duros entrenamientos, sino también de su condición de musulmán practicante: "Mi madre me mandó con 5 años a la mezquita. La fe es un factor muy importante en mi vida". Los viernes suele rezar en la pequeña mezquita de la comunidad islámica de Colonia.

Ćatić quiere hacer historia con la ayuda de Alá. Este sábado (07.12.2013) tiene la oportunidad de hacerse con el título mundial dentro de su categoría. A sus 34 años, Felix Sturm peleará en Stuttgart por el título contra el actual campeón, el inglés Darren Barker. Si no logra vencer, podría ser el principio del fin de su carrera, ya que posiblemente no haya otra posibilidad de pelear por el título en otro duelo mundial.

Publicidad