Europa cierra otra puerta a los inmigrantes | Política | DW | 02.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Opinión

Europa cierra otra puerta a los inmigrantes

A los migrantes de África se les quiere impedir cruzar el Mediterráneo desde Libia. La Unión Europa apoya este bloqueo pero el derecho de asilo está en peligro y el problema no se soluciona, opina Bernd Riegert.

95.000 solicitantes de asilo o migrantes lograron llegar este año a los puertos italianos. La cifra podría fácilmente alcanzar el doble, ya que aún no estamos en la temporada alta de los traficantes y las organizaciones que salvan las vidas de los migrantes. Ante esta situación, el ministro de Exteriores italiano decidió hablar en claro. La ayuda de Europa es insuficiente, dijo Angelino Alfano. Según él, el número de solicitantes de asilo que son reubicados en otros países de la UE no es suficiente. Además, la contribución financiera por parte de la UE sigue siendo, según Alfano, escasa.

Por desgracia, el ministro italiano tiene razón. Por lo tanto, no sorprende que Italia tome una medida que hasta poco se consideraba inadecuada por razones humanitarias: Italia quiere asegurar que los solicitantes de asilo y los migrantes no tengan la oportunidad de llegar a los puertos italianos. En esta estrategia cabe también la política de mano dura con las organizaciones humanitarias. Sus naves rescataron hasta ahora un 40 por ciento de las personas que intentaron cruzar el trecho entre Libia e Italia y las llevaron a Lampedusa o Sicilia.

Riegert Bernd Kommentarbild App

Corresponsal para Europa, Bernd Riegert

Disuasión: esa es la receta. Según los planes italianos debe funcionar con tanto éxito como en el Mediterráneo oriental, donde el acuerdo con Turquía cortó el flujo de refugiados casi por completo. Ahora se trata de establecer un acuerdo con Libia, un estado altamente caótico e incapaz de garantizar la seguridad de los migrantes procedentes del África subsahariana.

La UE debería ser más honesta e involucrarse

El objetivo es interrumpir la ruta a través del Mediterráneo. No es sólo el objetivo italiano sino también el de la política migratoria de la UE. La gran mayoría de los estados miembros de la UE darán la bienvenida al hecho de que Italia tome la iniciativa. En caso que resulte el plan italiano, la misión naval "Sophia" de la UE también debería participar en el bloqueo de la costa de Libia.

Italia enviará ya a finales de agosto sus buques a aguas libias para disuadir a los traficantes de personas. Solicitantes de asilo y migrantes ya no serán llevados a Italia sino regresados a Libia. Según el plan italiano, después de algunas semanas ya nadie se atreverá cruzar el trecho hacia Italia. Sin perspectivas de lograr un puerto europeo, el viaje resultará demasiado caro y peligroso. El negocio de los traficantes se echará perder. 

La Guardia Costera de Libia es oficialmente responsable de la nueva misión naval. Sin embargo, en Libia sigue habiendo una discusión sobre si se debe o no se debe permitir la presencia de buques extranjeros en aguas libias. El gobierno reconocido por la UE dice que sí, pero no tiene el control sobre todo el territorio libio y su larga línea costera.

Socio débil

De hecho, la Guardia Costera de Libia es una institución teórica. Según Italia, los libios sólo tienen dos barcos. Por lo tanto, las fuerzas principales provienen de Italia. Actualmente está previsto el envío de seis barcos italianos. Las organizaciones humanitarias protestarán por posibles violaciones de los derechos humanos, pero la UE no prestará mucha atención. La perspectiva de poder cortar la ruta del Mediterráneo es demasiado tentadora. Igual como en el caso de Grecia/Turquía, el problema de los refugiados se traslada hacia afuera, más allá de las fronteras de la UE.

Más información:

Gobierno italiano aprueba misión naval ante la costa libia

Francia propone crear centros de refugiados en Libia

Migración: Italia niega “estado de emergencia humanitaria”

Los posibles solicitantes de asilo se acumularan en Libia, pero esto sigue siendo, desde el punto de vista europeo, mejor que el flujo interminable hacia Italia. El ministro de Exteriores austriaco, Sebastian Kurz, dijo recientemente que el número de muertos seguramente bajará después del cierre de la ruta mediterránea. Un punto de vista cínico, pero cierto. Después de todo, en este año murieron más de 2.300 personas en el intento de entrar en la UE.

Fortaleza Europa

Ahora todo depende de lo que ocurra con las personas que bajo condiciones horribles ya llevan meses atrapadas en Libia. ¿Volverán a los países de donde vinieron? ¿O son los campos de refugiados financiados por Naciones Unidas y la UE una solución aceptable? Si Italia y Libia cierran ahora la ruta del Mediterráneo, una cosa debe quedar bien clara: La presión de la migración desde África no va a disminuir. Por lo contrario, aumentará en los próximos años. Los migrantes simplemente buscarán y encontrarán otras rutas.

Italia y la Unión Europea apuestan por la disuasión. Una de las últimas puertas por las que un solicitante de asilo podría llegar legalmente a Europa se cierra. Para pedir asilo, un solicitante tiene que encontrarse en suelo europeo. En las fronteras terrestres de la UE, ya sea Hungría, Croacia, Bulgaria, Rumania o Grecia, esto ya es sólo una posibilidad teórica. La "Fortaleza Europa" da un gran paso hacia un cierre completo de sus fronteras.

Autor: Bernd Riegert (GG)

 

DW recomienda

Publicidad