Estocolmo vive cuarta noche consecutiva de desmanes | Europa | DW | 23.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Estocolmo vive cuarta noche consecutiva de desmanes

Protestas se han extendido incluso a Malmö. Las autoridades llaman a los padres a ayudar a reponer el orden. Jóvenes atacaron una comisaría y un restaurante.

Nuevamente los desmanes se tomaron distintos barrios de los suburbios de Estocolmo, en Suecia, en una ola creciente de malestar ciudadano que partió con la muerte de un hombre de 69 años, abatido a tiros por la policía tras aparentemente haberlos amenazado con un machete. Eso habría gatillado la rabia, especialmente entre los jóvenes, quienes dicen también haber sido víctimas de la brutalidad policial.

La madrugada de este jueves (23.05.2013) los enfurecidos manifestantes volvieron a incendiar autos y atacar diversos edificios. Dos estaciones policiales fueron blanco de pedradas, así como un restaurante del barrio de Husby fue incendiado. Un portavoz de Bomberos informó que sus funcionarios debieron responder a 90 emergencias, la mayoría relacionadas con las protestas.

En la cuarta noche consecutiva de incidentes, quince barrios habitados mayoritariamente por inmigrantes se vieron afectados por incendios y pedradas. En la noche decenas de jóvenes se reunieron en plazas para arremeter contra la policía. Un agente fue hospitalizado en estado grave tras recibir un golpe en la cabeza. Incluso en Malmö, la tercera ciudad más poblada del país, hubo protestas que dejaron dos coches incendiados.

Ver el video 01:23
Now live
01:23 minutos

Arden suburbios suecos

Llamados a la calma

“Poco a poco nos estamos volviendo más como los otros países”, dice el antropólogo social Aje Carlbom, entrevistado por la agencia AFP. El especialista aseguró que los habitantes de los barrios de inmigrantes son efectivamente segregados del resto de la población. Los manifestantes también se han quejado de que la policía los trata de “vagos, monos y negros”.

Las fuerzas de seguridad, mientras, intentan transmitir calma. “Cada persona herida es una tragedia y cada vehículo quemado es una desgracia, pero Estocolmo no está en llamas. Tengamos una visión global de la situación”, pedía Ulf Johansson, jefe policial de la capital. Sin embargo, a nivel internacional parece resentirse la imagen de tranquilidad y justicia que existía sobre Suecia.

El primer ministro Fredrik Reinfeldt dijo este jueves (23.05.2013) que no es justo pensar que la capital de Suecia está separada de sus suburbios. “Yo creo que la mayoría de la población es tranquila y hay un pequeño grupo de problemáticos”, dijo la autoridad en el Parlamento. El ministro llamó a los padres y a los adultos de las comunidades a ayudar a restablecer la calma.

DZC (AFP, dpa, El País)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema