Estados Unidos pide suspender las operaciones aéreas en Siria | El Mundo | DW | 22.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Estados Unidos pide suspender las operaciones aéreas en Siria

Rusia declina toda responsabilidad en el ataque contra el convoy de ayuda humanitaria del lunes, pide una investigación rigurosa del incidente y coincide en tratar de reinstaurar la tregua rota.

Rusia y Estados Unidos se enzarzaron en una serie de reproches a raíz del ataque contra un convoy humanitario del lunes en Siria, tras el que el secretario de Estado estadounidense pidió este miércoles (21.09.2016) suspender todas las operaciones aéreas en zonas clave en Siria para tratar de mantener la tregua pactada en el país.

"Creo que para restaurar la credibilidad en el proceso debemos intentar dejar inmediatamente en tierra todos los aviones que vuelan en las áreas" controladas por la oposición y que son estratégicas para el paso de la ayuda humanitaria en el norte de Siria, indicó el titular de Exteriores estadounidense. "Si eso ocurre, hay una posibilidad de que el proceso recupere la credibilidad", dijo Kerry ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Alto el fuego frustrado

El alto el fuego mediado por Estados Unidos y Rusia entró en vigor el 12 de septiembre, pero fue suspendido una semana después, luego de que el Ejército sirio y la oposición se acusaran mutuamente de violar la tregua. El mismo lunes, un convoy de ayuda fue atacado cerca de la ciudad de Alepo en un posible bombardeo aéreo que dejó 21 muertos y provocó que las Naciones Unidas suspendieran todas sus operaciones de ayuda en el país.

Kerry dijo que el "indignante ataque de dos horas" contra el convoy representó un "fuerte golpe" al cese de hostilidades acordado en Ginebra a principios de mes. "Generó muchas dudas sobre si Rusia y el régimen de (Bashar al) Assad pueden o cumplirán con las obligaciones que acordaron", señaló el jefe de la diplomacia estadounidense. "El futuro de Siria pende de un hilo e insto a este consejo a no darse por vencido, sino a apoyar las medidas delineadas por Estados Unidos y Rusia", añadió.

Dudas frente a la versión estadounidense

Rusia y el gobierno sirio declinan cualquier responsabilidad en el ataque. El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, lo consideró, de hecho, una "provocación inaceptable" y dijo que su país insistía en una "investigación muy rigurosa e imparcial". "Creo que debemos abstenernos de reacciones emocionales y de realizar comentarios públicos inmediatos, y debemos investigar primero de manera muy profesional", dijo Lavrov al Consejo de Seguridad, ante el que también defendió la necesidad de retomar el alto el fuego.

El embajador sirio ante la ONU, Bashar Yafari, acusó por su parte a EE.UU. de haberse basado "en el testimonio de un solo miembro de la oposición" que aseguró haber visto aviones sobre el convoy que fue atacado, cuando "los vecinos de la zona" no los vieron.

Entre tanto, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, señaló que la organización tiene previsto llevar adelante una "enérgica" investigación independiente sobre el ataque. "Estoy analizando opciones para investigar enérgicamente esta y otras atrocidades similares contra civiles", dijo Ban ante varios líderes mundiales en Nueva York. Este es un momento "decisivo" para resolver la crisis en Siria, aseguró Ban ante el Consejo de Seguridad y añadió que la ONU está preparándose para reanudar la ayuda humanitaria en Siria.

LGC (dpa / EFE)


DW recomienda

Publicidad