Estados Unidos debate sobre la desinformación y las ″fake news″ | El Mundo | DW | 02.06.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Estados Unidos debate sobre la desinformación y las "fake news"

Un video falso de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se viralizó en las redes. Expertos advierten que es una muestra de lo que se puede esperar durante la próxima campaña presidencial en EE. UU.

El video de Nancy Pelosi que fue editado para que pareciera como si estuviera borracha y que fue viralizado la semana pasada, ni siquiera fue un esfuerzo particularmente sofisticado de manipulación de los medios de comunicación.

"Este es un contenido que está disponible y es fácil de producir", dijo Graham Brookie, director del Laboratorio de Investigación Forense Digital del Consejo Atlántico, que se centra en la lucha contra la desinformación. 

Según los expertos, es relativamente sencillo comprobar la manipulación en este tipo de contenidos de baja tecnología. Sin embargo, lo cierto es que se desaparramó en las redes sociales y luego fue amplificado por Fox News. Incluso el presidente estadounidense Donald Trump lo tuiteó a sus 60 millones de seguidores, alegando –falsamente– que la presidenta de la Cámara de Representantes, Pelosi, tartamudeó a través de una conferencia de prensa.

Aunque YouTube retiró el video en respuesta a las protestas, Facebook y Twitter no lo hicieron.

Atractivas falsedades

El hecho de un contenido atraiga a millones de usuarios que lo ven y lo comparten, incluso a pesar de que resulte relativamente fácil identificar que es falso, puede parecer contradictorio. Pero no lo es, asegura Brookie: "Hay una gran cantidad de evidencia que muestra que las falsedades absolutas siempre consiguen más participación y tracción de la audiencia que cualquier otra cosa que las desacredite. Y eso es cierto en este caso y en los casos venideros".

La tendencia a ser atraído por falsedades absolutas junto a otros factores contribuyen a la desinformación. Los expertos definen esto como la distribución de información falsa sin intención, que no es lo mismo que la distribución de información falsa con intención.

"Me entristeció ver el video adulterado de Pelosi, pero creo que es un momento de enseñanza para los votantes estadounidenses", planteó Renee Hobbs, fundadora y directora del Laboratorio de Educación de Medios de la Universidad de Rhode Island. Está convencida de que el electorado estadounidense debería prepararse para contenidos cada vez más manipulado a medida que se va calentando la campaña electoral de 2020.

"Ya no necesitamos a ningún ruso, podemos hacerlo nosotros mismos", agregó en broma, refiriéndose a los supuestos esfuerzos del Kremlin durante las elecciones presidenciales de 2016 a través de una campaña de desinformación y propaganda basada en Internet. 

¿Cuál es el límite?

Si bien el Gobierno de los Estados Unidos ha intensificado los esfuerzos para contrarrestar la desinformación de Rusia y otros actores extranjeros, sigue sin resolverse la cuestión más amplia y más difícil es cómo tratar la viralización de contenidos maliciosamente manipulados por parte de actores nacionales .

"¿Cuál es el límite para hablar en línea?", preguntó retóricamente Brookie. Hasta que se desarrolle una distinción acordada y legalmente exigible entre un discurso aceptable y la desinformación inaceptable, "la táctica del video de Nancy Pelosi continuará desarrollándose", predijo Brookie.

 Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Publicidad