Estado Islámico ejecuta a al menos 30 civiles en Afganistán | El Mundo | DW | 26.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Estado Islámico ejecuta a al menos 30 civiles en Afganistán

El gobierno cree que los asesinatos fueron un acto de venganza tras la muerte de un destacado comandante del grupo yihadista a manos del ejército afgano.

Afghanistan Ghor Provinz Kriegsgebiet (DW)

Área de Dolaina, en la provincia afgana de Ghor.

Yihadistas del grupo terrorista Estado Islámico (EI) ejecutaron a al menos 30 civiles, entre ellos mujeres y niños, en la provincia afgana de Ghor, supuestamente en represalia por la muerte de uno de sus comandantes, identificado como Farooq, y otros dos insurgentes por las tropas afganas. De acuerdo con el gobernador, la muerte de los insurgentes se produjo durante una operación en la que las tropas afganas trataban de recuperar miles de ovejas que habían sido robadas por los miembros del EI a los aldeanos, cuando se produjo el enfrentamiento.

El gobernador de la provincia, Ghulam Nasir Khazea, señaló que los asesinatos de los civiles, entre ellos, granjeros y menores, tuvieron lugar en la madrugada del miércoles (26.10.2016) al norte de la ciudad de Ferozkoh, la capital de la provincia de Ghor.

"Nuestras fuentes de inteligencia y muchas personas en la zona donde tuvo lugar la masacre nos han confirmado que alrededor de 30 civiles han sido asesinados por el Estado Islámico, todos han muerto por disparos", dijo el portavoz del gobernador de la provincia de Ghor, Abdul Hai Khtibi. "Sus cuerpos fueron encontrados esta mañana por gente de la zona”, confirmó Nasir Khazea.

Según el gobernador, los civiles habían sido capturados mientras recogían leña y trasladados luego a valles cercanos controlados tanto por el EI como por los talibanes. 

El portavoz no descartó que la cifra de muertos pueda ser más elevada. Estado Islámico aún no ha reclamado la autoría de la matanza.

A pesar de que los talibanes tienen más fuerza en el país que Estado Islámico, el grupo terrorista controla muchos territorios en Siria e Irak, está ganando adeptos en Afganistán y planta cara al dominio talibán en el país. El pasado mes de marzo, el presidente afgano, Ashraf Ghani, anunció que los islamistas habían sido derrotados en una ofensiva que duró varios meses. Ahora, medio año después, los yihadistas siguen atentando en el país.

Esta última masacre en Ghor representa un paso más en la ofensiva del EI, ya que hasta ahora siempre había atacado en la provincia oriental de Nangahar, donde sus brutales acciones –incluidas decapitaciones- aterran a la población local.

Actualmente, el gobierno afgano se encuentra en medio de una operación respaldada por ataques aéreos de la OTAN en Nangarhar.

JC (EFP, EFE)



 

 

DW recomienda

Publicidad