Enfrentamiento entre Italia y la UE | Economía | DW | 24.10.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Opinión

Enfrentamiento entre Italia y la UE

El Gobierno populista de Roma debe presentar un nuevo presupuesto a la Comisión Europea. Se espera un fuerte conflicto. La UE hace valer su poder y eso tendrá consecuencias enormes, plantea Bernd Riegert.

El Gobierno populista de Italia presentó ante la Comisión Europea un proyecto de presupuesto insostenible. Ahora comienza una batalla en torno a política fiscal. La disputa sobre el curso correcto de la política presupuestaria se convierte en una amarga lucha de poder entre Bruselas y Roma.

Es sorprendente que la Comisión Europea haya optado por la vía difícil y, por primera vez en la historia de la unión monetaria, haya rechazado por completo un proyecto de presupuesto. Según el comisario europeo Valdis Dombrowskis, no tenía otra opción, ya que el movimiento populista "5 Estrellas” y la Liga, de derecha radical, se jactaban de que su presupuesto infringía las normas de la UE. Existe un alto riesgo de que el gobierno de Roma, mirando solo el efecto político interno, se bloquee por completo. No pasará mucho tiempo antes de que Italia insulte a los "burócratas de Bruselas”, afirmando que en realidad son los culpables de todo.

El ministro de Finanzas italiano tiene tres semanas para elaborar un presupuesto sin que el endeudamiento sobrepase los límites. Si no lo logra, y eso es lo que cabe esperar, la Comisión tendría que imponer duras condiciones y en última instancia poner en marcha un procedimiento contra Italia. 

El drama está programado

Sin embargo, esto solo sería más agua para los molinos de los populistas de Roma que, sin tomar en cuenta la realidad, acusan a la UE de ser la culpable del empobrecimiento de Italia. Los problemas fiscales del Estado italiano, la excesiva deuda y la fragilidad de las estructuras, no son abordados. Ahora es un asunto de poder.

La Comisión Europea le muestra al Gobierno de Roma que no siempre vale la consigna de "Italia primero", como se prometió en la campaña electoral, sino que la crisis presupuestaria y de deuda tiene dimensiones europeas. Los italianos, y no sólo los populistas de derecha, se quejan de que la UE aplica un doble rasero. Después de todo, durante muchos años Alemania, Francia y otros países tuvieron altos niveles de déficit. Eso es cierto, pero todos estos países se libraron del procedimiento de déficit, porque cumplen con las condiciones y tienen un sistema financiero más estable que Italia, cuyo sector bancario está muy maltrecho.

Riegert Bernd, corresponsal DW.

Riegert Bernd, corresponsal DW.

Sin embargo, hay motivos para sospechar que los encargados de finanzas de la UE podrían haber tratado con más delicadeza a un gobierno cristianodemócrata o socialdemócrata en Roma. Pero la Comisión quiere mostar a los populistas y a los radicales de derecha en Roma quién tiene el poder. Por otro lado, el Gobierno italiano puede vengarse de la UE en muchos otros ámbitos políticos. Por ejemplo, puede bloquear decisiones o paralizar debates, ya sea sobre migración, sanciones contra Rusia, el "brexit", o el presupuesto de la UE después de 2021.

Que no cunda el pánico

Con este gobierno kamikaze en lo financiero, está fuera de discusión una reforma en la eurozona, una unión bancaria y una garantía conjunta para los depósitos de ahorro. Ahora existe un estancamiento. Se aproximan las elecciones europeas, en mayo 2019, y la UE no da una buena imagen con una Italia testaruda. Es muy importante la reacción de los inversionistas del mercado financiero internacional: ¿castigaran a Italia y dejarán de comprar sus bonos estatales? El jefe del Fondo de Rescate Europeo, Klaus Regling, advierte contra el alarmismo. A su juicio, las finanzas de Italia son más solidas de lo que parecen. El economista alemán aún no ve un peligro de contagio en los otros países de la eurozona. Luego de esta tormenta, la Comisión de la UE debería hacer lo que mejor sabe hacer: negociar y acordar compromisos. Sin embargo, es incierto que logre controlar a los populistas de Italia.

(bt/er)

DW recomienda