Elecciones en Chile: Piñera pierde posiciones | América Latina | DW | 29.10.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Elecciones en Chile: Piñera pierde posiciones

Los comicios municipales del domingo estuvieron marcados por un abstencionismo cercano al 60 por ciento. Candidata ciudadana rompe el bipartidismo del panorama político chileno.

El gobierno de derecha de Sebastián Piñera perdió bastiones claves en las elecciones municipales, donde asesores de la ex mandataria socialista Michelle Bachelet lograron triunfos inesperados.

Las elecciones, con una abstención cercana al 60 por ciento, estuvieron marcadas por la victoria de la oposición en las emblemáticas comunas capitalinas de Santiago y Providencia, bastiones del oficialismo.

El triunfo en Providencia de Josefa Errázuriz, una líder surgida desde los movimientos sociales y ciudadanos, fue de hecho el símbolo de los comicios por romper el bipartidismo que domina a Chile desde el retorno a la democracia en 1990.

"Gracias a todos por su apoyo", dijo Errázuriz al confirmar su victoria. "Ha triunfado la democracia y la ciudadanía", agregó la dirigenta, que impuso su candidatura a los bloques dominantes del bipartidismo chileno, la oficialista Alianza y la opositora Concertación por la Democracia.

"Ha triunfado el odio", replicó al conocer los resultados el derrotado alcalde Cristián Labbé, un ex-guardaespaldas del dictador Augusto Pinochet (1973-1990).

El oficialismo, que enfrentará comicios legislativos y presidenciales en 2013, obtuvo finalmente 1,1 millones de votos sobre un total de 13 millones de electores potenciales. La cifra representó un 38 por ciento de los votos emitidos en la elección de alcaldes.

La oposición de centro izquierda, que agrupó de demócrata cristianos a comunistas, sumó un 44 por ciento de los sufragios emitidos, yendo en dos listas.

La victoria en Santiago de Carolina Tohá, ex vocera de Bachelet, fue uno de los resultados más inesperados de la jornada, donde el gobierno perdió también comunas como Recoleta e Independencia.

El Partido Progresista de Marco Enríquez-Ominami, que competía por fuera de los dos bloques dominantes de la política chilena, obtuvo un dos por ciento de los votos emitidos.

Las demás agrupaciones sumaron menos de un cinco por ciento de apoyo, en una jornada marcada por la abstención, la mayor de la historia. Estos fueron además los primeros comicios en los que el sufragio fue voluntario desde 1990.

Fuente: DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda