El ranking económico de la UE | Europa | DW | 20.05.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

El ranking económico de la UE

Faltando poco para las elecciones europeas, el crecimiento económico del bloque comunitario se acelera y su mercado laboral se revitaliza. ¿Qué rol jugarán estos desarrollos en las urnas? Un análisis de Andreas Becker.

En términos económicos, los habitantes de la Unión Europea (UE) tienen razones para estar preocupados en este momento: el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, la amenaza constante del gigante norteamericano de imponer aranceles extraordinarios, el "brexit” con todas sus implicaciones y, por si fuera poco, las secuelas de la crisis financiera de 2008, que continúa extendiendo su sombra sobre la Unión Económica y Monetaria (UEM) del bloque comunitario.

En el segundo semestre de 2018, el poder económico de los europeos creció muy poco. Alemania, la más grande economía del Viejo Continente, se salvó milagrosamente de caer en recesión. Faltando pocos días para las elecciones comunitarias, la Oficina Europea de Estadísticas (Eurostat) anunció que ya no había motivo de alarma: en los primeros tres meses de 2019, la economía volvió a tomar impulso: la de Alemania creció en un 0,4 por ciento y la de la UE, en un 0,5 por ciento.

Brüssel Gebäude der Europäischen Kommission (Reuters/Y. Herman)

La sede de la Comisión Europea, en Bruselas.

Menos crecimiento en 2019

Ni el Ministerio de Economía de Alemania ni la Comisión Europea se han atrevido a soltar suspiros de alivio. Berlín advirtió que no había motivos para dejar de estar alertas y un informe publicado por Bruselas este mes pronostica un crecimiento mucho más lento para el año en curso. Esos augurios son un reflejo de las previsiones globales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos. Si a la economía mundial no le va bien, a la europea no le puede ir mejor: la UE y la eurozona (UEM) son "altamente dependientes de la demanda externa”, explica la Comisión Europea en su estudio.

El panorama se oscurece aún más al considerar otros problemas locales como el debilitamiento de la industria automotriz, tensiones sociales, inestabilidad política e incertidumbres, como la propiciada por la salida de Gran Bretaña del Club de los 28. Es esa constelación de factores la que limita las probabilidades de crecimiento en Europa: 0,5 por ciento en Alemania, con sus abatidos fabricantes de coches; 0,1 por ciento en Italia, con su Gobierno de populistas de izquierda y derecha.

Polen Viktor Orbán und Mateusz Morawiecki (picture-alliance/NurPhoto/M. Wlodarczyk)

Víktor Orbán (izq.) y Mateusz Morawiecki, los mandatarios de Hungría y Polonia, respectivamente.

Polonia y Hungría, gracias a la UE

En comparación con Alemania e Italia, y a pesar de las protestas sostenidas de los "chalecos amarillos”, a Francia le irá bien este año; se estima que su economía crecerá en un 1,3 por ciento. Pero los países que mejor suerte correrán en 2019 serán Polonia (4,2 por ciento) y Hungría (3,7 por ciento), ambos regidos por Gobiernos acusados por la Comisión Europea de erosionar las bases del Estado de derecho en sus territorios. Con esas cifras, tanto el partido del primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, como el del húngaro, Víktor Orbán, pueden lanzar una campaña exitosa de cara a los comicios europeos.

Queda en manos de la Comisión Europea y de la prensa continental dejar claro que el crecimiento de estas dos naciones no se debe únicamente a su saludable demanda comercial interna o a la estabilidad de su mercado laboral, sino también a los miles de millones de euros en subvenciones que Polonia, Hungría y otros Estados europeos orientales reciben constantemente de Bruselas.

Los niveles de desempleo se mantienen muy bajos en Polonia, Hungría, Alemania y los Países Bajos. En este sentido, la situación sigue siendo problemática en el sur de Europa, sobre todo en Grecia, Italia y España. A lo largo de este año, la Comisión Europea anticipa una tasa de desempleo del 7,7 por ciento en la UEM y una del 6,5 por ciento en la UE, incluida Gran Bretaña. Se esperan lentas mejorías para 2020: si se llega a un 7,3 por ciento de desempleo, se habrá retornado al nivel vigente antes de la crisis financiera de 2008, esgrime la Comisión Europea.

Todos los acontecimientos en desarrollo incidirán sobre las elecciones europeas, pero también estas pueden atizar aún más la incertidumbre económica. Si los Gobiernos aplican políticas no sostenibles después de los comicios, y si aumenta la inseguridad política, existe el riesgo de que inversionistas privados alcen vuelo con su dinero hacia otros lugares, dice el reporte de la Comisión Europea. 

(erc/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

DW recomienda