El plan de Trump para el Golán, tonto y peligroso | El Mundo | DW | 22.03.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

El plan de Trump para el Golán, tonto y peligroso

El Golán sirio fue ocupado por Israel e incorporado a su territorio, pero sin el reconocimiento de la comunidad internacional. Estados Unidos quiere cambiar eso. Rainer Sollich considera un error la propuesta de Trump.

Es grande la tentación de ver el asunto desde una perspectiva positiva y decir: "por fin, un presidente estadounidense que abandona la senda habitual de la diplomacia del Cercano Oriente. Un presidente que toma nuevos caminos con determinación en lugar de insistir en la vigencia de una resolución de la ONU que carece de efecto, que no ha propiciado soluciones políticas demostrables desde hace décadas. Y es que Donald Trump tiene razón en al menos una cosa: la hegemonía israelí sobre el Golán es un hecho. Y esa hegemonía no va a cambiar a corto plazo; probablemente no cambie nunca. Entonces, ¿por qué no reconocer esa realidad? ¿No se supone que al principio de un esfuerzo político por llegar a una solución debe imponerse un análisis sin contemplaciones de la realidad?

Sollich Rainer Kommentarbild App

Rainer Sollich, comentarista de DW.

Ruptura con el Derecho Internacional

El caso en cuestión no es tan sencillo. No se puede descartar que el estilo de mando brutal de Trump conduzca a éxitos previamente tenidos por improbables de cara a Corea del Norte y China. Pero su intención de reconocer la incorporación del Golán sirio al territorio israelí, aun cuando nadie duda que ese segmento del Golán pertenezca a Siria, es una propuesta sin precedentes. Con miras a hacerle un regalo a su aliado Benjamin Netahyahu, jefe de Gobierno de Israel, justo a tiempo para la campaña electoral en el país mediterráneo, Trump echa leña intencionalmente a los diversos fuegos encendidos en el Cercano Oriente y pone en entredicho el Derecho Internacional vigente: quien reconozca los Altos del Golán anexionados en 1981 como territorio israelí no podrá condenar creíblemente a Rusia por incorporar la península ucraniana de Crimea al suyo. Así, la ruptura con el Derecho Internacional se convertirá en la norma vigente con el visto bueno de la potencia norteamericana.

Peligrosas son también las secuelas en la región: como ocurrió con la decisión de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, contra la voluntad de los palestinos y de la mayoría de los Estados miembros de la ONU, Trump vuelve a tomar partido para beneficiar a Netanyahu y disgustar a la contraparte árabe. Con eso no solamente pone en su contra a adversarios políticos habituales como el régimen sirio, Irán y el Hezbolá. Trump hace que sus contendores se fortalezcan alimentando su exitosa propaganda antiestadounidense y antiisraelí. "Trump traiciona y vende los intereses legítimos de los árabes y los musulmanes”; es así como la mayoría de la gente en la región verá el asunto.

Suicidio político

Sin necesidad de hacerlo, Trump debilita también a sus aliados árabes y musulmanes en la región. Los Estados del Golfo ya lamentaron los comentarios de Trump y subrayaron que el Golán seguiría siendo sirio. Lo mismo dijo el otro importante socio de Washington, Egipto. Incluso los segmentos de la oposición siria que cooperan con Estados Unidos se abstendrán de renunciar a una parte del territorio nacional. Eso implicaría un suicidio político.

Cabe decir que la hegemonía sobre los Altos del Golán les resulta tan indiferente a los gobernantes de Egipto y Arabia Saudita como la suerte corrida por los palestinos en Gaza. En El Cairo y Riad tienen otras prioridades; ante todo, lograr reducir la influencia de Irán en la región. Pero crear un "nuevo” Cercano Oriente junto a los estadounidenses y los israelíes no es una idea que los potentados árabes les puedan vender a sus compatriotas; ahora menos que antes. La movida de Trump de cara al Golán los obliga a congraciarse con la retórica antiestadounidense de las calles árabes. También esta es una realidad que nunca debe ser desestimada en la región. La propuesta de Trump para el Golán es peligrosa, pero es también tonta y contraproducente, considerando sus propios intereses y planes para la región como trasfondo. 

(erc/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

 

 

DW recomienda