El Páramo de Berlín: el desafío para los venezolanos migrantes en Colombia | América Latina | DW | 10.09.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

El Páramo de Berlín: el desafío para los venezolanos migrantes en Colombia

Atravesar a pie una de las montañas más altas y frías de Colombia es uno de los retos de los migrantes que no pueden pagar un pasaje de bus a Bogotá.Una aventura que muchos inician solo abrigados con bolsas de plástico.

Al principio del éxodo a Colombia, y otros países de América del sur, los venezolanos llegaban en avión. Después de que en 2017 las últimas aerolíneas tuvieron que cancelar las conexiones a Caracas, cientos de miles cruzan el país y el subcontinente en bus. Pero son cada vez más los venezolanos que no tienen ni para un tiquete y les toca emprender el camino a pie. Desde toda Venezuela llegan a Cúcuta, o cruzan de manera ilegal la frontera hacia Colombia por innumerables "trochas” a lo largo de 2.200 kilómetros de frontera.  

La ACNUR cifra el éxodo venezolano en 2,3 millones de personas desde 2015. Migración Colombia, un ente adjunto a Relaciones Exteriores, es el encargado de la coordinación y supervisión de los venezolanos, quienes, en la realidad, necesitan hacer sellar su pasaporte válido para poder entrar a Colombia. Requisitos que pocos pueden cumplir, por lo que las autoridades se conforman con registrar su entrada, o su salida.

Muchos emprenden una marcha de 554 kilómetros de Cúcuta a la capital de Colombia, pero antes tienen que enfrentar el ascenso a la Cordillera Oriental de los Andes colombianos.

Una de las etapas más duras está entre Cúcuta y Bucaramanga. Allí está el Páramo de Berlín, un gélido territorio, parte de un sistema de parques naturales. Con entre 2.800 y 4.290 metros sobre el nivel del mar, se convierte en una trampa para muchos caminantes que no están acostumbrados ni a estas alturas ni a temperaturas nocturnas de cero grados. La mayoría no lleva abrigo ni botas. Muchos van envueltos en colchas o bolsas de plástico para la basura y calzando solo sandalias.

Una semana de camino por falta de todo

A estos inmigrantes desesperados, que a menudo llevan días sin comer ni dormir, les espera una caminata hasta Bucaramanga, un recorrido que puede tomarles más de una semana y que en autobús tarda unas cinco horas y cuesta 45.000 pesos (unos 13 dólares).

Son 195 kilómetros que deciden entre seguir o devolverse, o entre la vida o la muerte. "Desde hace más de tres meses esta ruta se convirtió en la vía para huir del hambre y la desesperación”, cuenta a DW Patricia de Puyana, de la Fundación Entre dos Tierras, una ONG humanitaria con sede en Bucaramanga que asiste con voluntarios a los migrantes en el camino y busca aún los medios para construir un albergue de paso en Bucaramanga. Con nuestra ayuda "lo primero que buscamos es regresarles la dignidad”, dice la señora de Puyana y agrega que "ellos huyen del hambre y la angustia” por sus familias y ellos mismos.

"La desolación con la que abandonan Venezuela es tal que los migrantes no solo necesitan comida sino también asistencia moral”, concluye Patricia de Puyana, la cara colombiana de Entre dos Tierras, una organización que la venezolana Alba de Pereira creó para asistir a sus compatriotas que tardaron en huir de su país, por cualquiera que fueran las razones.

"Hay que dignificar esta migración”

"No debe importar si se trata de quienes votaron o no por Chávez o Maduro”, agrega Patricia de Puyana, en alusión a críticas sobre la masiva inmigración, la presunta orientación política de los refugiados y la saturación de los servicios sociales en ciudades y pueblos fronterizos. "Colombia y los colombianos tienen que enfrentar esta crisis humanitaria porque quienes la están sufriendo son seres humanos”, independientemente de su nacionalidad o su orientación política.

Los conductores de buses y camiones de carga que recorren esta vía colombiana que ahora caminan los venezolanos se ven en un dilema: si ayudan a inmigrantes ilegales dándoles un "aventón”, pueden ser penalizados como traficantes de personas. Por eso muchos prefieren seguir su camino con aparente indiferencia.

Anny Uribe, representante de la comunidad venezolana en Tunja, (una ciudad más adelante en el camino, a 405 kilómetros de Cúcuta, a la que llegan los venezolanos tras haber superado el Páramo de Berlín, y haber dejado Bucaramanga atrás), habla de, por lo menos, 17 muertes, entre adultos y niños, en el Páramo de Berlín en los últimos días, todas causadas por hipotermia, combinada con el cansancio y el mal estado de salud de muchos venezolanos caminantes.

La crisis humanitaria que el gobierno de Maduro exporta

Anny Uribe pide "planes estatales para atender esta emergencia humanitaria que se está trasladando de Venezuela a Colombia y los demás países de América del Sur”.

Según cifras de gestión de Riesgo Nacional de Colombia; la migración de venezolanos aumentó en 2 años en un 900% y la situación en Venezuela se recrudece cada día. Según el Parlamento, de mayoría opositora, cerca de 4 millones de venezolanos ha huido en los últimos años para escapar a la severa crisis económica y política que atraviesa el país, y que se refleja en escasez e hiperinflación.

Pero según el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, la emigración de venezolanos es una "terrible moda”, en la que su propio hermano había caído emigrando a Colombia y un sobrino a Perú. Cabello aseguró también que "los mejores cerebros se han quedado en Venezuela”.

José Ospina-Valencia (er)

DW recomienda