El nuevo drama migratorio en la frontera entre Turquía y la Unión Europea | El Mundo | DW | 02.03.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

El nuevo drama migratorio en la frontera entre Turquía y la Unión Europea

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan abrió la puertas de la Unión Europea para una nueva ola de migrantes. La UE intenta con todos su medios detener el ingreso de los refugiados a Europa.

Muchos políticos en la Unión Europea (UE) tienen pánico de que se repita un éxodo masivo hacia Europa, como en 2015. Temen nuevas tensiones entre la población, el extremismo político y una división aún mayor entre los estados que están dispuestos a aceptar refugiados, y los que se niegan a hacerlo. El gobierno alemán está particularmente aterrado, ya que fue la misma canciller Angela Merkel quien prometió que no se volvería a repetir lo ocurrido en 2015.

Merkel guarda silencio en esta nueva situación. Otros políticos del partido democristiano (CDU) están tomando la palabra, como Friedrich Merz, quien pretende suceder a Merkel. Merz quiere enviar a la frontera turco-griega el mensaje de que Alemania no podía acoger más gente. Por su parte, Thorsten Frei (CDU) exigió que todos los inmigrantes que lleguen a la frontera alemana sean devueltos. Incluso, el experto en política exterior de izquierda Sevim Dagdelen no quiere que Alemania vuelva a acoger refugiados. En tanto, el partido de Los Verdes cree que Alemania tiene nuevamente un deber, aunque dentro del marco de la UE.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan: usando sus manos en un discurso.

Recep Tayyip Erdogan: las puertas de la UE están abiertas.

No hay procedimientos de asilo por el momento

Hasta ahora, la Unión Europea ha tratado de defenderse. Grecia ha reforzado sus tropas en la frontera con Turquía. Las unidades griegas usaron carros lanza-agua y gas lacrimógeno en contra de los migrantes que cruzaban la frontera. Grecia sigue considerando que la situación es sumamente crítica y ha solicitado asistencia a la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas, Frontex. Aún no está claro qué hará Frontex exactamente. "Estamos buscando la mejor manera de apoyar a Grecia en el menor tiempo posible", escribió la agencia en Twitter. Como medida de precaución, Frontex ha calificado como "alto" el nivel de alerta para todas las fronteras de la UE con Turquía.

Grecia también ha suspendido los procedimientos de asilo para los migrantes ilegales que llegaron hace un mes. Las opiniones están divididas en cuanto a si esto está permitido. De hecho, todo migrante tiene derecho a que su solicitud sea examinada. Las organizaciones de ayuda para los refugiados consideran que este principio ha sido violado. Manfred Weber, líder del grupo conservador del Partido Popular Europeo en el Parlamento Europeo, justificó la acción de Grecia:

"No se trata de personas que solicitan individualmente asilo en Grecia, sino más bien de autobuses pagados por Erdogan, que son conducidos a la frontera, que a menudo provienen de campos de refugiados existentes, con personas que ya se han establecido. Y también hay que señalar que Turquía es un país extracomunitario seguro. Se trata de personas que son instrumentalizadas con intereses políticos".

Migrantes caminan en dirección hacia la frontera con Grecia.

Migrantes en el camino a la frontera turco-griega

Los países Balcanes se preparan

Según las cifras de las Naciones Unidas (ONU), unos 13 mil migrantes se encuentran en la frontera turco-griega, mientras esperan por una una oportunidad para cruzar. Aparte de Grecia, Bulgaria es el otro estado de la UE que limita con Turquía. Ahí la situación es mucho más tranquila. Sin embargo, Bulgaria ya tomó precauciones y ha desplegado tropas fronterizas adicionales para disuadir a los migrantes en caso de emergencia. El primer ministro búlgaro, Boiko Borísov, pretende hablar con Erdogan para asegurarse de que la frontera búlgara no se vea afectada.

No obstante, según las últimas palabras de Erdogan, es probable que la situación empeore. Erdogan ya avisó que la frontera permanecerá abierta. "Millones" de personas se dirigirían pronto hacia Europa. Dependía de la UE soportar su "parte de la carga".  En Turquía viven unos 3,5 millones de refugiados sirios. Los políticos europeos admiten que Turquía está sometida a una gran carga y están dispuestos a proporcionar más ayuda, pero no bajo presión.

Mientras tanto, los Estados situados a lo largo de la llamada ruta de los Balcanes, en la que cientos de miles de migrantes emigraron a Europa noroccidental durante la temporada de migración de 2015/16, se consideran bien preparados. El ministro del Interior austriaco Karl Nehammer, en conjunto con su colega húngaro Sandor Pinter, dijo: "Hemos aprendido las lecciones de 2015. Nuestra meta es y será la misma: detener esto y no permitir el ingreso". Por su parte, el primer ministro croata Andrej Plenković declaró que su gobierno "hará todo lo posible para ayudar a Grecia y Bulgaria a proteger la frontera exterior de la UE". 

El acuerdo EU-Turquía, aparentemente suspendido

El mandatario turco, al haber abierto la frontera con la Unión Europea, parece haber terminado con el acuerdo UE-Turquía. En el pacto para los refugiados de 2016, Turquía había prometido tomar medidas contra la migración ilegal. El acuerdo también estipula que la UE puede devolver a todos los refugiados y migrantes que llegan ilegalmente a las islas griegas a través de Turquía. A cambio, la UE aceptaba regularmente sirios que provengan de Turquía. Sin embargo, Steffen Seiber, portavoz del gobierno alemán, considera que el acuerdo UE-Turquía es bueno para ambas partes y será respetado.

Ankara recibe apoyo financiero para el cuidado de los refugiados en el país. La UE dejó claro que esperaba que Turquía cumpliera el acuerdo. Manfred Weber prometió más ayuda para Turquía. Sin embargo, declaró que el presidente turco debe saber que "Europa no se dejará chantajear". La situación en la frontera turco-griega empeoró en los últimos días debido a que Turquía, en respuesta a los combates por la provincia de Idlib en el noroeste de Siria, abriera sus fronteras con Europa. 

(ju/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda