“El futuro empieza el próximo año” | Ciencia y Ecología | DW | 08.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

“El futuro empieza el próximo año”

El diseñador en jefe de BMW, Adrian van Hooydonk, conversó en el Salón del Autómovil de Ginebra con DW acerca de automóviles eléctricos, el proceso de creación y su BMW favorito.

default

BMW i3 en el Salón del Automóvil de Ginebra

En el Salón del Automóvil de Ginebra, los coches eléctricos vuelven a ser tema. BMW muestra su primer producto eléctrico, Active E. A primera vista no se distingue de un modelo convencional. ¿No habría sido mejor subrayar su singularidad mediante un diseño especial?

Adrian van Hooydonk: Efectivamente, lo vamos a hacer. El próximo año sacaremos al mercado un automóvil eléctrico, el I-3, nuevo de arriba abajo en diseño y construcción. El que usted menciona es una conversión, una transformación de un auto tradicional en uno con motor eléctrico. Básicamente, con esto ensayamos nuestro nuevo motor. Tanto éste como el encendido y la batería entrarán en el I-3.

BMW 3.0 CSi (1971–1975) ACHTUNG GERINGE AUFLÖSUNG

BMW 3.0 CSi (1971–1975)

Los precios del combustible han escalado a niveles récord. El ramo automovilístico ha intentado hasta ahora reducir el consumo a través de optimizar el diseño. ¿Dónde están, en su opinión, los límites de lo factible en este sentido? ¿Un mejor diseño puede reducir aún más el consumo?

Conociendo a los técnicos de BMW me atrevo a decir que no han llegado a sus límites. En los últimos años siempre hemos vuelto a lograr hacer más potentes nuestros motores con menor consumo. En la técnica convencional aún es posible hacer más cosas; en la híbrida y en el electro movilidad estamos entrando en dimensiones nuevas. A través de la aerodinámica podemos aportar mucho.

BMW Pressekonferenz

Conferencia de prensa de BMW en Ginebra

Concretamente, ¿dónde ve usted posibilidad de optimizar el consumo a través del diseño?

En el BMW I-8 lo vemos claramente. También es un Conceptcar que hemos traído a la exposición y cuyo modelo entrará el próximo año a la fabricación en serie. Se trata de un híbrido enchufable que cuenta con dos motores eléctricos y con uno a combustión. En este auto se nota que hemos avanzado mucho en aerodinámica.

Una crítica generalizada es que el ramo automotriz incluyendo a BMW carece ahora de ideas nuevas. Se desarrolla los modelos existentes, pero cambios de verdad no hay. ¿Qué tiene usted que comentar a esta crítica?

Creo que en BMW estamos dando pasos valientes, sobre todo en cuanto a nueva movilidad, es decir en eléctricos e híbridos. Para ello hemos creado una marca propia, BMWI. Para compensar el peso de la batería, construimos la carrocería con plásticos reforzados con fibra de carbono. Son cambios bastante radicales. Estas innovaciones técnicas son la base de un diseño completamente nuevo. Uno se puede hacer una primera idea fijándose en el I-3 y en el E8. Son futurísticos, no hay otros coches que se les parezcan. El próximo año salen en serie y en nuestros prototipos se puede admirar ya su diseño. En ellos empieza el futuro.

¿Cómo desarrollan el nuevo modelo? ¿Se sientan todos juntos y se beben un café mientras dibujan?

Sí, muchas tazas de café y bastantes bocetos son parte del proceso. Al comienzo de cada proyecto a un briefing con el equipo de diseño. Se trata de información, no de indicaciones de cómo tiene que verse el nuevo coche. Por lo menos, no al comienzo. Se trata de que empiecen por pensar en la historia de BMW, en la actualidad, en el futuro. Mi intención es que cada uno de los diseñadores aporte lo suyo. Mi función es sacar del montón de bocetos los más prometedores. Luego hacemos modelos, por cada diseño exterior, unos cinco modelos en tamaño original. Entre ellos, volvemos a escoger. En el paso siguiente, cada diseñador está llamado a idear el interior y el exterior; durante un año recogemos propuestas. Después hacemos el prototipo. Dos años más tarde, el automóvil entra a la fabricación en serie.

Al diseñar un nuevo BMW, ¿cuáles son las características que no deben faltar? ¿Qué es lo que caracteriza a un BMW?

Un BMW tiene que ser siempre la combinación perfecta de dinamismo y elegancia. Eso ha sido siempre parte de nuestra marca. Y BMW tiene claro algunos detalles que son parte de su carácter: la parrilla delantera, los faros, la forma de las ventanillas. Pero, si se fija bien, también variamos nuestros iconos. Se reconoce, eso sí, que pertenecen a la familia; como en la vida real, cada miembro tiene un carácter propio pero se reconoce que es parte del clan. Esa es nuestra filosofía de diseño.

Adrian van Hooydonk

Adrian van Hooydonk, director de diseño del grupo BMW

¿Cuán agresivo puede o debe ser un BMW?

Un BMW es un automóvil que puede ser conducido a alta velocidad. Por eso nuestra intención es mostrar el movimiento, la dinámica y el espíritu deportivo. Sólo así un diseño es auténtico. En el diseño exterior no hablamos de agresividad, hablamos de un enfoque concentrado. Si uno ve el automóvil por delante su efecto es deportivo; como un atleta cuando va a comenzar la carrera, no sonríe, espera la señal y luego parte. Creo que eso es lo que emana BMW y lo que siente al conducirlo.

¿Cuál es su modelo favorito de BMW?

Como diseñador uno siempre se enfoca hacia adelante. Por lo general se cree que el último es el más bonito. En Ginebra hoy presentamos el Grand Coupé 6. Estoy muy contento, pues tiene todo lo que hemos hablado. Es deportivo, elegante, concentrado. Además que es muy práctico. Yo, por ejemplo, soy muy grande y quepo muy bien en el asiento trasero. Además, si se pliega el asiento, tiene mucho espacio de carga. Es un modelo que deja pocos deseos incumplidos. Me gusta mucho. Mirando hacia atrás, me encanta el BMW 3.0 CSL, es un clásico en el cual se percibe toda nuestra genética.

Autor: Roman Goncharenko/mb
Editor: Enrique López

DW recomienda