El estrepitoso fracaso de los “expertos” | Los campeones mundiales | DW | 13.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

El estrepitoso fracaso de los “expertos”

Antes que comenzara el Mundial, analistas, estadísticos y toda clase de especialistas intentaron predecir quién ganaría la Copa. No estuvieron ni cerca.

Unos decían que Brasil. Otros que Uruguay. Los hubo que apostaban sus fichas a España. Como siempre sucede en el arte de adivinar, especialmente en el arte de intentarlo en un campeonato mundial de fútbol, los “expertos” que se atrevieron a adelantar quién ganaría la preciada copa demostraron no saber tanto o, en el mejor de los casos, haber sido superados por la realidad futbolística del planeta.

Los grandes equipos de antes ya no son tan grandes y los pequeños no son tan pequeños. Hay varias razones: casi todos los jugadores del Mundial juegan en equipos competitivos, las ligas son cada vez mejores y muchos se enfrentan semanalmente en los torneos europeos. Quizás obviando esos antecedentes, o poniéndolos sobre la mesa pero sin tomarlos mucho en cuenta, diversos analistas intentaron demostrar que saben del tema y predijeron quién ganaría el Mundial de Brasil 2014, cuya final quedará para la historia como un partido jugado entre alemanes y argentinos.

España jugaría la final, según los expertos.

España jugaría la final, según los expertos.

Por ejemplo, la agencia Reuters realizó una encuesta entre 120 analistas financieros. Algunos usaron complejos softwares de cálculo, otros sumaron el valor de las plantillas de cada equipo y los hubo quienes simplemente apelaron a conocimientos previos, como John Welch, estratega de Toronto que participó en el sondeo. “Será difícil para Brasil perder en casa. Brasil es el gran favorito”, adelantó. Otros creyeron que España jugaría la final. Pues no.

No sobrevaloren a Holanda…

Otro costalazo se lo dio la agencia de noticias Bloomberg, que realizó un simulacro de resultados que determinó que la final sería entre España y Brasil, y que ganarían los amarillos. Argentina y Alemania quedarían eliminados en semifinales. Adelantaron que Chile quedaría fuera en primera ronda (clasificó a octavos), pero atinaron en que Colombia llegaría a cuartos de final y que Uruguay y México se irían a casa en la segunda ronda. Por cierto, no daban ninguna chance a Costa Rica, que finalmente quedó eliminada en cuartos.

En la revista alemana Sport Bild, el futbolista de la selección germana Julian Draxler se atrevió a entregar sus pronósticos. Sus fracasos más sonados: dijo que Camerún ganaría 2-1 a Croacia (fue triunfo de los europeos por 4-0), que España derrotaría 2-1 a Chile (los sudamericanos ganaron 2-0), que Colombia perdería 2-1 con Japón (ganaron 4-1… los colombianos), que Uruguay derrotaría 4-0 a Costa Rica (fue 3-1 para los ticos) y que Corea del Sur clasificaría a segunda ronda sin conocer la derrota… los asiáticos no ganaron un solo partido.

Ni hablar de las selecciones “sorpresa”. Se habló de Bélgica como el gran “candidato oculto” a quedarse con el torneo, aunque en la realidad demostraron ser un equipo bastante débil como para conseguir a ese objetivo. O cómo olvidar a la estadística inglesa Rachel Riley, quien dijo haber cruzado información de todas las selecciones y sus participaciones en los últimos seis mundiales, datos que le entregaron como conclusión que el campeón del Mundial sería Chile. Y sumemos a los economistas alemanes, que se atrevieron a predecir que la gloria sería para Brasil y que en cuartos estarían España, Uruguay, Ghana y Chile, equipos que no llegaron a esa instancia. Pidieron también no mirar en menos a Uruguay y Ghana y no sobrevalorar a Holanda. Viendo todo esto, ¡cuánto extrañamos al pulpo Paul!

DW recomienda

Publicidad