“El de Bachelet no será un gobierno fácil” | América Latina | DW | 01.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“El de Bachelet no será un gobierno fácil”

La escritora chilena Isabel Allende habla de su nuevo libro, de la mujer que asumirá por segunda vez el mandato de su país y del fallo de la Corte Internacional de La Haya sobre el diferendo con Perú.

La escritora chilena Isabel Allende no cree que Michelle Bachelet, presidenta electa del país, tenga un gobierno fácil pese a la altísima aprobación popular con la que cuenta y a considerarla “una mamá fuerte y cariñosa”. Así lo señaló en una conversación con la agencia de noticias dpa.

“Esta elección la ganó sola, la hubiera ganado igual sin el apoyo de ninguno de los partidos políticos. La gente votó por ella, no por los partidos políticos”, piensa Allende sobre las elecciones de noviembre del año pasado, en las que se impuso la socialista Bachelet con una amplia mayoría en segunda vuelta, derrotando a su contendora de derecha, la exministra Evelyn Matthei.

Allende cree que los conflictos sociales en Chile, sobre todo con las protestas estudiantiles, no tienen tanto que ver con la ideología del presidente de turno, sino que son un “proceso normal” ante la necesidad de unas reformas estructurales que deberá emprender la carismática Bachelet.

Michelle Bachelet, presidenta electa de Chile.

Michelle Bachelet, presidenta electa de Chile.

La novelista chilena, cuyos libros suelen ser best sellers también en las librerías alemanas, está en Miami para promocionar su última novela, “El juego de Ripper”, un incursión en la novela negra desde el humor y la ironía con la que se ha divertido “muchísimo”.

Su también compatriota y escritor Jorge Edwards dice que Chile es un matriarcado.

Eso no es verdad. En Chile las mujeres son fuertes y trabajadoras y ahora han adquirido posición política, pero en la banca, en el aparato militar, en las financieras, donde realmente está el poder, está en manos de hombres. Y la cultura sigue siendo machista aunque las mujeres sean fuertes y trabajadoras.

Pero las dos principales candidatas en las últimas elecciones eran mujeres.

Las mujeres son muy respetadas en política, son muy buenas administradoras y honestas. A Bachelet no se le pudo acusar de ninguna corrupción. Como persona es irreprochabble y transparente.

Edwards también dice que Bachelet es la “gran mamá” de Chile.

Es la gran madre de Chile, la gente la quiere como una mamá fuerte y cariñosa. Esta elección la ganó sola, la hubiera ganado igual sin el apoyo de ninguno de los partidos políticos. La gente votó por ella, no por los partidos políticos, esto se lo ganó ella porque de todos los presidentes que hemos tenido en nuestra historia democrática, ha tenido la mejor aprobación popular.

Se habló de usted como ministra de Cultura.

Jamás me han propuesto nada, y no me hubiera gustado, lo que yo quiero es escribir sola.

¿Las protestas en Chile son ideológicas o forman parte del desarrollo normal de una sociedad en crecimiento?

Las manifestaciones estudiantiles son un proceso normal, dice la escritora.

Las manifestaciones estudiantiles son "un proceso normal", dice la escritora.

Es un proceso normal, se veía venir. Los gobiernos de la Concertación no resolvieron ciertos problemas estructurales: la privatización de la educación, de la salud... Esos problemas hay que resolverlos. Le tocaron al pobre (Sebastián) Piñera (presidente saliente). Bachelet, a pesar de que tiene el Congreso con ella y la aprobación popular, no va a ser un gobierno fácil. Lo que pasa en Chile es que las expectativas son mucho mayores, la clase media desea más y vive endeudada, se le ofrece todo lo que no puede pagar, se endeuda y se endeuda, es una sociedad muy consumista.

¿Es víctima de su propio éxito económico?

No lo diría así, el éxito económico ha ayudado mucho, pero es víctima de una pésima distribución del ingreso. Hay un puñado de gente que son riquísimos, que tienen todo, una clase media endeudada y todavía hay gente pobre, y eso causa un estado de ansiedad, de violencia latente y la gente protesta.

Usted es chilena, pero nació en Perú. ¿Cómo ha vivido el conflicto marítimo?

Como la mayoría de chilenos y peruanos. Es una franja de agua que no significa mayor pérdida para Chile. Tendemos a olvidar que en la Guerra del Pacífico le quitamos un montón de territorio al Perú. Hay resentimiento entre los dos países, pero yo creo que se ha resuelto de una manera diplomática.

Habla de una “franja de agua”. ¿Merece la pena el enfrentamiento?

Cada país tiene que defender su territorio, aunque sea un islote, porque no se sabe lo que puede pasar en el futuro. Pero una vez que está tomada la decisión y aceptada, hay que aceptarlo.

¿Es esa actitud de ambos gobiernos lo mejor del conflicto?

Es una actitud muy positiva, pero hay una franja de gente que siempre que sale a protestar a la calle, que quema banderas, que ataca a los peruanos en la Plaza de Armas. Nunca faltan los fanáticos, pero hay que mirar un poco la historia también.

DW recomienda