El BCE continuará con su política monetaria contra la crisis | Economía | DW | 18.11.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

El BCE continuará con su política monetaria contra la crisis

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, acabó con cualquier tipo de esperanza en torno a un final próximo de su actual política monetaria expansiva en la eurozona.

Mario Draghi

Mario Draghi

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, advirtió hoy (18.11.2016) de que la recuperación de la zona del euro "depende de la política monetaria expansiva de dinero barato" y dijo que ahora no se puede bajar la guardia.

"La recuperación en el crédito es facilitada por un sector bancario más fuerte pero el ímpetu viene de nuestra política monetaria", dijo Draghi para pedir prudencia en el análisis de las perspectivas. "Tenemos más confianza en la fortaleza de la recuperación económica que hace un año. Sin embargo, no podemos ser optimistas en lo que se refiere al panorama económico", agregó en un congreso bancario en Fráncfort.  Draghi insistió en que el BCE continuará usando todos sus instrumentos para lograr alcanzar una inflación cercana pero por debajo de un dos por ciento.

"Un ingrediente clave”

Draghi hizo hincapié en que las medidas que ha aplicado el BCE se transmiten de forma efectiva y apoyan el crecimiento y la inflación. Estas medidas contribuirán a incrementar la tasa de inflación en más de medio punto porcentual, de media, en 2016 y 2017 y a incrementar el producto interior bruto (PIB) real en más de un punto y medio porcentual de forma acumulada entre 2015 y 2018, según el banquero italiano.

"En otras palabras, la política monetaria sigue siendo un ingrediente clave en el escenario de reflación (vuelta de los precios al nivel anterior de forma artificial) que prevemos para la zona del euro en los próximos años", según Draghi. El presidente del BCE citó otros dos factores que obligan a la entidad a estar alerta, además de los riesgos geopolíticos: la baja rentabilidad de los bancos y la baja inflación.

Inyección de dinero barato

El BCE intenta impulsar el crecimiento y la inflación con una inyección de dinero barato. Desde marzo 2015, el BCE compra deuda estatal y otros bonos a gran escala para lo que destina actualmente 80.000 millones de euros mensualmente. El programa, que cuenta con un monto de 1,74 billones de euros, estará vigente hasta al menos finales de marzo de 2017.

Muchos economistas creen que el BCE extenderá su programa de compra de bonos más allá de marzo de 2017. En la reunión del consejo de Gobienro del organismo en diciembre se espera que se ofrezca más luz al respecto. "Entonces diremos lo que haremos los próximos meses", anunció Draghi anteriormente.

FEW (dpa, EFE)
 

DW recomienda