EE. UU. y su política en Oriente Medio: el poder por encima del derecho | Política | DW | 19.11.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

EE. UU. y su política en Oriente Medio: el poder por encima del derecho

EE. UU. desmonta los principios de una política de Oriente Medio basada en el Derecho Internacional. La justificación de la construcción de asentamientos israelíes en Cisjordania es solo un paso más, opina Barbara Wesel.

El vuelco reciente en la política de Oriente Medio estadounidense es claramente coherente. El año pasado, el Gobierno de Trump ya había redefinido unilateralmente el controvertido estatus de Jerusalén y anunció el traslado de su embajada. Además, en primavera, a Israel se le otorgó la soberanía sobre los Altos del Golán. Ahora, el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, dice que los asentamientos israelíes en Cisjordania ya no son "per se inconsistentes con el derecho internacional".

El argumento de Pompeo es la reinterpretación cínica de los hechos en posturas jurídicas. Si bien es cierto que la apelación al Derecho Internacional no ha impedido que Israel construya asentamientos en Cisjordania, sin embargo, dicha apelación daba al menos un margen de negociación a los palestinos desplazados es ese territorio. Pero el Gobierno de Estados Unidos quiere ahora también arrebatársela.

Estados Unidos pone fin al proceso de paz

Pompeo explicó que el hecho de declarar ilegal los asentamientos no ayudó a que el proceso de paz avanzara. Si bien eso es cierto, tampoco ayudará a avanzar en el proceso de paz que se declaren legítimas las consecuencias del poder militar israelí. De hecho, con esta serie de decisiones unilaterales a favor de Israel, Washington pone fin a todo proceso de paz que merezca ese nombre.

En 2016, el Consejo de Seguridad de la ONU ya había exigido a Israel que dejara de establecerse en los territorios ocupados, pero Estados Unidos considera que las Naciones Unidas son una institución inútil. Entonces, ¿qué le importa a Washington el parloteo estúpido de la comunidad internacional si solo es válido el poder que sale de las armas?

Los europeos se han opuesto inmediatamente al cambio de rumbo de Estados Unidos. Todas las actividades de asentamiento son ilegales, porque socavan la viabilidad de la solución de los dos Estados y las perspectivas de una paz duradera, dijo la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini. Pero tales explicaciones desmerecen hasta el papel en el que están impresas, porque los europeos carecen del poder para llevarlas a cabo.

La UE solo puede mirar con impotencia

Sin embargo, con Washington, bajo Trump, haciendo todo lo posible para ayudar al Gobierno de Netanyahu en su lucha por sobrevivir y vender su propio "gran acuerdo de Oriente Medio ", no está previsto siquiera que la propia UE tenga un papel de mediadora en una nueva ronda del proceso de paz.

El hecho reciente es un nuevo revés para los europeos en dos aspectos: en primer lugar, muestra una vez más que la UE no es un tigre en política internacional, sino, en el mejor de los casos, un gato domesticado. Con dificultad, logra resolver conflictos en sus propias filas. Sin embargo, su poder de acción de ninguna manera se corresponde con su importancia económica.

El segundo aspecto es que se pone en tela de juicio la base de la Unión Europea como comunidad jurídica y de valores. Si el Derecho internacional ya no es adecuado para resolver conflictos, ¿deberían acaso los europeos armarse hasta los dientes para hacer cumplir sus intereses usando su poder?

Pero en el gran escenario, donde los pueblos pequeños, como los kurdos o los palestinos, luchan por su futuro, los europeos miran todo esto con impotencia. Primero, porque carecen de poder militar y, segundo, porque no han logrado en la última década construir una diplomacia poderosa que pueda garantizarles un papel en los principales conflictos internacionales. Hay una falta de unidad y de conciencia de los intereses comunes. Incluso las recientes críticas del presidente de Francia, Emmanuel Macron, no cambiarán estos hechos. Este insta, con urgencia, a los europeos a asumir también su papel político mundial. Pero desde su actual estado de debilidad en política exterior, los europeos solo pueden mirar con ira impotentes cómo Washington declara, sin vacilar, la injusticia como la nueva ley en Oriente Medio.

(rmr/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

 

DW recomienda

Publicidad