Ecuador: Fiscalía pide procesar al vicepresidente por el caso Odebrecht | América Latina | DW | 21.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Ecuador: Fiscalía pide procesar al vicepresidente por el caso Odebrecht

"Jorge Glas ya fue juzgado por un estado de opinión", dijo este en una rueda de prensa posterior en la que pidió a la Justicia que actúe sin interferencias políticas.

La Fiscalía General de Ecuador solicitará a la Corte Nacional de Justicia una "audiencia de vinculación" en contra del vicepresidente, Jorge Glas, tras haber encontrado presuntamente indicios de "asociación ilícita" en proyectos suscritos con la empresa brasileña Odebrecht. Así lo anunció este lunes (21.08.2017) el fiscal general del Estado, Carlos Baca Mancheno, en una breve rueda de prensa en la que se limitó a leer un comunicado notificando que solicitará a la Corte Nacional de Justicia que se señale "día y hora" para la "audiencia de vinculación".

Dada la condición de aforado del vicepresidente, y la protección a la que tiene derecho por ley constitucional, el caso salió hoy de las manos de la fiscal que lo investigaba, Diana Salazar, para pasar a la jefatura de la Fiscalía, encargada de su tramitación ante la Corte. Pero antes de llegar a cualquier instancia judicial, las dos terceras partes de la Asamblea Nacional (Parlamento) deberán autorizar el proceso, de acuerdo con el artículo 120 numeral 10 de la Constitución.

Por "vinculación" se entiende la intención de la Fiscalía de abrir investigación formal -y hasta presentar cargos, si así fuera necesario- contra el vicepresidente, que ya había comparecido, el pasado día 9, ante la fiscal Salazar para dar su versión de los hechos en una serie sospechas en torno al caso Odebrecht, aunque ni en la rueda de prensa ni en el comunicado oficial se especifica en relación a qué caso en particular se considera que hay indicios de delito.

El pasado 3 de agosto, el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, mediante decreto retiró todas las atribuciones y delegaciones a su vicepresidente, en una medida que siguió a una seria crisis de confianza entre ambos y las sospechas de su presunta vinculación en casos de corrupción. En la investigación del caso de la firma brasileña en Ecuador están en curso de procesamiento siete personas, y entre ellas un tío del vicepresidente, además de existir una decena de sospechosos.

Glas, que antes de ser vicepresidente a partir de 2013 fue responsable de los sectores energéticos del país en el Gobierno del presidente Rafael Correa, ha asegurado -en relación a ese y otros casos- que "jamás ha recibido un solo centavo mal habido" y pidió a sus correligionarios de Alianza País en la Asamblea que "viabilicen la solicitud del Fiscal". En una comparecencia posterior a la de Mancheno, Glas reiteró su inocencia y solicitó a "fiscales y jueces que actúen sin presiones políticas ni mediáticas".

LGC (EFE/ElTelégrafo)

DW recomienda