Drogas ilegales en África: una crisis silenciosa | El Mundo | DW | 20.07.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Drogas ilegales en África: una crisis silenciosa

La Organización Mundial de la Salud advierte que aumenta el consumo de drogas en jóvenes africanos. Además, la ONU estima que en 2030 el número de usuarios de drogas en África se incrementará sustancialmente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que las drogas ilegales, además de tener consecuencias perjudiciales para la salud, también afectan el entorno social, ya que representan una pesada carga económica, tanto para los usuarios como para sus familias.

"El gobierno nos ha olvidado. Nos dejan sin hogar, o enfermos en casa, o en las calles, de modo que no tenemos más remedio que apoyarnos mutuamente”, dijo a DW Yassir Abdalah, un exadicto, en Malindi, una ciudad costera de Kenia, donde se registran cerca de 3.000 personas adictas a la heroína. La ONU estima que en 2030 el número de consumidores de drogas en África aumentará un 40 %.

En ese continente, los drogadictos se enfrentan a menudo a la discriminación y la falta de apoyo, lo que hace que su recuperación se dificulte. "Por lo general, estas personas necesitan tratamiento y atención urgente”, dice Richard Opare, un especialista en el tratamiento de adicciones, en Acra, la capital de Ghana.

"Cuando se dirigen a los centros de rehabilitación, muchos de los adictos vienen sin estar preparados para una rehabilitación”, explica Opare, que es exadicto. Entonces se lleva a cabo un examen para descubrir qué sustancias usan. Luego de eso, un terapeuta dirige una entrevista para determinar cuán severa es la adicción. Finalmente, la persona inicia una desintoxicación dirigida por personal médico, a fin de asegurar que recuperen su salud.

La ONU estima que en 2030 el número de consumidores de drogas en África aumentará un 40 %.

La ONU estima que en 2030 el número de consumidores de drogas en África aumentará un 40 %.

Tráfico de heroína y cocaína 

La ciudad de Malindi, mejor conocida por sus playas de arena blanca y los turistas italianos, registra una de las cifras más altas de adictos a la heroína de Kenia. Los narcotraficantes la utilizan, como a la mayoría de las ciudades costeras de África, como lugar de tránsito para las drogas que transportan desde Afganistán hacia Occidente.

De acuerdo con estudios de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), la droga ilícita más usada en el continente africano es el cannabis. La segunda clase de droga de la que se abusa con más frecuencia en África son los estimulantes de tipo anfetamínico, que incluyen a la MDMA ("éxtasis”) y a la metanfetamina. También hay muchas personas que usan drogas inyectables, pero su uso disminuye debido al peligro de transmisión de virus como el VIH, y el de Hepatitis B y C. En África Occidental, Guinea-Bissau es considerado un eje importante del narcotráfico internacional, especialmente de cocaína.

La pandemia y el abuso de sustancias

Según expertos, la pandemia, el desempleo, el alto costo de vida y la falta de perspectiva han creado "una tormenta perfecta” que favorece el consumo y abuso de drogas en África. Alphonse Maina, voluntario del Proyecto Omari, un centro de rehabilitación comunitario en Malindi, dijo a DW que "en Malindi, si no se están inyectando heroína, están mascando khat, fumando marihuana o cigarrillos”.

Según observadores como Maina, el abuso de drogas se debería tratar como una enfermedad, un problema de salud, y no como un delito. Además, urge luchar contra la estigmatización y brindar atención médica gratuita a todo aquel que lo requiera.

"Si te arrestan con una pequeña porción de heroína o cocaína para uso personal, vas a la cárcel por 15 años”, señala, por su parte, Wamala Twaibu, de la Red de Reducción de Daños de Uganda. Su iniciativa ha sido criticada por ofrecer apoyo legal a los arrestados por inyectarse drogas como la heroína. "La ley no es justa. Y lo que sucede es que las fuerzas del orden están usando la ley para extorsionar, para obtener dinero de estas comunidades, que ya están de por sí en desventaja”.

(cp/ers)

DW recomienda