Difíciles negociaciones en Chipre | Europa | DW | 11.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Difíciles negociaciones en Chipre

Tras un largo silencio, políticos de Chipre y Turquía se reúnen para retomar las conversaciones sobre la reunificación de la isla.

En los meses pasados, Naciones Unidas difundió una declaración que llamaba a continuar las negociaciones sobre Chipre interrumpidas en 2012. En ella se pedía la unificación territorial y administrativa, la aplicación del derecho europeo y también el respeto a los derechos de los chipriotas turcos. Tanto Nikos Anastassiadis (presidente de la republica), como Dervis Eroglou (representante del pueblo turco), valoraron el documento únicamente como un acuerdo marco para negociar, que no aportaba soluciones al conflicto. Aun así, el representante turco se mostró optimista apuntando a un posible convenio en los próximos meses, para que ambos grupos pudiesen hacer un referéndum por separado.

Ya en la primavera de 2013, después de que el conservador Anastassiadis ganase la presidencia de la republica, la ONU llamó a retomar las conversaciones. Pero entonces, el recién elegido presidente tenía otros problemas. Sobre todo lidiar con el paquete de rescate europeo para salvar a su parte de la bancarrota. Sin embargo, ahora parece haber llegado el momento para la reunificación. Así lo cree Michaelis Sofokleous, del Partido Conservador: “Siempre hemos puesto cuatro condiciones que han de ser cumplidas: que Turquía entre en las negociaciones, que se tomen medidas para un clima de confianza, que se aplique el derecho europeo y que se garantice tanto la soberanía como la personalidad jurídica de Chipre”, aclaraba Sofokleous en la televisión chipriota.

¿Crisis gubernamental?

En 2004, un acuerdo similar estuvo a punto de llegar con el Plan de Paz de Annan, del ex secretario general de la ONU. Los conservadores, entonces en la oposición, aplaudieron el intento de intermediación. Pero el presidente del Partido Socialista (DHKO), Tassos Papadopoulos, animó a los chipriotas a griegos votar en contra.

Ironías de la vida, el DHKO es hoy socio del presidente Anastassiadis. Pero aun así, no parece dispuesto a aceptar las posturas de éste último. Tras intensas discusiones internas, los socialistas se decantaron por la línea dura el diciembre pasado, eligiendo como presidente a Nikolas Papadopoulos, hijo del anterior presidente y continuador de su política. Nada más aceptar el cargo, éste no tardó en enfrentarse con Anastassiadis antes de aceptar una declaración conjunta con Eroglou: “Esta declaración es especialmente peligrosa. Apelamos al presidente a no firmarla”, advirtió la portavoz del DHKO, Christiana Erotokritou. Según la televisión chipriota, en círculos socialistas incluso se discutiría sobre abandonar la coalición.

Para Michael Sofokleous, esa crítica de sus socios de coalición carece de sentido: “Papadopoulos argumenta que perderemos soberanía por convocar un referéndum por separado. Según su lógica, significaría que ya en 2004 perdimos soberanía”, aclara Sofokleus con vistas al referéndum sobre el Plan de Paz de Annan, aprobado por el entonces presidente Papadopoulos.

Vuelta de la diplomacia estadounidense

En los pasados meses, EE. UU. emprendió esfuerzos diplomáticos para llevar a ambas partes a la mesa de negociaciones. En la Conferencia de Seguridad de Múnich, el secretario de Estado John Kerry confirmó que su Gobierno buscaría una solución. Días después, la diplomática estadounidense Victoria Nuland visitó Grecia y Chipre. Según comentaristas griegos, el reciente descubrimiento de reservas de petróleo y gas en el Mediterráneo oriental habría llamado la atención de Washington. “Los ingleses, en otra época los mas interesados en la cuestión chipriota, se retiraron hace tiempo, mientras que los estadounidenses intervienen después de décadas y ahora trabajan por una solución”, aclara el analista Dimitris Mitropoulos en el diario ateniense Ta Nea. “Su compromiso indica intenciones sobre política energética y define a Chipre como una pieza clave en el triangulo entre Israel, Turquía e Irán”, cree el comentador.

Por otra parte, para Nikosia esto no significa que los europeos brillen por su ausencia. Europa planteará un compromiso claro y firme en los próximos días, aclaraba Sofokleous. Según los medios chipriotas, el Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, y el Comisario para la Ampliación de la UE, Stefan Füle, visitarán la isla dividida en los próximos días.

DW recomienda

Publicidad