Destrucción de parque desata furiosas protestas en Estambul | El Mundo | DW | 31.05.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Destrucción de parque desata furiosas protestas en Estambul

Violencia policial para disolver una pacífica manifestación desató el malestar en distintas ciudades de Turquía.

La destrucción de un parque en Estambul para dar paso a un centro comercial ha desatado una serie de violentas protestas en Estambul, que este viernes (31.05.2013) terminaron con feroces enfrentamientos con la policía, que debió usar gases lacrimógenos y agua para dispersar a los manifestantes, en las peores protestas vistas en el país en años.

Todo comenzó la noche del lunes (27.05.2013), cuando una cincuentena de personas protestaban pacíficamente contra la demolición de la pequeña área verde del centro de Estambul, que daría paso a un centro comercial y la reconstrucción de un cuartel militar. La violencia utilizada por la policía para disolver ese campamento generó malestar y despertó la ira en Estambul y otras ciudades de Turquía.

La espiral creció y este viernes miles de personas salieron a las calles para protestar contra la policía y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. “Tayyip, renuncia”, clamaban los manifestantes, que aseguraron que decenas de heridos por la respuesta policial debieron ser trasladados a hospitales en ambulancias en esta violenta jornada.

Erdogan en la mira

Las principales concentraciones de personas se vieron en la central Plaza Taksim de Estambul, un lugar habitual de las revueltas políticas, mientras otras protestas surgieron en la capital Ankara y en la ciudad de Izmir, en la costa del Egeo. Cristales rotos y piedras se arrojaron en la principal calle comercial cerca de Taksim.

Escolares de primaria corrían llorando de las nubes de gases lacrimógenos mientras algunos turistas, pillados por sorpresa, intentaban volver a los lujosos hoteles que se encuentran en la plaza. Los disturbios reflejan la creciente inquietud ante el autoritarismo del primer ministro y su Partido Desarrollo y Justicia (AK), de raíces islamistas.

“No tenemos un Gobierno, tenemos a Tayyip Erdogan. Incluso los seguidores del Partido AK están diciendo que se han vuelto locos, que no nos escuchan”, dijo Koray Caliskan, un analista político en la Universidad del Bósforo que asistió a la manifestación. “Este es el comienzo de un verano (boreal) de descontento”, sostuvo.

Erdogan ha dicho que, pese a las protestas, la destrucción del parque Gezi continuaría. Sin embargo, un tribunal en Estambul ordenó este viernes suspender los planes, según informes de los medios.

DZC (dpa, Reuters)

Publicidad