Desertores rusos, ¿bienvenidos en Alemania? | Alemania | DW | 27.09.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Desertores rusos, ¿bienvenidos en Alemania?

Debido a la movilización parcial ordenada por Putin, muchos rusos intentan huir al extranjero. Los políticos alemanes están abiertos a recibirlos. Pero la comunidad ucraniana se muestra escéptica.

Un soldado ruso en el desfile militar de Moscú.

Un soldado ruso en el desfile militar del 9 de mayo de 2022, en Moscú.

Cuando la ucraniana Kateryna Rietz-Rakul escuchó que Alemania se propone recibir a desertores rusos, le pareció un mal chiste. La intérprete simultánea, que vive desde hace 20 años en Alemania, se muestra sorprendida.

"Quien abomina la senda de Putin y ama la democracia, es bienvenido en Alemania”, afirma el ministroalemán de Justicia, el liberal Marco Buschmann. Y políticos de otros partidos se han manifestado de modo similar.

La motivación de los desertores

Kateryna Rietz-Rakul, quien se ocupa de becarios ucranianos en el Foro Humboldt, no puede comprenderlo. A su juicio, es un error conceder asilo a los desertores rusos. "No son opositores o disidentes. Solamente no quieren arriesgar la propia vida. Hasta hace pocos días no tenían ningún problema con la política rusa y ahora han despertado. Pero no es tarea de Occidente proteger a esas personas”, opina.

Pero, ¿puede Alemania rechazar a personas que no quieren tomar parte en la guerra desatada por Rusia? Un argumento que se esgrime con frecuencia en Alemania es que cada soldado que recibe asilo aquí, es un soldado menos para el ejército de Putin. Eso no convence a la ucraniana: "Lo considero engañoso, porque Rusia reunirá de una u otra forma a sus 300.000 o un millón de reservistas. Eso no modifica en nada los hechos, salvo que tendremos aquí un gran problema de seguridad”.

El desafío de los controles de seguridad

La decisión de conceder asilo se toma caso por caso, y en ese marco se examinan también aspectos relativos a la seguridad. Así lo indica el Ministerio alemán del Interior. Porque, precisamente tratándose de militares rusos, hay que poner atención. El jefe de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), Friedrich Merz, dijo estar "en contra de conceder acceso a Alemania a todos los que se resistan a ir a la guerra”. Y también Kateryna Rietz-Rakul se pregunta cómo podrán enfrentar las autoridades alemanas una posible avalancha de solicitudes en la actual situación.

"En Alemania ya estamos sobrepasados con la acogida de mujeres y niños ucranianos, con las viviendas y los documentos. Muchos estados federados dicen que ya no hay cupo y no pueden recibir a más refugiados. ¿A dónde habrían de ir esos hombres procedentes de Rusia? ¿Y cómo se harán los controles de seguridad?”

Más de un millón de ucranianos están registrados ya en Alemania, en su mayoría, mujeres y niños. Kateryna Rietz-Rakul recuerda que muchos de ellos huyeron de soldados rusos.

El temor de los activistas ucranianos

Ana, que quiere mantener en reserva su verdadero nombre, llegó a Alemania siendo niña y es activista de Vitsche, una organización de la diáspora ucraniana. Hace una semana, la agrupación realizó una manifestación frente al Ministerio alemán de Defensa, demandando el envío de tanques a Ucrania. Entre las tareas de esta ONG se cuenta también la de auscultar las redes sociales rusas. Según ella, "en grupos rusos Z, mucha gente celebró con fuerza cuando ocurrieron crímenes de guerra. Tras la movilización, esa misma gente huyó de un día para otro o quiere escapar. No se les debería dejar entrar al país. Dado que el ejército ruso sufre ahora muchas pérdidas, prefieren mirar la guerra cómodamente desde la distancia. Pero uno no sabe si realmente se distancian de esta guerra”.

Muchos de los ucranianos que viven aquí piensan que la actitud de Alemania con respecto a los desertores es un reflejo de la posición general alemana frente a la guerra de agresión desatada por Rusia contra Ucrania. Dicen que demasiados creen aún en el mito del "alma rusa buena y misteriosa". "Esa ingenuidad nos llevó a donde estamos ahora”, dice Ana.

(cp/ers)

DW recomienda