De profesión, terrorista | El Mundo | DW | 17.01.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

De profesión, terrorista

La detención del presunto asesino de Estambul, un uzbeco, dirige la atención hacia Asia Central. En las antiguas repúblicas soviéticas, el "Estado islámico" opera desde hace tiempo.

Uno de los capturados con el sospechoso del atentado en Estambul es conducido por la policía turca.

Uno de los capturados con el sospechoso del atentado en Estambul es conducido por la policía turca.

Abdulgadir M., nacido en 1983 en Uzbekistán, es el presunto autor del asesinato de 39 personas en la discoteca "Reina” de Estambul. El gobernador de la región de Estambul, Vasip Sahin, reveló que el "terrorista” había sido entrenado en Afganistán y que le encontraron grandes sumas de dinero y armas.

Casi 5.000 terroristas de las exrepúblicas soviéticas

Cinco exrepúblicas soviéticas son consideradas campos fértiles del reclutamiento por parte de la milicia terrorista Estado islámico: Kazajstán, Turkmenistán, Tayikistán, Uzbekistán y Kirguistán. El EI ha asumido la responsabilidad por el ataque a la discoteca en Estambul. En ataques anteriores, como el del aeropuerto de Estambul en junio de 2016, también habrían estado involucrados militantes de Kirguistán y otros países de Asia Central.

No hay cifras exactas sobre combatientes de Asia Central en Siria e Irak. En diciembre de 2015 la consultora  neoyorkina "The Soufan Group" estimó que allí hay unos 4700 miembros del EI, provenientes de la ex Unión Soviética. Más de la mitad de ellos, sin embargo, eran ciudadanos rusos, principalmente de las repúblicas del Cáucaso del Norte: Chechenia, Ingushetia y Daguestán. La mayoría de los combatientes provenientes de Asia Central eran uzbekos y kirguises: 500, en total. Otras fuentes parten de que hay un igual número de tayikos.

Una especie de migración laboral

Es probable que numerosos combatientes de Asia Central en Siria e Irak hayan muerto durante las recientes ofensivas de la alianza internacional. Andrei Serenko, del Centro de Estudios sobre Afganistán, cree que muchos han emprendido su retirada hacia sus países, a través de Turquía. Por su parte, Lew Korolkow, exagente ruso de inteligencia, confirmó a DW que "los combatientes que llevaban a sus familias consigo están regresando y se han dispersado en Turquía”. Otros se han ido a Libia o Afganistán.

Serenko asegura que "el Estado Islámico ha promovido una especie de migración laboral, en tanto los jóvenes de Asia Central que se enrolan en las filas de dicho grupo terrorista lo hacen más por razones financieras que ideológicas”.

Lew Korolkow resalta que muchos  jóvenes de Asia Central que perdieron su trabajo en Rusia regresan a casa y se vuelven presa fácil del reclutamiento para el Estado Islámico.  Por un lado, Moscú ha restringido fuertemente el ingreso de ciudadanos de las antiguas repúblicas soviéticas. Y por otro, la situación económica, laboral y social en estos países, por lo general de mayorías musulmanas, es cada vez más precaria.

Rusia reportó en 2016 la desarticulación de varios grupos que planeaban ataques terroristas, también en Moscú y la mayoría de los sospechosos venía de Tayikistán, Uzbekistán y Kirguistán.

Roman Goncharenko, Vitali Volkov

DW recomienda