De Bonn a Rusia, pasando por Beethoven | Música | DW | 31.08.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Música

De Bonn a Rusia, pasando por Beethoven

Cada año, Bonn recuerda a su hijo más ilustre: un genialmente atormentado músico llamado Ludwig van Beethoven. En esta edición, el Festival Internacional de Beethoven está dedicado a "Rossija", Rusia.

Una vez al año, Beethoven se pasea a sus anchas por Bonn.

Una vez al año, Beethoven se pasea a sus anchas por Bonn.


Beethoven nunca estuvo en Rusia. Pero su fama trascendió pronto las fronteras centroeuropeas y viajó más lejos que el propio músico. No tardaron en llegar los encargos desde la Gran Rusia, aquel país de zares que nada tenía que envidiarle a la pompa vienesa en la que decidió vivir Beethoven.

En los músicos rusos, las composiciones de Beethoven tuvieron gran influencia. Fue en 1824 en San Petersburgo donde la Missa Solemnis de Beethoven se escuchó por primera vez completa. Y, además, en este año 2006 se conmemora el centenario del nacimiento de Dmitri Shostakovich, con lo cual el guiño a Rusia en el recuerdo a Beethoven es a la vez una reverencia ante otro gran maestro. Colocado cada genio en su lugar, ¡qué suene la música!

Notas para "Rossija"

Ludwig van Beethoven Partitur

Muchas de las partituras de Beethoven tuvieron Rusia como destino.

En la vida artística de Beethoven se encuentran muchos elementos relacionados con Rusia. "Los mecenas juegan un papel muy importante en el mundo cultural ruso. Si uno observa cómo se trabajaron algunas de las obras de Beethoven, quién las encargó, se da cuenta de que en realidad existen muchos vínculos con Rusia", y de ahí nació la idea de centrar la presente edición del Festival Internacional de Beethoven en este país, explicó a DW-WORLD Ilona Schmiel, directora del evento.

¿Qué significa proponer a Rusia como acompañante en este viaje musical? Significa ante todo que los artistas rusos tendrán más de una oportunidad de hacerse oír sobre los escenarios de Bonn. Y puesto que no sólo Beethoven está permitido en el Festival, habrá conciertos en los que dominen las obras de compositores rusos como el celebrado Shostakovich, Mussorgsky, Stravinsky, Rachmaninov o Tchaikovsky.

Si el tiempo sigue negándose a conceder un día de verano a Alemania, cualquiera podría pensar que se trasladó a Rossija sin salir de Bonn.

La tradición con la modernidad

Porträt von Ludwig van Beethoven

Beethoven sigue siendo parte del presente.

Hoy, Ludwig van Beethoven es un clásico. No por nada murió en 1827. Pero, como todo gran artista, fue un gran revolucionario, cosa que la organización de este recuerdo anual no quiere pasar por alto. Tradición y modernidad no son excluyentes, y la juventud y las nuevas tecnologías también tienen su sitio cuando se conmemora a un histórico de la música.

En cooperación con la Deutsche Welle, la Orquesta-Campus invita a las nuevas generaciones a mostrar el talento que llevan dentro: este año, la Orquesta Nacional Joven Surafricana tocará para el público alemán. Y la Escuela Superior de Arte Mediático de Colonia prepara bajo el título de "Roll over Beethoven" una serie de proyectos multimedia como una "fachada de sonidos e imágenes" en la entrada de la Beethovenhalle, donde se celebrarán los principales conciertos, y un "jardín musical".

En total, 22 son los lugares, repartidos por toda la ciudad, para acoger a los artistas y a su público en este Festival. Y en total, 60 son los conciertos y escenificaciones operísticas que incluye el programa de 2006, además de otras 75 actividades que se celebran con motivo del evento pero al margen de éste y que van desde el Jazz a las representaciones infantiles. Desde hoy y hasta el próximo uno de octubre, Bonn se llena de cultura, de música, de Beethoven y de Rusia.

DW recomienda

Enlaces externos

Publicidad