Crisis del coronavirus: en EE. UU. aumenta la venta de armas | El Mundo | DW | 02.04.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Crisis del coronavirus: en EE. UU. aumenta la venta de armas

En Estados Unidos solo pueden abrir, por el COVID-19, los comercios que ofrecen servicios básicos y alimentos y las tiendas que venden armas.

Tienda de armas en Glassboro, Nueva Jersey.

Tienda de armas en Glassboro, Nueva Jersey.

En Greta's Guns responde el contestador automático: "Debido a la gran cantidad de llamadas, no podemos contestar el teléfono en este momento". En la tienda de armas en el pequeño pueblo de Simi Valley, California, están muy ocupados.

A mediados de marzo, Alex Villanueva, el sheriff del distrito de Los Ángeles, anunció que todos los negocios sin productos básicos debían cerrar. Se produjo un gran revuelo entre los propietarios de armas y los posibles compradores. El 28 de marzo, Villanueva informó nuevamente, refiriéndose a un nuevo mensaje del Departamento de Seguridad Nacional de E.E. U.U. que la importación, fabricación y venta de armas forman parte de la atención primaria.

Desde el brote de COVID-19 en Estados Unidos, los estantes de las tiendas y supermercados están vacíos. El miedo al futuro incierto no solo ha llevado a los estadounidenses a acumular alimentos, sino también armas y munición.

Caras nuevas en la tienda de armas

"Últimamente he tenido muchos clientes nuevos", dice Josh Lowry, quien dirige una tienda de armas en Tigard, un pequeño pueblo al sur de Portland, Oregón. La gama de armas de Oregon Rifleworks abarca desde rifles hasta pistolas, munición y cuchillos. "Nuestros clientes están preocupados por su seguridad", explica Lowry. "Temen que la Policía tenga muchas más cosas que hacer y, por eso, ellos mismos se sienten obligados a hacerse cargo del asunto", agrega. La crisis del coronavirus también pone de manifiesto la enorme desconfianza hacia el Estado.

La mayoría de las armas están agotadas en la tienda online de Lowry: "Vamos muy retrasados con esta locura y tenemos que ocuparnos de tener más suministro y procesar las solicitudes". Él tiene que verificar los datos personales y posibles antecedentes penales de los compradores. Actualmente, el FBI está registrando un número récord de tales consultas. En febrero de 2020, fueron más de 2,8 millones en comparación con los 2,3 millones al mes del año pasado.

Además, siempre hay hechos que aumentan la compra de armas y munición en Estados Unidos, como la elección del presidente demócrata Barack Obama o, más recientemente, las manifestaciones "March for Our Lives” en marzo de 2018. En todo el país, la gente exigía leyes más estrictas sobre armas y la posibilidad de que se aplicaran prohibiciones.

Defenderse es un asunto familiar

Dennis Williams vive en Nueva York y es partidario de muchas ideas políticas del Partido Democrático, pero decidió hace casi un año comprar una pistola. "Cuando me enteré de la epidemia, compré mucha munición. No fue una reacción directa ante el brote de coronavirus, sino al hecho de que en situaciones como esa, la munición se agota rápidamente y los estantes permanecen vacíos durante mucho tiempo", afirma. Se trata de una reacción en cadena, en la que muchas personas creen, a la vez, que puede haber escasez de algo y luego se abastecen antes de que sea demasiado tarde. Es el caso del papel higiénico en muchos países.

Paul Broshear también quiere estar del lado seguro. Tiene suficientes armas y munición. Por eso decidió ceder algunas a otros miembros de su familia. Escribió una carta, insistiendo en que todas las armas de fuego deben permanecer en la familia, traspasarse de generación en generación y nunca venderse a extraños.

(rmr/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda