Condenados a prisión tres activistas prodemocráticos de Hong Kong | El Mundo | DW | 17.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Condenados a prisión tres activistas prodemocráticos de Hong Kong

Los activistas fueron arrestados por participar en septiembre de 2014 en unas protestas en el exterior de la sede del Gobierno local, en las que hubo enfrentamientos con la Policía.

Tres de los líderes estudiantiles de las protestas pro democracia ocurridas en 2014 en Hong Kong, Joshua Wong, Nathan Law y Alex Chow, fueron condenados este jueves (17.08.2017) a penas de entre seis y ocho meses de prisión por su participación en la también conocida como Revolución de los Paraguas.

Lea también:

China - Hong Kong: averías del modelo de “un país, dos sistemas”

Xi realiza su primera visita como presidente a Hong Kong

Esta sentencia endurece, a petición del Departamento de Justicia de Hong Kong, los castigos inicialmente dictados contra Wong y Law, que habían sido sancionados sólo con trabajos para la comunidad, así como la sentencia contra Chow, condenado en un principio a tres semanas de prisión pero con libertad condicionada.

En su lugar, el Tribunal de Apelaciones de la excolonia dictó hoy ocho meses de cárcel para Law, siete para Chow y seis para Wong, quien en su cuenta de Twitter escribió al conocerse la sentencia: "Pueden encerrar nuestros cuerpos pero no nuestras mentes, queremos democracia en Hong Kong y no abandonaremos".

¿Dura postura contra disidentes?

Wong, Law y Chow fueron arrestados el 26 de septiembre de 2014 por participar en unas protestas en el exterior de la sede del Gobierno local, en las que hubo enfrentamientos con la Policía, hechos por las que fueron juzgados en el actual proceso. Esas manifestaciones y posteriores detenciones constituyeron el preludio de 79 días de protestas y acampadas pro democracia en Hong Kong durante el otoño de 2014.

De este modo, el Gobierno de Hong Kong está buscando mayores castigos para los manifestantes, lo que refleja una postura más dura contra los disidentes en la antigua colonia británica que volvió a soberanía china bajo un régimen especial.

El principio de "un país dos sistemas" permite a los  más de siete millones de habitantes de Hong Kong disfrutar de una amplia autonomía y numerosas libertades durante un periodo de 50 años, hasta 2047.

CT (EFE, dpa) 

DW recomienda

Publicidad