Cinco modelos de reforma para la Bundeswehr | Alemania | DW | 22.08.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Cinco modelos de reforma para la Bundeswehr

En la reforma de las Fuerzas Armadas se ha trabajado durante semanas; el ministro de Defensa presentará sus planes este lunes, aunque de antemano se duda de su efectividad para reducir el gasto público como se esperaba.

Karl-Theodor zu Guttenberg sabe que sus propuestas despiertan escepticismo.

Karl-Theodor zu Guttenberg sabe que sus propuestas despiertan escepticismo.

Es poco probable que la contracción de las Fuerzas Armadas alemanas le permita al Estado ahorrar tantos recursos como se previó cuando se comenzó a trabajar en la reforma de la institución castrense. Un informe del semanario Der Spiegel señala que, de los cinco modelos de reforma en discusión, el paradigma favorecido por el ministro de Defensa, Karl-Theodor zu Guttenberg, aminorará el gasto público en 1.500 millones de euros entre 2010 y 2014, y no en 8.300 millones de euros, como lo esperaba el Gobierno de coalición, integrado por la Unión Demócrata Cristiana (CDU), la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU) y el Partido Liberal (FDP).

Guttenberg, de la CSU, informará a los expertos de las fracciones parlamentarias sobre sus planes de reforma este lunes (23.8.2010) sabiendo que sus propuestas despiertan gran escepticismo, incluso entre los sectores más conservadores de la alianza partidista sobre la que se apoya el gobierno de la canciller Angela Merkel; después de todo, la idea de abrir las filas de las Fuerzas Armadas a los militares profesionales y a los voluntarios y suspender la conscripción obligatoria sería una primicia en la historia alemana. El modelo de transformación preferido por Guttenberg prevé la reducción del número de efectivos de aproximadamente 250.000 a 165.000 soldados.

Guttenberg, Merkel y Westerwelle, alineados

Este domingo (22.8.2010), Guttenberg se negó a hacer comentarios sobre las posibilidades de ahorro público que ofrece el redimensionamiento de las Fuerzas Armadas, a pesar de que el factor que puso la reforma de la Bundeswehr en la agenda política fue el plan de austeridad despachado por el propio Gobierno en junio. Guttenberg alega que un cambio en la estrategia militar nacional, los desafíos futuros a escala global de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y la seguridad del país son los criterios principales en el marco de la reestructuración y no la situación de las arcas del Estado, una afirmación que se alinea con las declaraciones hechas por Merkel.

Bundeswehr Haushalt Guttenberg Flash-Galerie

Guttenberg informará a los expertos de las fracciones parlamentarias sobre sus planes de reforma.

“Yo no voy a poner en juego la seguridad de Alemania por ahorrar dos mil millones de euros”, aseguró la jefa de Gobierno, quien volvió a conversar con Guttenberg este domingo sobre los planteamientos que él presentará el lunes. Aunque la tinta con que se han redactado las propuestas en cuestión sigue estando fresca –los textos apenas arribaron al ministerio de Defensa este viernes (20.8.2010)–, las personalidades más influyentes del Gobierno están poniendo su músculo político detrás de esta reforma para que la misma se consume sin demasiadas demoras.

Un mecanismo injusto y discriminatorio

Guttenberg cuenta con el respaldo de Merkel, quien aprovechó una entrevista transmitida este domingo por el canal de televisión pública ZDF para aclarar que el servicio militar obligatorio no sería abolido del todo, insistiendo en que el mismo seguiría figurando en la Ley Fundamental para la República de Alemania como un deber ciudadano porque no se sabe qué factores pueden poner en peligro la seguridad nacional de aquí a diez años. En sus propias palabras: “Yo voy a promover cualquier decisión que posibilite una seguridad sustentable”. Guttenberg también tiene el apoyo del ministro de Exteriores y jefe del FDP, Guido Westerwelle.

Flash-Galerie Deutschland 100 Tage schwarz-gelb Angela Merkel Steuerfrage FDP

Guttenberg cuenta con el respaldo Merkel y de Westerwelle, jefe del Partido Liberal.

"Por una cuestión de trato igualitario y justo yo estoy a favor de que se deje sin efecto el servicio militar obligatorio, cumplido en la actualidad sólo por el 16 por ciento de los jóvenes alemanes", explicaba Westerwelle recientemente, repitiendo las críticas hechas por sectores de la sociedad que ven el modelo de conscripción militar vigente como un mecanismo injusto y discriminatorio, que obliga a unos pocos a cumplir con la norma portando el uniforme mientras la mayoría opta por el servicio civil y las labores comunitarias: en 1991, más de 200.000 jóvenes cumplieron con el servicio militar obligatorio; en 2009 sólo lo hicieron 69.000.

Una moción controversial

Nacida después de la Segunda Guerra Mundial como fuerza protectora de las fronteras nacionales ante posibles invasiones de países vecinos –sobre todo los del antiguo bloque de países comunistas–, la Bundeswehr conserva estructuras que hoy son consideradas obsoletas, onerosas y poco flexibles para los desafíos de carácter militar que se presentan a escala internacional. Guttenberg sostiene que Alemania no tiene otra opción que impulsar el desarrollo de las estructuras de sus fuerzas armadas; está por verse qué respuesta le dan quienes tienen el poder de darle luz verde u obstaculizar esta moción.

Según la revista Der Spiegel, Merkel consiguió convencer al presidente de la fracción parlamentaria de la CDU/CSU, Volker Kauder, de la conveniencia de unas fuerzas armadas integradas por militares profesionales y voluntarios, y Kauder accedió a no vetar la moción si la mayoría dentro de la CDU se mostraba favorable a suspender la conscripción obligatoria. Si el modelo de reforma defendido por Guttenberg es aceptado, Alemania dejaría de ser uno de apenas cinco países en el seno de la OTAN que mantiene el llamado obligatorio a las armas, junto a Grecia, Turquía, Noruega y Estonia.

Autor: Evan Romero-Castillo / dpa / apn / Reuters
Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda