Cameron a los escoceses: ″Queremos que se queden″ | Europa | DW | 07.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Cameron a los escoceses: "Queremos que se queden"

El primer ministro británico apela en un discurso al 'espíritu olímpico' para animar a los escoceses a votar "no" en el referéndum de independencia que se celebrará en septiembre.

El primer ministro británico, David Cameron, pronunció hoy un apasionado discurso en defensa de la permanencia de Escocia en el Reino Unido, pidiendo a los ingleses, los galeses y los norirlandeses que les digan a los escoceses: "Queremos que os quedéis". Es el discurso más contundente que ha pronunciado hasta ahora sobre la eventual independencia de Escocia.

"No puede haber complacencia sobre el resultado de este referéndum", afirmó el premier británico ante un público congregado en el Olympic Park de Londres, ciudad que fue sede de los Juegos Olímpicos de 2012 y que vivió algunos de los grandes éxitos de los deportistas británicos. El desenlace de la consulta popular, según Cameron, "aún está en el aire", aunque según el sondeo más reciente, del instituto demoscópico YouGov para el diario "The Sun", el 34 por ciento de los escoceses dijo que votaría por la independencia el próximo 18 de septiembre, frente al 52 por ciento que votaría en contra.

Espíritu Olímpico

"Lo mejor de los Juegos Olímpicos [de 2012] no fueron las victorias, sino el rojo, el blanco y el azul", señaló Cameron a alusión a los colores de la ‘union jack‘, la bandera británica. "Si perdemos a Escocia, si cambia el Reino Unido, estaríamos socavando nuestra propia reputación", aseveró el primer ministro. "Es evidente que juntos somos más importantes en el mundo", afirmó.

Cameron subrayó que mientras solo cuatro millones de personas podrán acudir a votar en Escocia, el resto de los británicos debería poder implicarse en el debate sobre la independencia, porque esta cuestión "nos afecta profundamente a nosotros, que sumamos 63 millones". El viceprimer ministro de Escocia, Nicola Sturgeon, por su parte, calificó al primer ministro de "cobarde" por no haber pronunciado su discurso en Escocia y le pareció "vergonzoso" politizar cualquier evento deportivo.

Cameron, al igual que otros líderes mundiales como los presidentes Barak Obama, François Hollande o el alemán Joachim Gauck, no ha acudido a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi en protesta por la legislación contra la propaganda homosexual de Rusia y la discrimación al colectivo gay. Algunos países han elegido abanderados homosexuales para sus delegaciones.

LGC (dpa, reuters)

Publicidad