Revelan planes concretos para una Escocia independiente | Europa | DW | 26.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Revelan planes concretos para una Escocia independiente

Cinco millones de escoceses votarán el 18 de septiembre de 2014 si están a favor o en contra de separarse del Reino Unido, primer ministro escocés, presentó planes concretos para una nación independiente.

El primer ministro escocés, Alex Salmond, presentó este martes (26.11.2013) planes detallados para una nación independiente previo a la votación sobre la independencia de Escocia del Reino Unido. El documento, de más de 670 páginas, lleva por título "El futuro de Escocia" y fija objetivos sociales, políticos y económicos de un Estado independiente. Contra la voluntad de Londres, alrededor de cinco millones de escoceses votarán el 18 de septiembre de 2014 si quieren independizarse.

El gobierno británico afirma que una Escocia independiente no podría mantener la libra británica como moneda y que no sería apoyada por el Banco de Inglaterra como banco central. En las encuestas, sin embargo, la campaña por la independencia de Escocia suma puntos. De acuerdo con los últimos sondeos, un 38 por ciento está a favor de la independencia, cuando durante mucho tiempo fue un 30 por ciento. Los opositores representan el 47 por ciento.

Por una “Escocia mejor”

Alex Salmond, primer ministro de Escocia.

Alex Salmond, primer ministro de Escocia.

"Nuestra visión es la de una Escocia independiente, que reclama su lugar como un miembro de igual peso en la familia de las naciones", dijo Salmond al presentar el documento en Glasgow. "No buscamos la independencia en sí misma, sino como medio para volver a Escocia mejor". El Partido Nacional de Salmond está convencido que Escocia, rica en materias primas, se perjudica bajo el Reino Unido y que estaría mejor sin la unión de 306 años.

Londres no está de acuerdo y dice que los contribuyentes escoceses deberían pagar al año 1.000 libras más de impuestos por cabeza si Escocia fuera independiente. Si se vota la independencia de Escocia en el referéndum del año que viene, un año y medio después, en marzo de 2016, será independiente. Escocia quiere que la reina Isabel II sea su jefa de Estado, permanecer en la Unión Europea (UE) y quedarse con la moneda británica, la libra.

Metas ambiciosas

Un 38 por ciento está a favor de la independencia y un 47 por ciento, en contra.

Un 38 por ciento está a favor de la independencia y un 47 por ciento, en contra.

Pero Escocia también aspira a tener sus propias Fuerzas Armadas y administrar sus propios impuestos. Se ha insistido en que el dinero de los contribuyentes no seguirá siendo invertido en programas nucleares. De hecho, otra meta de la Escocia independiente es conseguir que las armas atómicas británicas, estacionadas en submarinos delante de la costa escocesa, abandonen Escocia en el primer periodo legislativo de la nueva nación.

A los padres escoceses con niños de tres a cuatro años se les ha prometido que contarán con 30 horas de jardín de infantes sin costo por semana. La idea es que el salario mínimo y otras sumas exentas de impuestos se ajusten de acuerdo con la tasa de inflación. El ex primer ministro de Finanzas británico Alistair Darling, que lidera la campaña para mantener el Reino Unido en su actual composición, criticó duramente los planes.

"El documento es una obra de ficción, llena de falsas promesas y afirmaciones sin sentido", dijo Darling. Salmond retrucó: "Sabemos que contamos con la gente, las capacidades y recursos para hacer de Escocia un país más exitoso", subrayó el primer ministro escocés, agregando que ahora son necesarias las herramientas económicas para lograrlo. La moción de los independentistas escoceses es seguida atentamente, sobre todo desde Cataluña, donde buena parte de su población –se estima que un 80 por ciento de ella– está a favor de realizar un plebiscito sobre su independencia de España.

ERC ( dpa / Reuters )

DW recomienda

Publicidad