Cambios en el horizonte para la Ley de Inmigración alemana | Alemania | DW | 14.08.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Cambios en el horizonte para la Ley de Inmigración alemana

Tras poco más de un año y medio de su entrada en vigor, el Gobierno alemán pretende introducir las primeras reformas en la legislación migratoria: las referentes a los refugiados se perfilan como las más relevantes.

La inmigración sigue siendo un campo de discusión política en Alemania.

La inmigración sigue siendo un campo de discusión política en Alemania.

En enero del año pasado entró en vigor la nueva Ley de Inmigración alemana. Su objetivo era mejorar la integración de los inmigrantes y sus descendientes en la sociedad así como controlar el gran flujo de inmigrantes que llegan constantemente al país. Más de un año y medio después, la actual gran coalición gobernante acepta la necesidad de introducir ciertos cambios y plantea propuestas concretas.

En Alemania viven alrededor de 15 millones de personas que no nacieron en el país o cuyos padres son extranjeros: en la jerga política alemana, se les llama eufemísticamente ciudadanos con "pasado inmigrante". Durante los últimos días, los responsables de política interior de las dos fracciones gobernantes, la CDU-CSU y el SPD, han vuelto a abordar los planes sobre inmigración e integración y han propuesto tres reformas fundamentales.

Cambios en los cursos de integración

Innenminister-Treffen in Luxemburg - Schäuble

Wolfgang Schäuble, ministro de Interior, afirma tener una "solución razonable" para la situación de los refugiados.

Actualmente, los inmigrantes que llegan a Alemania deben participar en unos cursos de 630 horas que les permitan aumentar sus conocimientos de lengua alemana así como de su cultura, historia y legislación. Sin embargo, esta medida, bandera de la Ley de Inmigración, ha tenido un éxito limitado: sólo un tercio de los que toman parte aprueban el examen final voluntario. Para mejorar sus resultados, se plantea aumentar hasta las 800 o 900 horas de clase, convertir el examen final en obligatorio, así como subir el sueldo de los profesores para mejorar la calidad de los cursos. Lo que todavía no se ha explicitado es de dónde saldrá el dinero para llevar a cabo estas mejoras.

Inmigración cualificada

En los años pasados, sólo 900 trabajadores extranjeros altamente cualificados consiguieron instalarse laboralmente en Alemania. Y ello, a pesar de que muchas empresas, sobre todo del área de las telecomunicaciones y las nuevas tecnologías de la información, buscan los profesionales que no encuentra en Alemania fuera de sus fronteras. El Gobierno cree necesario fomentar la llegada de estos trabajadores: para ello es necesario reducir los requisitos para su entrada en el mercado laboral alemán.

Políticas sobre los refugiados

Integrationskurs in Erfurt

Habrá cambios en los cursos de integración.

Actualmente, hay en Alemania unas 200.000 personas que huyeron de países como la antigua Yugoslavia, Irak o Afganistán por miedo a represalias políticas o étnicas: son los conocidos como refugiados. Esta bolsa de población no tiene derecho de residencia asegurado: la expulsión planea sobre sus cabezas.

El ministro de Interior, Wolfgang Schäuble, afirma tener una "solución razonable" sobre la situación de los refugiados, sin explicitar en qué consistirá. El pasado julio, el Estado de Berlín decidió paralizar la expulsión de miles de refugiados. La ciudad de Postdam se ha adherido recientemente a esta medida, mientras el ministro de Interior de Brandemburgo, el democristiano Jörg Schönbohm, ha criticado la decisión del Gobierno berlinés.

La medida de la capital parece haber calado en otros Estados, sobre todo en los gobernados por el SPD. El ministro de interior de Mecklenburg-Vorpommern, el socialista Gottfried Timm, instó la semana pasada a las Autoridades de Inmigración de su Estado a paralizar las órdenes de expulsión sobre aquellos refugiados que lleven viviendo más de seis años en el país, cuenten con unos medios propios de subsistencia y no hayan estado implicados reiteradamente en actividades delictivas. "Aquellas familias de refugiados con hijos nacidos en Alemania y sin posibilidad alguna de volver a sus países, deben recibir nuestra ayuda", afirmó Timm. Es más que probable que el Estado de Mecklenburg adopte próximamente una legislación sobre refugiados similar a la berlinesa.

El ministro de Interior de Mecklenburg-Vorpommern ha aplaudido los avances del ministro de Interior federal, Wolfgang Schäuble, en su posición sobre este asunto tras largas discusiones que parecen haber tenido éxito. No obstante, el actual presidente de la Conferencia de Ministros de Interior, el socialcristiano y ministro de Interior de Baviera, Günther Beckstein, se opone tajantemente a una regularización generalizada de los refugiados. La próxima conferencia de ministros de Interior se celebrará los próximos días 16 y 17 de noviembre en Núremberg: allí se verá si las regularizaciones de Berlín son viables para toda Alemania.

DW recomienda