″Budweiser″: una cerveza disputada | Economía | DW | 23.01.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

"Budweiser": una cerveza disputada

"Budweiser", como nombre para cerveza, es más común de lo que parece: dos compañías, una norteamericana y otra checa, llevan disputándose los derechos por la marca más de 10 años.

En Estados Unidos, ir a un bar y pedir una Budweiser ha sido desde hace mucho tiempo lo más normal del mundo. Budweiser es propiedad de un enorme conglomerado industrial, AB InBev. Su situación en el sector cervecero estadounidense lleva mucho tiempo bien asentada.

A Europa, no obstante, la famosa cerveza norteamericana apenas llegó en 1990. Y para muchos, no fue hasta la apoteósica campaña publicitaria del consabido “Wassuuuup!” que descubrieron esta bebida. Pero a algunos europeos, especialmente del Este, el nombre de esta nueva cerveza les sonó a deja-vu. No en vano, la antigua compañía cervecera checa Budejovicky Budvar, fundada en 1895, llevaba ya casi un siglo vendiendo una cerveza con ese mismo nombre.

Un nombre con lógica

Biersorte, Budweiser

La "Budweiser" original de República Checa argumenta que solo la cerveza hecha en Budejovice puede llevar esa marca.

¿Coincidencia? En absoluto. El nombre “Budweiser”, o “Bud”, como se le suele llamar en corto, viene del alemán, y se usaba en el siglo XIX como un adjetivo para designar algo proveniente de la localidad checa Budejovice (Budweis). La compañía checa Budejovicky Budvar adquirió el nombre para su cerveza a causa del origen geográfico de la bebida. La compañía norteamericana Anheurser-Busch, hoy propiedad de InBey, fue fundada por inmigrantes alemanes que trajeron con ellos las técnicas de fabricación de cervezas de la zona a los Estados Unidos.

Y de este modo, ambas compañías tienen razones legítimas para poner el nombre a sus respectivas cervezas. Pero, legalmente hablando, es una contradicción.

Desde la llegada de la norteamericana “Budweiser” a Europa, la “Budweiser” checa ha luchado fieramente por mantener su posición en el mercado cervecero del Viejo Continente. Y en 2010, finalmente, consiguió que el Tribunal de Justicia Europeo le otorgara el derecho a registrar la marca “Budweiser” en exclusiva, con el argumento de que su demanda por el nombre era anterior a la petición de la empresa norteamericana. Pero apenas un año después se reabrió la disputa por los derechos sobre la abreviatura de la marca, “Bud”.

Una disputa que no acaba

Biersorte, Budweiser in einer Bar in St. Louis, USA

La "Budweiser" norteamericana, o "Bud", recibió su nombre de los fundadores originales de la compañía cervecera, inmigrantes alemanes.

Y esta vez ha sido el conglomerado belga-brasileño InBey el que se ha llevado la victoria: este martes, un alto tribunal de la Unión Europea ha decretado que solo este tendrá los derechos para usar la marca “Bud” en Europa. La productora norteamericana de Budweiser, Anheuser-Busch, ha declarado oficialmente su satisfacción por el resultado: “Este veredicto es muy importante porque expandirá nuestra protección global por las marcas ‘Bud' y ‘Budweiser'”.

Los checos, por su parte, insisten en que solo se puede llamar “Budweiser” a la cerveza hecha en la parte de República Checa a la que hace alusión el nombre. Con este argumento como bandera, han informado que considerarán apelar el veredicto ante el Tribunal de Justicia Europeo, quien tendría, esta vez sí, la última palabra.

Por ahora, en Europa nos quedamos con dos cervezas por el precio de una: la “Bud” norteamericana, y la “Budweiser” checa. ¿Lo mejor para distinguirlas? Una jarra bien fría.

Autora: Lydia Aranda Barandiain / dpa
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda