Braunschweig: los ″leones″ pelean hasta el final | Deportes | DW | 11.04.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Braunschweig: los "leones" pelean hasta el final

El equipo más débil y de menor rendimiento de la Bundesliga esta temporada, el Braunschweig, ha decidido mostrar su mejor cara en la recta final del campeonato para evitar el descenso a la segunda división.

A lo largo de la temporada del fútbol alemán, jugadas 29 de las 34 jornadas del campeonato, el Braunschweig ha sido el último de la clasificación en 26 ocasiones. De hecho, el equipo recién llegado a la primera división de la Bundesliga se ha pasado todo el año en las posiciones que condenan al descenso, razón por la cual la conclusión normal es vaticinar que no salvará su cupo en la élite del balompié teutón.

Ofrecer resistencia

El Braunschweig, sin embargo, ha decidido dar la batalla contra el descenso y oponerse al que pareciera ser su destino natural tras haber estado 28 años por fuera de la Bundesliga, que ganó en 1967 y abandonó en 1985. El verano pasado el club de la Baja Sajonia regresó a la primera división lleno de limitaciones y con una modesta plantilla de 28 jugadores ya muy maduros (el promedio de edad del equipo es de 26 años) pero inexpertos, cuyo valor en el mercado es de apenas 26 millones, lo que podría llegar a costar una de las piernas de la estrella francesa del Bayern Franck Ribéry.

Recientemente “Los leones”, como se conoce cariñosamente al Braunschweig en Alemania, han encarrilado resultados que para ellos parecían “imposibles”: goleada 3-0 al Hannover, empate 1-1 en casa del Leverkusen, victoria 3-1 ante el Mainz. En total siete puntos de enorme importancia que se suman a los que le ha logrado robar a sus rivales directos en la lucha contra el descenso: empate a dos goles en Stuttgart, triunfo 4-2 sobre el Hamburgo.

Estos dos equipos, con 27 puntos, dos más que el Braunschweig, ocupan las casillas 15 y 16 de la clasificación con las cuales se estarían salvando de bajar directamente a la segunda división. Aún así, Los Leones han jugado una mejor segunda vuelta de la Bundesliga en esta temporada, y de mantener el ritmo que llevan hasta ahora, es previsible que recortarán la desventaja.

Este fin de semana Braunschweig jugará el partido que verdaderamente decidirá su suerte. El anfitrión será el Friburgo, que con 29 puntos tampoco se ha logrado deshacer del fantasma del descenso. Si el Braunschweig gana, conseguirá aumentar la tensión en el fondo del tablero, que es donde actualmente están las grandes emociones del fútbol alemán.

Entonces habría cada vez más equipos separados por apenas un par de puntos: el propio Braunschweig, Núremberg, Hamburgo, Stuttgart, Friburgo y Hannover. Todos ellos están obligados a no bajar la guardia si en la próxima temporada quieren ser parte de la Bundesliga.

Un club sin miedo

Torsten Lieberknecht, entrenador del Braunschweig, es una de las figuras más interesantes del fútbol alemán actual.

Torsten Lieberknecht, entrenador del Braunschweig, es una de las figuras más interesantes del fútbol alemán actual.

El joven entrenador del Braunschweig, Torsten Lieberknecht, de apenas 40 años, es una de las figuras más refrescantes y auténticas del fútbol alemán actual. Él anunció recientemente que aunque no quiere el descenso, tampoco le teme, pues este no significaría el fin de su proyecto con el equipo de la Baja Sajonia, que a juicio de muchos llegó mucho antes de lo planeado a la Bundesliga pues sus estructuras financieras y deportivas se hallan aún en pleno proceso de formación.

“Hay clubes que temen por su existencia si descienden a la segunda división. ¿A qué le debemos tener miedo nosotros? Nosotros no vamos a cerrar la institución si bajamos de categoría. Nosotros somos los más débiles y los más chicos, nosotros solo tenemos cosas que ganar”, contó Lieberknecht, quien desde hace más de una década, primero como jugador y luego como entrenador de la cantera, se encuentra vinculado al Braunschweig.

En el club, efectivamente, ya se registran los efectos positivos de un año compitiendo con los grandes de Alemania. La Bundesliga le ha dejado al Braunschweig recursos suficientes para reinvertir en la modernización de su estadio y con el dinero recaudado también se inició la construcción de un centro de alto rendimiento para los jóvenes de la cantera.

La meta es mantener el cupo en la primera división, pero volver a la liga de ascenso no es algo que los aficionados, o las directivas del club, vean completamente con malos ojos, especialmente cuando se reflexiona con cabeza fría que del equipo se marcharán este verano algunos de sus jugadores más importantes, entre ellos el arquero de la selección de Irán, Daniel Davari, y el goleador congolés Domi Kumbela.

DW recomienda

Publicidad