Brasil: policía pacificadora torturó y asesinó a Amarildo de Souza | América Latina | DW | 02.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil: policía pacificadora torturó y asesinó a Amarildo de Souza

El caso movilizó a miles de personas desde el mes de julio, cuando el albañil desapareció. Este miércoles se dieron a conocer detalles de las investigaciones.

La División de Homicidios de la Policía Civil de Río de Janeiro constató que el albañil Amarildo de Souza, cuya desaparición en la favela Rocinha movilizó a Brasil, fue torturado dentro de la Unidad de Policía Pacificadora (UPP), informó la Agencia Estado.

Diez efectivos de esa unidad policial fueron acusados ante el Ministerio Público por participar en la muerte del trabajador y el posterior ocultamiento de su cadáver. El albañil, de 43 años y padre de seis niños, desapareció el pasado 14 de julio.

De acuerdo con las investigaciones, Souza fue sometido a choques eléctricos y asfixiado con una bolsa plástica en la unidad policial. Por ser epiléptico, añade el informe, no resistió la sesión de tortura a la que fue sometido con el objetivo obtener informaciones sobre la localización de armas de traficantes de la favela en la que vivía con su familia.

¿Hay más casos como el de Amarildo?

Al menos otros tres habitantes de la comunidad también denunciaron haber sido torturados dentro de ese establecimiento policial, que forma parte del ambicioso programa impulsado por la gobernación provincial con el fin de expulsar a grupos de narcotraficantes que controlan las barriadas desde hace décadas.

El martes, 10 policías militares de la UPP, entre ellos el comandante de la unidad, mayor Edson dos Santos, fueron denunciados ante la Fiscalía por los delitos de tortura seguida de muerte y ocultamiento de cadáver.

Además de lo sucedido con el albañil se están investigando las otras denuncias de tortura contra efectivos de la unidad policial, y la conducta de algunos efectivos en los días posteriores a la desaparición.

Ahora se espera el parecer del fiscal Homero Freitas, quien recibió en la noche del martes el informe de las investigaciones y debe entregarla a la Justicia en los próximos días.

Los acusados niegan la desaparición de Souza, y aseguran que el albañil fue liberado en cuanto se constató que no pesaba sobre él ninguna orden de captura.

El caso de Souza movilizó a todo Brasil, que a través de las redes sociales adhirió al movimiento "Todos somos Amarildo", y fue denunciado por diversos organismos de defensa de los derechos humanos y de la sociedad civil.

EL(dpa, O Globo, BBC)